La pregunta del millón, ¿35mm o 50mm?

Si te estás planteado (o lo has hecho alguna vez) lanzarte a la búsqueda y captura de una focal fija, ante todo, enhorabuena, no puedes haber tomado mejor decisión :-). Ahora bien, seguro que buceando por los millones de foros y blogs has visto que dos de los objetivos más recomendados son los 35mm y los 50mm y andas en un mar de dudas así que, a lo largo de este artículo, intentaré desvelarte las principales diferencias entre uno y otro.

Ahora bien, no construyamos la casa por el tejado, empecemos por el principio:

¿Por qué una óptica fija si puedo tener un zoom?

Probablemente si estás aquí es porque te compraste una flamante réflex o similar con un objetivo del kit, que en un primer momento te pareció una pasada. Probablemente comparándolo con tu antigua compacta o tu teléfono móvil, fuera así. Pero con el tiempo, mientras más buceas y admiras a otros aficionados o profesionales por las redes, mientras más aprendes y más agudizas el ojo, ves que algo pasa, algo no funciona en tu zoom, te falta esa nitidez o ese bokeh o esa alucinante poca profundidad de campo que ves en algunas imágenes. El tuyo no está mal, pero tú quieres algo mejor, ¿verdad? Pues bienvenido, porque se te ha puesto cara de focal fija y no te vas a arrepentir :-).

cámara analógica Minolta
Las focales fijas son ligeras y discretas

Luminosidad

Las focales fijas tienen muchas ventajas, pero sobre todo destacan por su luminosidad. Así como en un zoom es muy complicado llegar a aperturas de diafragma realmente amplias (tipo f/1.8, f/1.4 o f/1.2), a precios a los que no tengas que vender un riñón, en focales fijas sí es común, y asequible, encontrar objetivos con muchísima luminosidad.

Profundidad de campo

La apertura de diafragma (valores f) está directamente relacionada con la profundidad de campo que es lo que determina la cantidad de zona enfocada en la imagen (a más profundidad de campo, más zona enfocada y a menos profundidad de campo, menor zona enfocada). Con diafragmas abiertos como f/1.8 la profundidad de campo es menor que con diafragmas más cerrados como f/16.

Fiabilidad y rapidez de enfoque

Las ópticas fijas están centradas en ser buenas en un solo rango focal (el zoom debe intentar ser aceptable en multitud de distancias), por lo que es difícil que pueda especializarse y rendir al máximo en todas ellas. Los resultados no tienen por qué ser terribles, pero la diferencia se nota bastante respecto a una focal fija.

Relación calidad precio

Aunque óptica fija suene a gran desembolso, la verdad es que estos dos objetivos (35 y 50mm) se pueden encontrar a muy buen precio en la mayoría de marcas.

Peso y tamaño

Son muy ligeros, por lo que tienen muchas ventajas: no intimidan, son cómodos de transportar y son muy discretos.

Más resistentes que los zoom

Los zoom tienen más engranajes y cristales que una óptica fija. En los objetivos del kit, estos suelen ser de baja calidad para lograr un precio competitivo, por lo que no es extraño que, con el tiempo, acaben dando problemas. En cambio, las ópticas fijas son más sencillas (menos cristales que puedan causar aberraciones… y menos engranajes) y, por lo tanto, más resistentes.

Nikkor 50mm
Óptica 50mm

Ahora sí, vamos al grano, ¿35mm o 50mm?

Pues vamos a lo de siempre: depende. Qué rabia que no haya una fórmula mágica que te asegure que nunca errarás, ¿verdad? 😉

Empezaré por decirte que ambas versiones son muy buenas elecciones, así que equivocarse va a ser difícil. Ambos existen en versiones muy luminosas y asequibles económicamente (versiones f/1.4 o en su defecto f/1.8, mucho más económica).

  • También tienen un peso y un tamaño muy reducido, y un precio parecido.
  • Tienen una muy buena calidad óptica.
  • Ambos existen en versiones muy luminosas lo que nos permite trabajar en condiciones de poca luz sin abusar de la ISO, por ejemplo.
  • … Pero es evidente que tienen algunas diferencias, si no, no existiría este artículo 😉

Principales diferencias entre un 35mm y un 50mm

  • La diferencia más evidente es la distancia focal, que a efectos prácticos se traduce en que el 35mm tiene más ángulo o, lo que es lo mismo, es capaz de captar mayor porción de escena alrededor del sujeto principal que el 50mm. O dicho de otra forma, el 35mm nos “aleja” y el 50mm nos “acerca” algo más. Aunque si te mueves adelante y atrás, con uno y otro, puedes conseguir prácticamente la misma escena con ambos objetivos.
  • La compresión del fondo también varía de uno a otro. El 35mm parece alejar el fondo, mientras que el 50mm lo acerca.
  • El desenfoque de ambos objetivos también es diferente. El 35mm produce un desenfoque menor y más suave que el 50mm. En cambio, el 50mm destaca por su capacidad de desenfocar extremadamente el fondo, permitiéndote aislar al protagonista de forma más acusada.
fotografía desenfoque
El desenfoque es una de las características que dan más juego en las focales luminosas

¿En qué se traducen estas diferencias?

Ya hemos avanzado que la principal diferencia entre ambos es el ángulo, pero vamos a ver unas cuantas situaciones específicas e intentar dilucidar cuál sería el mejor objetivo para cada caso concreto.

1. Retrato

Pongamos por ejemplo, que quieres hacer un retrato. Con el 35mm tendrás que acercarte bastante más al sujeto que con un 50mm, ya que al tener más ángulo y menor distancia focal, este “nos aleja de la escena”, por lo que si quieres un primer plano, debes acercarte bastante a lo que quieres fotografiar. En cambio, el 50mm te permite conservar una mayor distancia con tu sujeto, lo que es mucho menos intimidatorio y cómodo a la hora de fotografiar a una persona.

También conseguirás aislar mejor al sujeto con el 50mm que con el 35mm gracias a su mayor desenfoque, lo que es muy útil también para destacar al protagonista.

2. Paisaje

En paisajes lo que solemos querer es tener el mayor ángulo o porción de escena dentro de nuestro encuadre, por lo que cuanto más ángulo mejor. Es por ello, que un 35mm nos será más versátil en este tipo de escenas que un 50mm porque, si bien, podemos alejarnos para abarcar más ángulo e imitar así a un 35mm, lo cierto es que no siempre es posible retroceder lo suficiente.

3. Fotografía de calle

La fotografía de calle requiere situar a nuestros protagonistas relacionados con el entorno de la calle, por lo que una óptica 35mm es ideal para este tipo de fotografía en la que en principio no queremos primeros planos sino relacionar a los protagonistas con el mundo que les rodea.

No obstante, si prefieres planos más cerrados, el 50mm sigue siendo una buena muy buena opción.

4. Eventos sociales

Para escenas más generales como fotografías grupales, bodas, bautizos, cumpleaños, etcétera, un 35mm te será de mucha ayuda, ya que para poder abarcar escenas con mucha gente, o donde el entorno cobra especial protagonismo, un mayor ángulo te ofrecerá más posibilidades. Aunque, recuerda, para primeros planos tendrás que acercarte mucho al protagonista, lo que puede ser algo molesto. Si ese es el tipo de fotografía que tienes pensado, mejor un 50mm.

5. Moda

La moda ha evolucionado tanto y tiene tantos estilos, que a veces es difícil saber qué óptica es mejor para este tipo de fotografía. Aunque, personalmente, apostaría por el 50mm para poder tener ese desenfoque extremo que nos puede proporcionar a aperturas amplias y, sobre todo, porque no nos obliga a acercarnos tanto al modelo para obtener planos más cerrados como con un 35mm.

6. Arquitectura

A priori, un objetivo con más ángulo nos será de más utilidad cuando queramos fotografiar edificios en su totalidad de forma externa o interna, aunque un 50mm también nos puede dar juego y no crea distorsión en las líneas como sí hacen los objetivos más angulares (aunque es fácilmente corregible en un editor de imágenes como Lightroom).

Así que, en definitiva:

Cómprate un 35mm sí…

  • Quieres cubrir eventos
  • Haces muchas fotografías grupales (familiares, empresas, etcétera)
  • Paisajes
  • Fotografía callejera
  • Si no tienes previsto dar un salto al formato FX (full frame) es un objetivo muy versátil si tienes en cuenta el factor de multiplicación de tu cámara que suele convertirlo en un 56mm aprox

Cómprate un 50mm si…

  • Vas a centrarte en el retrato
  • Vas a dar el salto a un equipo FX en un futuro (a la larga, en formato completo te será más versátil que un 35mm) ya que con una cámara de sensor APS-C se convierte en aprox. un 80mm. Pero una focal efectiva de 50mm es muy versátil

¿Qué apertura comprar?

Si tienes presupuesto, no lo dudaría, iría a por el 35 o 50mm de apertura f/1.4, ya que ambos son relativamente asequibles (comparado con otros objetivos de calidad similar) y su calidad y posibilidades valen cada céntimo. Aunque si tu presupuesto es más ajustado, cualquiera de los dos en versión f/1.8 sigue siendo una gran compra ( y un gran ahorro con respecto al 1.4).

Y por último, unas lecturas extra :-):

Sé que decidir siempre es difícil, aunque espero haberte ayudado a hacerlo. Lo que sí está claro es que, decidas lo que decidas, hay poco espacio para el arrepentimiento ;-). Ambas son muy buenas ópticas con prestaciones muy similares. Si pasas de un zoom del kit a una de estas, alucinarás de las posibilidades que se abren ante ti :-).

Espero que te haya gustado este artículo, si es así, por favor, no dudes compartirlo en Google +, Facebook, Twitter o, ahora también en Instagram. Un saludo y hasta la próxima.

eBook Lightbook