🥳 Estrenamos nuevo logo, pero seguimos siendo tu Blog del Fotógrafo de siempre.
Fotografías cortesía de: OrniCosa, Keith Constable, Darren Tunnicliff, Martin Fisch, Joe Penniston, bajo licencia de Creative Commons.

11 Peores Errores de Enfoque Fotográfico [Y Cómo Evitarlos]

No sé si alguien se habrá dedicado a hacer un estudio sobre el promedio de errores que necesitamos como fotógrafos para aprender fotografía, cuántos millones de catástrofes, de fotos inservibles habremos tenido que disparar hasta empezar a conseguir mejores imágenes, fotografías sin errores, cuántas hasta ser capaces de anticiparnos a nosotros mismos y solucionarlos antes de que aparezcan. Y en ese hipotético estudio, también sería interesante saber cuántos de esos son errores de enfoque. Estoy convencida de que los errores de enfoque ocuparían un porcentaje nada desdeñable del global. Porque el error de enfoque es el que con más seguridad va a enviar nuestra foto a la papelera.

Por suerte, casi todo en esta vida tiene solución, y el enfoque no iba a ser menos 😉 Vamos a ver los errores de enfoque más comunes y cómo solucionarlos. Y si quieres profundizar en el enfoque en fotografía, no te pierdas esta mega guía que te hemos preparado para que aprendas a enfocar bien.

  1. Enfocar y re-encuadrar
  2. Oscuridad
  3. Falta de contraste
  4. Reflejos
  5. Profundidad de campo
  6. Retratos
  7. Distancia mínima de enfoque
  8. Movimiento
  9. Olvidar el Modo Manual
  10. Centro de interés desenfocado
  11. No aprovechar la magia del desenfoque

Configuración de la cámara

Antes de hablar de los errores de enfoque, es muy importante que conozcas qué tipos de enfoque hay y para qué se utilizan. Así podrás escoger uno u otro dependiendo de la situación que tengas delante. Estos son los tipos de enfoque más habituales en las cámaras réflex:

Tipos de enfoque automático

  • AF Único o AF-S: Para sujetos sin movimiento (retratos de adultos, paisaje, arquitectura, etcétera)
  • AF Continuo o AF-C: Para sujetos en movimiento; (la cámara mantiene el enfoque una vez le hemos dicho dónde enfocar; ‘persigue’ al sujeto)
  • AF Automático o AF-A: La cámara cambia de Único a Continuo si el sujeto que hemos decidido fotografiar empieza a moverse.

Área de enfoque

Así mismo existe el área de enfoque, que no es más que el indicarle a la cámara dónde vamos a situar el enfoque; en un punto muy concreto (único); en ese punto concreto y en el área que lo rodea (dinámico), etcétera. En general, se recomienda utilizar el de punto único para objetos o personas que no están en movimiento, y el dinámico para elementos en movimiento (deportes, niños, etcétera).

Puntos de enfoque

Cada modelo dispone de un número concreto de puntos de enfoque que son los que nos ayudan a enfocar la imagen. Las más sencillas disponen de menos, y a medida que la cámara se “profesionaliza”, estos van aumentando para cubrir la mayor parte posible del encuadre. La mayoría de cámaras para aficionados parten de 9 puntos de enfoque, que son más que suficientes como para cubrir el enfoque de la imagen y ayudarnos a conservar el encuadre.

Tras este rápido repaso, digamos que tienes la cámara perfectamente configurada, esto reducirá considerablemente los errores, pero por desgracia aún no estás a salvo 😉 sigamos pues, viendo unos cuantos “típicos “ errores de enfoque:

1. Enfocar y re-encuadrar

Pues parece muy lógico, ¿verdad? Todos lo hemos hecho mil veces, pero unas veces sale bien y otras muchas inexplicablemente mal. Ese “inexplicablemente” error de enfoque se llama error de paralaje y se explica en la siguiente imagen:

La técnica del reencuadre

Al re-encuadrar la imagen, varía la distancia focal y por lo tanto el lugar donde se ha centrado el foco originalmente. Esto es especialmente notorio cuando trabajas con profundidades de campo pequeñas (diafragmas muy abiertos F/1:4, F/1:8, etcétera)

2. Oscuridad

Ya te habrás dado cuenta de que si la cámara “no ve” se vuelve algo loca buscando el foco. Lo mejor en estas situaciones es darle lo que pide (más luz). Si esto no es posible, deberás ayudarla a encontrar el foco. Tienes varias opciones:

  • Asegúrate que tienes activada la luz de ayuda al enfoque que viene integrada en tu cámara, es muy útil para ayudarla a enfocar en situaciones de luz escasa.
  • Ayudarte de una linterna o un puntero láser etcétera para indicarle el punto donde debe enfocar. Luego bloquear el foco y disparar.
  • Enfocar en manual.

3. Poco contraste en la imagen

La mayoría de cámaras enfocan por contraste, bien de tonos o bien de texturas, por lo que si se encuentran con una escena de muy bajo contraste, encontrar el foco les puede ser especialmente complicado. Por ejemplo, imagina una lagartija de color marrón claro en medio de la arena del desierto… Igual que a ti te cuesta vislumbrarla, lo mismo le pasa a tu cámara.

Para ello, sólo tienes dos opciones, o bien buscas una escena de mayor contraste (le cambias el fondo o el sujeto) o bien enfocas de forma manual.

4. Reflejos

Otra situación donde el autofoco de tu cámara puede sentirse algo perdido, es en los reflejos. Luces, formas, cristales de por medio, nubes en un charco…

  • Busca una zona de la imagen con buen contraste para que le sea más fácil encontrar el foco.
  • Si dispones de luz, puedes intentar enfocar cerca de donde quieres y aumentar la profundidad de campo para tenerlo todo en foco.
  • Enfoca en manual.
743233391_d92ebdaf5d_o
Problemas de enfoque en reflejos

5. Diafragma y profundidad de campo

No olvides que diafragma no sólo es mayor o menor entrada de luz a través del objetivo; también es mayor o menor profundidad de campo.

Mira el siguiente gráfico explicativo:

Profundidad de Campo

Esto significa, que a diafragmas más cerrados (valores más altos F/14, F/16, etcétera) mayor profundidad de campo o lo que es lo mismo, mayor zona enfocada en la imagen.

Hasta aquí está claro, ¿No? Pues bien, no olvides repetírtelo en estas situaciones:

Fotografía de grupo

Ya tienes a toda la familia en navidad listos para la foto de rigor, bajitos delante, altos detrás, medianos en el centro. Apuntas, corres hacia el autorretrato, la luz parpadea y ya tienes la foto. A priori parece que todo está bien, pero el día que decides mirártelas en el ordenador, pues ya ves, sólo los medianos quedaron enfocados 😉 ¡Qué horror! ¿Sabes por qué te paso eso? Porque no pusiste una adecuada apertura de diafragma para que todos los planos quedaran bien enfocados, pero sobretodo porque antes de hacerla, no te leíste este artículo 😉

Paisajes

Normalmente en paisajes nos interesa que todos los planos en la imagen estén nítidamente enfocados. Para ello es importante configurar la cámara con aperturas cerradas (mayor zona enfocada en la imagen).

6. Retratos

Lo hemos dicho mil veces, pero nunca está de más repetirlo. Los ojos son el espejo del alma, la parte que más nos llama la atención como seres humanos de un retrato de otro ser humano (o animal) así que un retrato sin foco en los ojos no vale. Enfoca siempre a los ojos a menos que seas tú que no quieres, porque en enfoque no vale casi, eso es lo malo del enfoque, no hay forma de arreglarlo de una forma suficientemente satisfactoria. Puedes equivocarte de un punto en la exposición y salvar tu imagen bastante satisfactoriamente, pero por desgracia, con el foco no es así.

5057729408_c67baeeae5_o

7. Distancia mínima de enfoque

Sí, la hay, no te empeñes en fotografiar la punta del lápiz a 1cm del objetivo, porque a menos que tengas un objetivo macro, no vas a poder hacerlo. Cada focal tiene su distancia mínima de enfoque, lo que significa que por debajo de la indicada no va a ser capaz de enfocar satisfactoriamente. Tenlo en cuenta porque a veces nos empeñamos en enfocar algo desesperadamente sin caer en que con un pasito atrás tendríamos la imagen rápida y perfectamente enfocada.

8. Movimiento

Asegúrate de estar trabajando con una velocidad adecuada para evitar imágenes movidas. A veces la falta de foco viene originada por el movimiento, bien de lo fotografiado en sí o bien por el que tú mismo imprimes al tomar la imagen.

  • Para ello es importante que recuerdes la velocidad mínima a la que debes disparar según la distancia focal de tu objetivo (1/Distancia focal; es decir, con un 50mm la velocidad mínima aproximada es de 1/50’)
  • Que sujetes correctamente la cámara para evitar trepidaciones.
  • Utiliza un trípode.

Aprovecho para mostrarte un vídeo de Mario donde explica muy bien el funcionamiento de la velocidad de obturación y sus consecuencias.

9. Olvidarte de la existencia del modo manual

Será la solución a casi todos tus problemas 😉 Así que si no consigues enfocar, no te olvides de su existencia, te salvará en muchas situaciones, sobretodo en aquellas en las que no necesites velocidad a la hora de enfocar.

10. Centro de interés desenfocado

Estabas fotografiando a tu mascota milagrosamente posando para ti por una vez, pero al fondo apareció tu hermano pequeño con un vestido chillón de spiderman que atrajo la atención de tu autofoco y destrozó por completo tu imagen. Ánimo, son cosas que pasan, vigila el fondo siempre que puedas para intentar evitarlo y bloquea el foco una vez lo tengas claro. Un centro de interés principal desenfocado y un fondo enfocado… ¿Lo imaginas? A la basura, ¿Verdad?.

11. No aprovechar la magia del desenfoque

No todo es nitidez y no todo es foco. La magia de la fotografía es que una vez aprendes a dominarla, puedes hacer con ella todo aquello que se te pase por la cabeza, sea “correcto” o “incorrecto”, las posibilidades artísticas son infinitas.

Así que no te limites a obsesionarte con errores de enfoque y nitidez, el desenfoque tiene la magia de centrar y dirigir nuestra la mirada hacia las zonas nítidas, puedes crear mágicas luces con bokeh o puedes sacudirlo todo, moverlo, desenfocarlo, lo que tu alma artística te exija en cada momento 😉

3462570867_6a640ecc94_o
La magia del desenfoque 😉
3106808279_0068fd7474_o

Y ya sabes, si te ha gustado, te ha sido útil y piensas que puede serle útil a alguien más, por favor, comparte (Facebook, Google+ o Twitter) 🙂 ¡Muchas gracias!