bodegón manzanas

Cómo hacer fotografía de bodegón en casa y lograr resultados espectaculares

Seguro que estos días de confinamiento has descubierto un montón de cosas que nunca te habías parado a fotografiar. Una buena forma de practicar en casa es hacer fotografía de bodegón.

La fotografía de bodegón no requiere grandes complicaciones ni materiales y te permitirá experimentar y practicar con tu cámara de forma pausada. Creo que es un buen momento para pararnos y tomar aire en todos los sentidos, también el fotográfico.

Así que, si aún no dominas el modo manual o no sabes qué modo de medición utilizar en tus fotos, etc., este es un gran momento para practicar sin prisa. El día que salgas de nuevo, tendrás muchas más herramientas y soltura, así que aprovecha el tiempo que estés en casa y no dejes de lado tu hobby favorito.

Bodegón de flores pintado

¿Qué es la fotografía de bodegón?

Cuando pensamos en un bodegón, solemos pensar en naturaleza muerta; flores, frutas o verduras. Pero un bodegón puede ir algo más allá, puede representar también otros objetos naturales como, rocas, conchas u objetos caseros hechos por el ser humano: utensilios de cocina, de mesa, libros, etc.

En un bodegón la composición, la luz y el cromatismo se convierten en elementos imprescindibles para conseguir un buen resultado. Es por ello que me parece un reto estupendo para practicar con tu cámara 🙂 .

bodegón café composición

Busca inspiración para tu fotografía de bodegón en la pintura

Lo primero que te recomiendo es que busques inspiración allí donde se originó todo: en la pintura. Muchos de los grandes maestros quedaron fascinados por el bodegón y realizaron gran cantidad de obras con un estudio detallado de la luz, el color y la composición de los que puedes inspirarte.

Algunos nombres conocidos que despuntaron también en la creación de bodegones y de los que te puedes inspirar son : Zurbarán, Van Gogh, Cézanne, Caravaggio, Chardin, Renoir o Manet entre otros.

Échale un vistazo a la composición, las texturas, la luz, el cromatismo y los diferentes elementos que aparecen en sus cuadros para inspirarte.

bodegón Cézanne
Paul Cézanne: Bodegón con cebollas (1895-1900)

Pensar en una historia

Es decir, ¿qué quieres contar con tu imagen?, ¿qué te gustaría transmitir?. No es lo mismo la imagen de un tomate fresco con una iluminación homogénea que una flor seca en penumbra. Tampoco es lo mismo utilizar jarros antiguos que una cubertería vanguardista.

Hay que pensar bien qué historia queremos contar con nuestra imagen, qué sentimiento queremos transmitir con nuestro bodegón para poder escoger así el resto de elementos de la fotografía.

flores composición

Escoger el objeto

Una vez tengas una idea de lo que quieres transmitir en tu imagen, hay que escoger los elementos protagonistas de tu imagen. Pueden ser unas flores, los ingredientes de un plato que vas a preparar, unos libros, un reloj antiguo…

Recuerda que hablamos de «naturaleza muerta» pero también de elementos creados por el ser humano, busca objetos interesantes y, si fotografías un conjunto, que estos guarden un sentido entre sí.

composición girasoles bodegón

Escoger el fondo

En base al objeto y a la historia, conviene pensar en el fondo. Trabajando en casa o en un estudio, es relativamente fácil encontrar fondos que nos encajen. Puede ser una simple pared blanca, una cartulina oscura o una tela del color que nos haga resaltar el centro de interés de nuestra composición.

Si quieres un fondo completamente blanco, hablamos sobre ello aquí y, si por el contrario buscas uno completamente negro, encontrarás toda la información aquí.

Ten en cuenta aspectos como el color, la textura y los posibles reflejos del material que utilices.

rosas bodegón

Escoger la mejor iluminación

Este es otro punto clave de las fotografías de bodegón. La mejor forma de tener control absoluto de la misma es a través de la luz artificial, ya que esta no es cambiante y puedes modelarla a tu gusto y sin prisas.

Es, por lo tanto, una buena ocasión para poner a prueba tu flash externo, a poder ser en modo manual, y atreviéndote a experimentar sin prisas.

Si no dispones de un flash externo, puedes recurrir a la iluminación natural. Procura acercarte a una ventana para tener una buena dosis de luz. Puedes suavizarla con difusores (una cortina de tonos neutros puede funcionarte para suavizar la luz) o algún reflector para modelar la luz (redirigirla, suavizar sombras, etc.).

Recuerda que la luz natural varía rápidamente. Lo ideal es tenerlo todo bien preparado y a mano antes de empezar a fotografiar, porque la luz que necesitas puede que dure solo unos instantes.

luz bodegón aceite

Dirección y calidad de la luz

El ángulo de iluminación varía completamente el resultado de la imagen.

  • Luz frontal: Genera imágenes planas y con poca textura.
  • Luz lateral: La fuente de luz se coloca a uno de los lados, es una luz dura que genera muchas texturas.
  • Luz semilateral (45º): Crea una sombra oblicua que marca las texturas y da profundidad. Este tipo de luz es el más utilizado y el que más te recomendamos para empezar. Puedes compensarla ligeramente con la ayuda de un reflector.
  • Contraluz: Genera una imagen muy contrastada entre el fondo y el protagonista principal
  • Luz cenital o picado: Es una iluminación desde la parte superior y produce imágenes muy contrastadas con sombras duras y zonas muy claras.
  • Contrapicado: En este caso la fuente de luz se sitúa en la parte inferior creando sombras inusuales.

Recuerda que también influyen la distancia y el tamaño de la fuente de luz. Cuanto más pequeña sea la fuente de luz respecto a el objeto fotografiado, más dura será esta. Por el contrario, cuanto más grande sea, más suave. En cuanto a la distancia, cuanto más lejos esté de la fuente de luz, más dura y cuanto más cerca, más suave.

ramo de flores en tonos verdes

Material necesario para una fotografía de bodegón

Te propongo una serie de elementos a tener en cuenta para tus fotografías de bodegón. Si alguno te falta, puedes suplirlo con algo de imaginación 🙂 , lo único imprescindible de verdad es tu cámara 😉

  • Una mesa o espacio de trabajo
  • Un flash externo
  • Un objetivo de focal media (de 35mm a 100mm) (un Rey de los Objetivos te irá genial, por ejemplo)
  • Cartulinas, telas, maderas para el fondo
  • Platos, cubertería, telas u otros objetos que ayuden a contar la historia
  • Trípode
  • Difusor
  • Reflector
  • Disparador remoto (puedes utilizar también el disparador retardado de la cámara)

Dar protagonismo al objeto

Tenemos muchas formas de dar protagonismo al o los objetos de nuestra imagen:

  • A través de la iluminación (nuestros ojos se dirigen naturalmente a la zona iluminada)
  • A través de la composición y el equilibrio entre los diferentes elementos de la imagen (juega con composiciones como la regla de los tercios o el espacio negativo)
  • A través del color o la combinación de colores. Puedes utilizar colores complementarios, análogos, fríos, cálidos… Recuerda controlar también el balance de blancos de tu cámara.
  • A través de la zona enfocada en la imagen (la zona nítida atrae naturalmente nuestra atención). La zona enfocada se regula a través de la apertura de diafragma (más abierto menos zona enfocada, más cerrado más zona enfocada).
manzanas rojas

Ajustes para tu fotografía de bodegón

Dependerá muchísimo del tipo de luz y del resultado que quieras obtener, aunque estas indicaciones generales, podrás aplicarlas a casi cualquier imagen.

  • Trabaja en modo manual
  • Trabaja en formato RAW
  • Utiliza una apertura grande para trabajar con poca profundidad de campo (pero nunca el máximo, porque te costará enfocar y perderás nitidez) o con una apertura cerrada para mayor profundidad de campo
  • Utiliza un modo de medición puntual, así tendrás una medición más precisa de la luz y podrás jugar mejor con las luces y las sombras
  • Si no trabajas en RAW, controla el balance de blancos

El ángulo de disparo

Tienes varias formas de plantear tu imagen.

  • Puedes hacerlo desde un punto de vista frontal o normal que es en el que colocamos la cámara a una altura similar a lo que vamos a fotografiar
  • Si colocas la cámara ligeramente por encima del objeto (unos 45º), imitamos aproximadamente el ángulo que utilizamos cuando nos sentamos a la mesa y observamos un plato
  • Por último el ángulo cenital es el más descriptivo, es el que colocamos completamente por encima de la escena
picado mesa comida

Clave alta y clave baja en el bodegón

Son dos técnicas que acompañan muy bien a la fotografía de bodegón.

La clave alta se asocia a sentimientos positivos, a pureza, alegría.. y se caracteriza por unas imágenes con mucha luz y tonos claros.

Por el contrario, la clave baja es elegante, misteriosa y oscura. Se caracteriza por sus fondos oscuros, y una luz tenue.

Aquí puedes ver las dos técnicas.

Creo que la fotografía de bodegón es una opción muy interesante para llenar nuestras horas estos días, no solo porque es una disciplina interesante que nos deja imágenes fascinantes, sino porque nos da la oportunidad de trabajar y practicar con calma, muchísimos aspectos de una fotografía.

Con la fotografía de bodegón, practicarás iluminación, composición aprenderás a tener paciencia y te atreverás con el modo puntual. Me parece a mí una opción ganadora se mire como se mire. ¿Qué te parece?, ¿te animas? Seguro que sí 😉 . Si te ha gustado, compártelo con quien creas que puede aprovecharlo también. Muchas gracias y hasta la próxima.