No sé si habrás intentado seriamente fotografiar niños. Probablemente sí, seguramente estés aquí porque la realidad te haya golpeado en la cara y busques soluciones desesperadamente al comprobar que es una de las cosas más frustrantes y complicadas que existen junto a la fotografía de animales salvajes 😉 .

¿Por qué es tan difícil? Pensarás. Pues básicamente porque hay muchísimas cosas que pueden salir mal, en esencia porque hay muchas cosas que escapan a tu control ;). Desde el humor que tengan los niños en ese momento, de las ganas de participar, del aburrimiento, de la impresión que les causes…

Y luego estás tú y las cosas que te podrían salir mal en una sesión corriente… que no son pocas.

Pero más allá de errores varios como composición, imágenes aburridas, vestuario equivocado, mala exposición, etcétera, etcétera… el problema que más abunda en fotografía de niños es sin duda el enfoque.

¿Cuántas maravillosas posibilidades de fotos han acabado en la papelera por un mal enfoque? ¿Verdad que sí? Pues vamos a intentar ponerle solución con este artículo porque no vamos a permitir de ningún modo que te quedes sin fotos decentes de tus hijos e hijas, sobrinos, sobrinas (o clientes, si lo que quieres es centrarte en la fotografía infantil).

¿Por qué es tan importante el foco en la imagen?

Porque el enfoque dirige nuestra mirada hacia aquello que queremos destacar. Nos dice cuál es el sentido de la imagen o incluso en qué orden debemos interpretarla. Un error de enfoque es un error de lectura de nuestra imagen. Y si nuestra imagen no dice lo que queríamos decir, si no expresa aquello que andábamos buscando, nuestra imagen pierde toda su razón de ser.

El foco dirige nuestra mirada @alexadeblois

¿Por qué es tan difícil conseguir un buen enfoque en fotografía de niños y niñas?

Bien, esta es casi una pregunta retórica, un grito al cielo con las manos en la cabeza. Seguramente ya lo sabes, seguramente si estás leyendo este artículo es porque has experimentado la frustración en tus propias carnes 😉 Básicamente el problema es que se mueven muchísimo. Lo dicho, como pequeños animalillos salvajes 😉 .

Ahora bien, eso no tiene remedio, o por lo menos no tiene un remedio que dure más de 5 minutos, sobre todo si lo que te gusta es fotografiarlos en su salsa, libres y sin posar demasiado.

Pero no desesperes, porque hay algunos trucos que pueden hacerte la vida más fácil, veamos cuáles.

Trucos para conseguir imágenes enfocadas

Al margen de los elementos distractores que puedas utilizar para intentar que tus peques se queden quietos como muñecos, pompas de jabón, globos, etcétera, hay una serie de ajustes fotográficos que te harán la vida mucho más fácil 🙂 .

Utiliza una apertura de diafragma pequeña (valor f/ elevado)

Como seguro que ya sabrás, la apertura de diafragma se relaciona directamente con la cantidad de entrada de luz desde el objetivo hasta el sensor. Cuanto más abierta sea la sea la apertura de diafragma, más luz entrará hacia el sensor y al revés.

Pero no sólo se relaciona con la cantidad de entrada de luz, sino también con la profundidad de campo de la imagen. La profundidad de campo es la zona enfocada de la imagen. Esta es mayor con aperturas de diafragma menores (valores altos como f/16 o f/22) y menor con aperturas de diafragma mayores (valores bajos como f/1.4, f/2.8 o f/4).

Para tener una mayor zona enfocada en la imagen, y asegurar así mejor el enfoque de los niños que quieres fotografiar, lo mejor es que trabajes con profundidades de campo algo elevadas, como por ejemplo f/16. Así podrás mantener los niños en foco con relativa facilidad.

Ahora bien, la contra es que no podrás desenfocar el fondo cuando lo necesites. Con aperturas tan cerradas (gran profundidad de campo), la mayoría de imagen te saldrá en foco; para bien y para mal 😉 .

Para trabajar con profundidades de campo elevadas necesitarás un lugar con mucha luz, para poder combinar una apertura de diafragma suficientemente elevada y una velocidad que te permita que los niños no salgan movidos.

Con un valor f/ más elevado, se podrían haber enfocado los tres rostros

Utiliza una velocidad de obturación suficientemente alta

A veces, lo que nos parece un error de enfoque es simplemente una imagen algo movida. Para fotografiar niños u otros protagonistas en movimiento, hay que trabajar con velocidades de obturación lo suficientemente elevadas como para congelar el movimiento.

Dependerá de la luz y del nivel de movimiento determinar cuál es la velocidad mínima para congelar la escena, pero recuerda que cuanto más larga sea la focal con la que estás trabajando, más velocidad necesitarás.

Lo que nos lleva al siguiente consejo.

Utiliza el objetivo más luminoso que tengas

Si dispones de varias ópticas, procura utilizar la que sea más luminosa. Combinar aperturas de diafragma cerradas y velocidades de obturación elevadas te asegurarán un buen foco, pero te exigirán una buena dosis de entrada de luz 🙂  .

Una buena opción si quieres dedicarte a la fotografía de niños (y si no también) son el rey de los objetivos o el príncipe.

Utiliza la óptica más luminosa que tengas

Configura tu cámara con prioridad al enfoque

Con este modo de prioridad, la cámara entiende que hasta que aquello que hemos seleccionado enfocar no esté bien enfocado, no debe disparar.

De este modo, no tomarás ninguna imagen hasta que tu protagonista o aquello que hayas escogido esté en foco.

Este sistema es muy efectivo para conseguir imágenes bien enfocadas, pero también puede ser algo desesperante cuando le cuesta enfocar por algún determinado motivo (fondos confusos, poca luz, etcétera) y puede hacer que pierdas fotos que preferirías tener aun estando algo fuera de foco.

Debes tenerlo en cuenta y ver si este sistema te funciona o te desespera 😉 .

Escoge el enfoque automático AF-C o AI Servo para escenas en movimiento

Este sistema de enfoque está diseñado para fotografiar elementos en movimiento. Con el disparador apretado hasta la mitad, la cámara va efectuando el seguimiento de aquello que está en movimiento y queremos fotografiar. Una vez decidimos que queremos la foto, solo hay que apretar el obturador hasta el fondo.

Este tipo de enfoque automático te será muy útil para, por ejemplo, partidos de fútbol, básquet, balonmano, etcétera, pero también carreras por el monte, por la calle o por casa 😉 .

Escenas en movimiento como deportes con niños/as

O bien el AF-A o AI Focus

Es muy probable que la escena que tengas delante sea estática y se convierta rápidamente en una en movimiento. Esta es la función de este tipo de enfoque; poder pasar de una escena estática a una en movimiento “siguiendo” al sujeto que le hemos indicado sin perder el foco.

Me atrevo a aventurar que este es, probablemente, el sistema que mejor te puede funcionar para fotografiar niños, aunque, por supuesto, sobre gustos… 😉

Configura el área de enfoque a dinámica

Esto significa que tú le indicas a tu cámara cuál es el punto a enfocar y ella se centra en ese punto y en la zona de alrededor (tú le indicas el número de puntos alrededor del principal en los que puede moverse). Así si algo se pone en movimiento y se mueve del punto principal, en  la zona dinámica de alrededor se mantiene el foco.

Evita el error de paralaje

¿Que qué? Sí, no te asustes, seguro que (como todos) lo has hecho alguna vez. ¿Te suena eso de enfocar en algún punto, mantener el foco y reencuadrar? 🙂

Pues aunque no te lo parezca, te hace perder el enfoque correcto, porque aunque sea imperceptible, cuando enfocas y mueves la cámara, estás perdiendo el foco en tu protagonista.

Y por último, si quieres unos buenos 100 consejos sobre cómo fotografiar niños y niñas sin perder la sonrisa, te recomiendo este artículo antes de empezar. Se lee en un momento y está lleno de buenos consejos 🙂 .

Sé que fotografiar niños es complicado (por experiencia propia) pero también es muy divertido y gratificante. Sólo recuerda pensar estos pequeños ajustes antes de empezar a fotografiar a tus niñas y niños y olvídate de pensar en ello después.

Las fotografías se convierten en algo tan valioso que vale la pena un poco de esfuerzo para crear un bonito recuerdo de la época más tierna de nuestras vidas, ¿verdad?

Espero que te haya sido de utilidad este artículo. Si es así, por favor, no dudes en compartirlo en tu red social favorita para llegar al máximo número de gente posible. Muchas gracias y hasta la próxima.

eBook Modo Manual

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.