Fotografías cortesía de: Esparta Palma, bajo licencia de Creative Commons.

Los «Pasos» en Fotografía: Explicados al Detalle

Habrás oído más de una vez la palabra paso unida a la fotografía, y seguramente habrás deducido finalmente que no tiene nada que ver con el baile 😉 . Pero puede que, más allá de eso, sigas sumido en un mar de dudas.

Tanto si piensas en pasos de baile como si nadas en un mar de dudas, este artículo es para ti. Aunque parezca muy complicado, la verdad es que es muy sencillo, sólo necesitas conocer varios conceptos que vamos a ir viendo poco a poco.

¿Qué es un «paso» en fotografía?

Los pasos en fotografía se refieren simplemente al incremento de luz o reducción de la misma en la exposición de nuestras fotografías.

Subir un paso significa aumentar la entrada de luz y bajar un paso, por el contrario, significa disminuir la entrada de luz.

Ahora bien, la cuestión es: ¿De cuánta luz exactamente estamos hablando? Veámoslo 🙂

¿Cómo se calcula la entrada de luz en pasos?

Antes hemos comentado que un paso es incrementar o disminuir la luz; concretamente un paso es doblar la entrada de luz o dividirla por dos en función de si estamos subiendo o bajando un paso.

Por ejemplo, cuando estamos trabajando en una apertura de diafragma de f/5,6 y necesitamos más luz, lo que hacemos es abrir el diafragma a f/4. Con este simple movimiento de diafragma, estamos multiplicando por 2 la entrada de luz hacia nuestro sensor. Si por el contrario, lo que queremos es reducir la entrada de luz, lo que haremos es cerrar el diafragma de f/5,6 a f/8. Con esto reduciríamos la entrada de luz a la mitad. En ambos casos, hemos movido un paso de luz, hacia arriba o hacia abajo, duplicando o dividiendo por dos la entrada de luz.

Diafragma, Velocidad y Sensibilidad: El triángulo de exposición

Ahora bien, cuando hablamos de pasos, no sólo hablamos de pasos de diafragma. También hablamos de pasos en ISO (Sensibilidad) o en Velocidad. Pero no te asustes, porque a pesar de tener unidades y nomenclaturas diferentes, los pasos funcionan exactamente igual para velocidad, ISO o apertura, sólo que ajustar unos u otros, influye de forma diferente en el resultado final de la fotografía.

Estas tres variables (Diafragma, Velocidad e ISO) son las que conocemos como variables del Triángulo de Exposición, a través de las cuales se controla la exposición o la entrada de luz que recibe nuestro sensor o película. Veamos cómo:

Velocidad de obturación

Es el tiempo que el obturador de nuestra cámara permanece abierto, dejando pasar la luz hacia el sensor. Básicamente es el tiempo que le indicamos a nuestra cámara que debe “tardar” en tomar la fotografía.

Si usamos velocidades más altas, el obturador se abre y cierra con mayor velocidad; es decir, permanece abierto menos tiempo, lo que a efectos prácticos nos permite congelar el movimiento en la escena pero permite la entrada de menos luz.

Si usamos velocidades más bajas, el obturador permanece más tiempo abierto, permitiendo entrar una mayor cantidad de luz y plasmar el rastro de movimiento de la escena en el sensor.

Puesto que hablamos de tiempo, la velocidad se contabiliza en segundos. Cuando hablamos de pasos en velocidad, estos funcionan exactamente igual que cuando hablamos de pasos de diafragma o de ISO; Duplicando o dividiendo la entrada de luz. Por ejemplo, si estamos disparando a una velocidad de 1/60s y necesitamos más luz, bajaremos un paso la velocidad, lo que nos dará el doble de luz a 1/30s.

pasos en velocidad de obturación

Diafragma

El diafragma no sólo controla la cantidad de luz que entra hacia el sensor de nuestra cámara, sino que controla la profundidad de campo o zona enfocada en la imagen. Cuanto más cerrado esté, menos luz entrará y más profundidad de campo tendremos. Por el contrario, cuanto más abierto esté, más luz entrará pero menos profundidad de campo tendrás.

pasos de apertura

ISO

Es la sensibilidad de la película o del sensor de la cámara a la luz. A más valor ISO, más sensibilidad pero “peor” calidad de imagen o más grano en la imagen. A menos valor ISO, menos sensibilidad pero mejor calidad de imagen; menos grano.

Cuando ajustas la sensibilidad para tener más luz y mueves la ISO de 100 a 200, lo que en realidad estás haciendo es subir un paso de luz, o doblar la luz de la que dispones. Por el contrario, si bajas un paso de luz a través de la sensibilidad, estarás dividiendo por 2 ese valor. Por ejemplo de 100 ISO a 50 ISO.

pasos en iso

Siempre te hemos recomendado que te aventures a probar los modos semi-manuales de tu cámara, más aún que aprendas a dominar primero el manual, aunque te parezca un gran reto. Para hacerlo, debes tener claros sobretodo los conceptos asociados al Triángulo de Exposición y la forma en que estos afectan a la imagen final, puesto que no sólo es la cantidad de luz lo que estamos modificando cuando movemos diafragma, velocidad o ISO arriba o abajo, es también la profundidad de campo, la calidad de la imagen, o la capacidad de congelar o no el movimiento.

Una vez domines las tres variables de la exposición y aprendas a combinarlas entre ellas, no habrá foto que se te resista. Utilizarás los pasos en cualquiera de sus variables de forma mecánica, casi sin pensar. Si te apuntas a un curso de fotografía y te dicen que subas o abras 2 pasos de diafragma, bajes uno de velocidad y bajes otro de ISO, no pondrás cara de dolor estomacal, sino que lo harás con toda naturalidad, llegando tú mismo como mínimo a las siguientes conclusiones.

Aquí tienes un ejemplo:

ejemplo-pasos

Si te suena a chino es cuestión de práctica y de ir asimilando los conceptos poco a poco, o por qué no, de proponerte ejercicios tú mismo/a: Si quiero el doble de profundidad de campo pero quiero conservar la ISO ¿Cómo lo hago? Si quiero una velocidad baja pero tengo demasiada luz, ¿Cómo lo hago? etcétera, y poco a poco verás cómo vas resolviendo estas situaciones de forma rápida y efectiva.

Todo lo que empezamos parece una montaña inalcanzable, pero paso a paso se llega a la cima, y en este caso, nunca mejor dicho 😉

Espero haberte ayudado a entender el concepto de «pasos» en fotografía. Si es así, te agradecería que compartieras este artículo con alguien más que creas que pueda estar interesado/ a en leerlo. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂