Este es un artículo del autor invitado Julien Leveau quien inaugura esta sección hablándonos de un tema que apasiona y a la vez impone respeto: la fotografía de rayos. Con sus consejos de hoy, fotografiarlos te parecerá mucho más asequible.

Conseguir fotografías de rayos durante una tormenta eléctrica puede ser de lo más satisfactorio para un fotógrafo al obtener las imágenes más poderosas que jamás haya creado. Sin embargo, esta práctica es un ejercicio peligroso, tanto para ti como para tu material, si se ejecuta mal. En esta guía te doy las claves para disminuir los riesgos y tomar las fotos más extraordinarias.

El contexto

Obviamente, la primera condición que se debe cumplir para tomar fotos de rayos es asistir a una tormenta eléctrica. En mi caso, viviendo en Puerto Vallarta, México, sucede bastante durante el verano y su tremenda temporada de lluvias. Es inexplicable la sensación de adrenalina que llena mi cuerpo cuando asisto al despliegue de poder de la naturaleza. Sentir cómo empieza a soplar el viento, a refrescarse la atmósfera mientras se carga de la humedad necesaria para el torrente de lluvia y electricidad es una experiencia única.

Entonces comienza el espectáculo: con lluvia o sin ella, la exhibición de luz repentina seguida de un retumbante trueno puede fascinar o aterrorizar. A mí, me emociona. Admirar los veloces relámpagos es parte de la privilegiada vida del fotógrafo de tormentas y del niño que todos llevamos dentro.

Las tormentas suelen tener unos patrones, estudia si en tu área tienden a formarse sobre la misma hora y si se mueven la misma dirección. Esto te ayudará a planificarte y a aumentar la seguridad.

Material necesario

Para tomar la foto de rayos que siempre has soñado, necesitas varios elementos:

  • La motivación para despertarse a la hora que sea (tormentas de noche -> WOW!)
  • Ganas de lluvia (o en su defecto un buen paraguas, mejor cuanto más grande)
  • Repelente de mosquitos, si como yo, te encuentras en zonas tropicales
  • Una cámara resistente al agua puede ser de ayuda (también cubrirla con una funda impermeable), pero sí que es necesario que tenga controles manuales. Si tienes una mirrorles estás de suerte pues son más rápidas en el clic, es decir, el tiempo de respuesta una vez que aprietas el botón de disparo es menor.
  • Tus objetivos favoritos (los de mayor focal te permiten alejarte de la tormenta y disminuir los riesgos de ser disparado por un rayo, los angulares te posibilitan capturar mayor parte de la escena).
  • Un parasol ayudará a proteger tu objetivo de las gotas de lluvia.
  • Un trípode (la foto de rayos se hace con exposiciones largas).
  • Si quieres fotografiar rayos de día, te recomiendo el uso de filtros ND para poder usar largas exposiciones.
  • Baterías extra.
  • Una toalla o paño para secar.
  • Tu amuleto de la suerte 😉

Seguridad

Si bien lo más seguro en una tormenta eléctrica es estar en un lugar cerrado y lejos de ventanas abiertas, sin tuberías, cables o aparatos electrónicos cerca, difícilmente podrías lograr fotografías de rayos así. Mejor buscar un término medio, no vas a tener riesgo cero, pero con estos trucos disminuirás mucho las posibilidades de ser alcanzado por un rayo.

  • Si no pasan más de treinta segundos entre relámpago y trueno, estás demasiado cerca de la tormenta. Sal por patas y busca otro sitio.
  • Si oyes el sonido es porque no estás fuera del radio posible de caída del rayo.

¿Y si te encuentras de repente en medio de una tormenta y no puedes refugiarte?

  • Aléjate del agua
  • No permanezcas en terrenos elevados ni en áreas expuestas
  • Fuera objetos metálicos y electrónicos. No, en medio de la tormenta no es momento de ponerse a hacer fotos ni a usar el móvil
  • Aléjate de árboles altos
  • Evita tener cerca el trípode
  • No te acerques a menos de 5 metros de otras personas
  • Nunca te tumbes
  • Mantén los pies juntos y agáchate tapándote los oídos. Esto tienes que hacerlo sí o sí a la velocidad del rayo 😉 si notas que tus pelos se ponen de punta como cuando hay electricidad estática.

Ajustes de diafragma y exposición

Dependiendo del lugar y de las condiciones de luz del instante, los ajustes pueden cambiar. En mi caso, siempre disparo de noche y estos son los ajustes que me funcionan a mí. Tendrás que valorar si también son válidos para ti ;).

  • Tiempo de exposición: de 2 a 4 segundos para fotos desde la calle (son las condiciones de luz  más delicadas), de 4 segundos a 10 segundos desde un balcón o una azotea y más de 10 segundos en plena naturaleza.
  • Apertura: entre f/2.8-4.5 para relámpagos lejanos, entre f/4.5-8 para relámpagos pequeños, f/8-13 para fuertes y hasta la f/14 para enormes tormentas.
  • Desactiva el enfoque automático para ganar en rapidez. Puedes usarlo pero una vez tengas el foco desactívalo.
  • Desactiva también cualquier función de detección pre-disparo, como por ejemplo el reconocimiento facial.
  • ISO: te recomiendo siempre dejarlo cerca de 100 ISO para lograr una gran nitidez en tus tomas.

Cuándo disparar

Hay varias técnicas para disparar en el momento exacto, todas con sus ventajas e inconvenientes:

  • La primera técnica es lo que llamaremos el disparo manual, que consiste en esperar el relámpago y disparar en cuanto sucede. Lo podremos hacer tanto con nuestro dedo (aunque genera vibraciones) como con un disparador remoto (más recomendado).
  • La segunda opción es mediante la técnica del time-lapse, la cámara dispara cada cierta cantidad de tiempo una fotografía con los ajustes que queremos, rezando para que durante este lapso de tiempo suceda un rayo.
  • La tercera y última opción (y también mi favorita) requiere de un sensor de rayos (Lightning Trigger). No es un aparato muy económico, pero detecta la luz ultra roja que sucede justo antes del rayo y dispara. Si no eres de dedo rápido esta opción es excelente, igual que si pretendes fotografiar los rayos de día.

Cómo componer los rayos

A la hora de componer tu fotografía de rayos, hay elementos que, bien controlados te permiten crear una composición que te guste y luego están los rayos… Estos, desafortunadamente, no los puedes controlar. Siempre dependerá en parte de la suerte para que caiga en el lugar que queremos. Por este motivo, te recomiendo ser paciente y disparar tantas veces como sea necesario hasta lograr la toma deseada.

Ten también en cuenta qué zona es más activa en rayos para centrarte en ella y encuadrar mejor la escena. Un área de encuadre mayor aumentará las posibilidades de capturar un rayo.

No te limites a fotografiar los rayos, incluye parte del suelo para contextualizar (tierra, mar, ciudad…) y también algún elemento en primer plano para dar profundidad. Prueba también con el encuadre vertical.

Edición

Como la fotografía de rayos es bastante impactante por sí misma, casi no necesita edición posterior. Lo único que le agrego en lo personal es un poco de contraste y de saturación para reforzar aún más el aspecto dramático sin caer en el exceso. También puedes ajustar el balance de blancos si has disparado en RAW o pasar a blanco y negro.

Si estás pensando ponerte en serio con el tema edición y no sabes por dónde empezar, aquí tienes el curso de Mario Lightzoom, en el cual se explica la herramienta Lightroom desde cero y sin tecnicismos, con un lenguaje claro y sencillo.

Galería de rayos

Si te has quedado con ganas de más imágenes, te dejo con una pequeña galería:

Este es un artículo de Julien Leveau, fotógrafo profesional de boda y de arquitectura. Puedes seguir su trabajo en Julien Leveau y en Arcenciel Studio.

Si tú también quieres participar como autor invitado, pincha aquí.

¿Te ha gustado el artículo? Dale las gracias a Julien por sus consejos compartiendo el artículo en tu red social favorita para que otros puedan disfrutar de su fantástico trabajo y de los consejos que ofrece. Gracias y hasta la próxima.

8 Respuestas

  1. Duban Duque

    Excelente como siempre para el aprendizaje del aficionado, simple y sencillo, gracias.

    Responder
  2. David

    Hola. Estaba haciendo tiempo mientras la cámara va haciendo fotos con el intervalómetro de la tormenta en las Landas y me encuentro con este artículo. He decidido ponerlo en práctica tal y como dice al hacer fotos desde un balcón y tengo que decir que, aún teniendo el cielo luz de relámpagos cercanos, la imagen sale muy oscura. En estas fotos he seguido lo del tiempo máximo de exposición de 10 segundos, apertura de diafragma de f/4,8 a 5,6 e ISO 200 con focal 18mm del kit de Nikon 18-55. Es el objetivo más angular que tengo.

    En cambio, si utilizó la siguiente configuración sí que consigo captar la luz y los relámpagos o rayos, aunque es posible que le esté metiendo más ruido a la foto, además de movimiento de la vegetación del lugar:
    – ISO 400.
    – Tiempo de exposición de 20 a 30 segundos.
    – Apertura de diafragma f/8
    – focal 18mm

    Mi cámara es una Nikon D90.

    Responder
  3. CARLOS BALAGUER

    Muchas gracias Julien por compartir tus experiencias en el Blog, es un placer leer los artículos y aprovechar los trabajos , para nosotros los aficionados, de los experimentados en fotografía.

    Responder
  4. Mildred

    Buen artículo en especial si estamos dando los primeros pasos en el mundo de la fotografía, muchas gracias.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.