🥳 Estrenamos nuevo logo, pero seguimos siendo tu Blog del Fotógrafo de siempre.
Fotografías cortesía de: PROBernard FUMEAU,PROM Afif,Antonio Calero,Henry Conceicao,Adrian Schiess, Bajo Licencia de Creative Commons

Fotografía de Aventura y Deportes Extremos: Material y Accesorios

La palabra aventura siempre tiene un componente excitante que nos transporta a lugares generalmente abiertos, muy fríos, muy calurosos, muy húmedos, muy escarpados, arriesgados y a veces a gran velocidad. Si los deportes de aventura o extremos no son sencillos de practicar ni aptos para cualquiera, como fotógrafo, tampoco son fáciles de fotografiar, ya que requieren no sólo bastante conocimiento técnico, sino también bastante conocimiento del deporte o la actividad extrema que queramos fotografiar.

Seguramente los fotógrafos extremos gustan tanto de la actividad como de la fotografía, pero seguramente empezaron por la actividad y de allí surgió las ganas de retratarla. Sea como fuere, el primer ingrediente de la fotografía extrema es conocer el deporte que queremos fotografiar para hacerlo de forma lo más segura posible. Por ejemplo, no recomendaría a nadie fotografiar una expedición al K2 sin mucho entrenamiento previo 😉

Un conocimiento previo del deporte, no sólo será más seguro para tu integridad física sino que te ayudará a conocer los mejores ángulos para fotografiarlo, los lugares más seguros, los mejores encuadres e incluso el mejor material para hacerlo. No es lo mismo fotografiar unos saltos freestyle en la nieve que una sesión de escalada en roca caliza o una sesión de buceo.

313254279_6b53048c0c_b

Material necesario

Nadie mejor que tú, si es que eres aficionado a los deportes extremos, sabe qué contexto vas a tener que encarar a la hora de escoger el material necesario para tu sesión fotográfica. No obstante, vamos a ver de forma general, qué material básico es recomendable para iniciarse en fotografía de deportes extremos.

Cámara

Las DSLR o réflex son las clásicas recomendadas gracias a la posibilidad de controlarlas de forma manual, de intercambiar los objetivos, adaptarles un flash externo y de disponer generalmente de más complementos.

No obstante, no son la única opción a contemplar, algunas EVIL e incluso algunas compactas muy avanzadas no tienen nada que envidiarles a las réflex de toda la vida.

Aunque las más utilizadas son las cámaras de acción o tipo GoPro. Especialmente diseñadas para este tipo de deportes.

Pero veamos qué tener en cuenta a la hora de escoger una cámara para fotografiar deportes extremos:

  • Cuerpo sellado contra polvo, salpicaduras, etcétera.
  • Resistencia a temperaturas extremas: Debes tenerlo en cuenta si lo que te apasiona son los deportes en la nieve o en el desierto ya que las cámaras suelen fallar bajo temperaturas extremas. Cuanto más soporte tu cámara, mejor.
  • Número de fotogramas por segundo: Partiendo de la base de que muchos deportes extremos suceden rápidamente, disponer de un buen número de fotogramas por segundo, puede marcar la diferencia entre conseguir la imagen y no hacerlo.
  • Peso: No es lo mismo poder instalar tu “mamotreto” encima de un trípode y esperar, que tener que cargar con ella mientras practicas escalada, ¿Verdad? 😉
  • Analógico: Sí, no te asustes 😉 En algunos casos como temperaturas muy extremas a bajo cero, las baterías se descargan muy rápido y las pantallas se congelan, por lo que algunos fotógrafos optan por la fotografía analógica para solucionar este problema. Así que si te encuentras a -20 grados y tu digital falla, puedes probar 😉

14032493884_5f72b2476e_k

Focales

A diferencia del resto de deportes, los deportes extremos suelen practicarse casi siempre al aire libre y suelen tener difícil acceso para aquel que quiera fotografiarlos, así que, a menos que asistamos a alguna competición en un lugar cerrado, vamos a presuponer que nos “enfrentaremos” a esas imágenes en campo abierto.

¿Óptica fija o Zoom?

Por desgracia no todo es blanco ni negro con respecto a la decisión de escoger entre una focal fija o un zoom. A grandes rasgos, las ventajas de las ópticas fijas son su mayor calidad de imagen y su mayor luminosidad a mucho menor precio que las ópticas zoom de igual luminosidad. Por el contrario, una óptica fija limita a la hora de acercarnos o alejarnos de forma ágil a la escena, e implica que ese movimiento deberemos hacerlo nosotros, lo que no siempre es posible o fácil.

Las ópticas con zoom nos permiten acercarnos o alejarnos de forma instantánea de la escena, pero son ópticas generalmente menos luminosas y menos nítidas.

¿Qué distancia focal escoger?

La elección entre una óptica con una distancia focal u otra, radica básicamente en la distancia a la que se prevé que puedas estar situado para fotografiar la escena.

    • Gran Angular: Si puedes acercarte lo suficiente a la escena principal, este objetivo te permitirá acompañar el centro de interés de tu imagen incluyendo el contexto en el encuadre. Y gracias a su ángulo y distorsión te permitirá tener perspectivas muy interesantes.
    • 50mm: Si puedes moverte libremente por la escena y controlar la distancia, este es un gran objetivo por su nitidez, su gran luminosidad y su bajo peso.
  • Teleobjetivo: Si piensas fotografiar la escena desde la distancia, hacerte con uno de estos es casi obligado. Considera una focal partir de 200mm, lo más luminoso posible, o por lo menos lo más luminoso que puedas pagar y a ser posible con estabilizador si es que el cuerpo de tu cámara no cuenta con uno.

3214025580_62c461935b_o

Trípode

Seguro que has visto en multitud de actos deportivos a los fotógrafos cargar con enormes trípodes para soportar sus enormes cámaras y sus aún más enormes objetivos, ¿Verdad? Bien, es normal, suelen utilizar unas focales tan largas para acercarse a la escena, (partidos de fútbol, atletismo, fórmula 1, etcétera) que suelen necesitar mucha estabilidad en sus equipos.

No obstante, los deportes extremos suelen realizarse en escenarios algo menos ideales para acarrear un trípode y, como hemos comentado, suelen implicar algún tipo de esfuerzo físico por nuestra parte. Si este es tu caso, lo más recomendable es que dejes el trípode en casa y confíes en que haya suficiente luz, en que tu objetivo sea lo suficientemente luminoso o en tu buen pulso 😉

En caso de que no necesites moverte demasiado para fotografiar las escenas y el peso no sea un gran inconveniente, no dudes en que te acompañe un buen trípode, más vale que sobre que no que falte, sobretodo si no vas a tener que cargarlo.

Una alternativa intermedia en peso y prestaciones podría ser un monopie, que te proporcionará más libertad de movimientos que un trípode, y más estabilidad que disparando a pulso.

Flash externo

En deportes de aventura, te encontrarás prácticamente con todas las situaciones lumínicas posibles: contraluces, poca luz, mucho contraste entre zonas iluminadas y en sombra, etcétera.

Un buen flash externo que permita sincronizarlo a grandes velocidades cuando lo necesites, congelar el movimiento, actuar como flash de relleno o iluminar zonas oscuras, se convertirá en tu gran aliado si sabes sacarle partido. Así podrás mantener la ISO a ralla (a más ISO más ruido en la imagen) y conseguir imágenes nítidas y perfectamente expuestas.

Mochila

Una buena mochila que proteja bien tu equipo y tu espalda es esencial si quieres salir a fotografiar deportes de aventura. Procura que sea impermeable, ligera, con un compartimiento para cada cosa, y práctica a la hora de acceder a sus compartimentos.

2934435166_e85b9a132a_b

Correa y/o arneses

Si vas a pasarte el día fotografiando, lo ideal es que lo hagas de la forma más cómoda y segura posible. Por ello, es importante que cuides todos los detalles de tu equipo, entre ellos qué correa es más cómoda y se adapta mejor a tu estilo fotográfico.

Si lo que necesitas es tener los brazos lo más desocupados posibles, existen arneses para cámaras fotográficas réflex que pueden serte muy útiles en determinadas situaciones.

Baterías y tarjetas de memoria extra

Si disparas en ráfaga para intentar captar ese instante decisivo, en poco tiempo puedes quedarte sin batería y/o sin espacio en la tarjeta de memoria, así que bajo ningún concepto olvides añadir las baterías y tarjetas de memoria extra que preveas que vas a necesitar.

Accesorios

Cada deporte tiene sus particularidades, por lo que nunca podemos generalizar a la hora de escoger el material necesario para realizarlo. Muchas veces tendrás que partir de una base e ir añadiendo o quitando según tu estilo de fotografía, y a base de prueba-error. No obstante, existen multitud de accesorios fotográficos especializados, desde cajas estancas y flashes especializados para fotografía submarina, fundas impermeables para deportes acuáticos o días lluviosos, etcétera.

También existen otro tipo de cámaras diseñadas para fotografía deportiva extrema como las GoPro, que con una óptica gran angular, su pequeño tamaño, su caja estanca y sus muchos complementos (adaptables al casco, a arneses, trípodes, etcétera) se convierte en la clásica para fotógrafos de acción.

Y aunque GoPro es por el momento la más conocida, hay otras alternativas de diferentes calidades y precios: Polaroid Cube, Sj4000, o Rollei actioncam, etcétera. Por el momento no tienen la calidad de una cámara réflex, pero son prácticas, no pesan nada, y pueden regalarte imágenes muy interesantes gracias a sus ópticas angulares y a los puntos de vista que puedes obtener con ellas. Eso sí, no podrás controlar prácticamente nada en lo que a ajustes se refiere.

Si eres de los que disfrutan del aire libre practicando o viendo algún tipo de deporte de montaña o mar, tienes una cámara, y nunca te la habías llevado contigo, quizá ha llegado el momento de que te animes a ello, ¿No te parece? ¿Qué puede haber mejor que aunar dos pasiones en un mismo instante? 😉

Espero que te haya resultado útil. Si es así compártelo con algún otro u otra adicto a la adrenalina, seguro que lo agradecerá 😉 ¡Muchas gracias!