Fotografías cortesía de: alexadeblois,mydaydream,sasint, Pexels, Bajo Licencia de Creative Commons.

¡No Cometas Estos Errores en Fotografía Móvil!

No sé cuántos millones de fotografías pueden llegar a hacerse a día de hoy al minuto en el mundo, tampoco cuántas de ellas se compartirán finalmente en redes sociales ni cuántas de ellas estarán tomadas con un Smartphone. Pero seguro que nos bailarían los ojos si nos dijeran la cifra exacta. Muchas, muchísimas, tantas que probablemente nuestro cerebro sería incapaz de procesar, y me atrevo a imaginar que un gran porcentaje de ellas son fotografías hechas con un teléfono móvil.

Porque si la fotografía hace tiempo que se convirtió en algo de acceso universal, con el auge de la fotografía móvil esta universalización se ha acentuado aún más. Todo el mundo tiene un teléfono capaz de tomar fotografías, incluso ciertos países tienen una media de más de un teléfono móvil por habitante. Ahora sí que la fotografía está al servicio, uso y disfrute de todos nosotros.

Y eso, es una suerte. Por muchas desventajas y peros que creas que puede tener la fotografía móvil, esta ardua competencia, este pozo sinfín de inspiración que nos bombardea por todas partes es un universo que, si no nos devora, es maravilloso.

Ahora bien, como todo, hay que aprender a sacarle el máximo provecho a la coyuntura, empezando por evitar (o por lo menos intentarlo) ciertos errores habituales al trabajar con nuestro teléfono móvil.

1 Utilizar el Zoom óptico

La lente del Smartphone es fija, así que lo que hace el zoom es simplemente recortar la imagen para ampliarla. No olvidemos que, por muy bueno que sea tu teléfono, el tamaño del sensor es determinante para la calidad de la imagen y, como puedes deducir, en los teléfonos es más bien pequeño. Así que haz la regla de tres 😉 Si quieres zoom, coge tu par de bonitas piernas y muévelas hacia aquello que haya llamado tu atención. Ese es el mejor zoom que puedes tener 🙂

2 Utilizar el flash

Sé que los automatismos son una trampa en la que caer fácilmente, pero intenta que el flash no forme parte de ello. Con el poco alcance que tiene no va a salvar ninguna de tus fotos, pero sí puede destrozarte alguna que otra.

3 No prestar atención a la composición

Tantas facilidades parece que en vez de ayudarnos a centrarnos en la composición, nos provoca todo lo contrario. Lo sé porque a veces me pasa, por muy consciente que sea. Nos dejamos llevar por el momento, y nos olvidamos de cuidar la composición, de variar el punto de vista, de prestar atención a los elementos del fondo, de exprimir las líneas o jugar con los colores o el contraste.

fotografía de un móvil con una foto
Presta atención a la composición

4 Pensar que no puedes trabajar la luz

Creernos que el contexto y el automatismo del teléfono son los que tienen el poder y que lo que simplemente se espera de nosotros es apretar el botoncito rojo, es el gran error de la fotografía móvil, o por lo menos uno de ellos. Si quieres buenos resultados, lo primero es creer en ella y lo segundo ser conscientes que una buena imagen hay que trabajarla sobre todo, con luz.

Aunque es evidente que el control no será el mismo que con una cámara con modos manuales, sí podemos intervenir activamente para modelar la luz, podemos buscar sombras, situarnos tras una cortina para que nos haga de difusor de luz, podemos atrapar las luces cálidas de un amanecer…

fotografía de un bote de pesca
Pensar que no se puede trabajar la luz

5 Olvidarte de la profundidad de campo

Si estás acostumbrado a tu querida cámara Réflex, a jugar con el diafragma, a desenfocar el fondo para aislar a tus protagonistas, etcétera, recuerda que los teléfonos móviles tienen una gran profundidad de campo por lo que, cuando tomes una imagen, debes ser consciente de que tanto primeros planos como planos más alejados, quedarán en foco.

Ahora bien, si quieres conseguir cierto desenfoque del fondo, sí hay una forma fácil de hacerlo: acércate mucho a un objeto o persona del primer plano y verás cómo el esfuerzo de mantener bien enfocado este plano, hace que el fondo sí aparezca desenfocado.

6 Olvidarte de la historia

La fotografía móvil es rápida como ninguna, siempre llevamos el teléfono a mano, para hacerla no hay que ajustar nada, y encima es gratis. Todo ello nos hace valorarla un poco menos. Podemos tomar millones de fotos sin despeinarnos, a todas horas, en todas partes, y sin prácticamente esfuerzo. Ahora bien, ¿qué hay de la historia detrás de las fotos?, ¿eres consciente de ella cuando aprietas el botón de tu cámara?, ¿te acuerdas de la importancia de la narración en una imagen?

fotografía de una niña asiática con su madre
Olvidarte de la historia

7 No seleccionar las fotos

Este reconozco que me cuesta. Seleccionar y borrar el resto. Seleccionar y borrar el resto. Seleccionar y borrar el resto. Dicen que si repites las cosas tres veces el mensaje cala mejor, ¿no? Este punto me lo dedico. Lo reconozco, me cuesta, y luego me encuentro con sopotocientosmilmillones de fotos entre la Réflex y el Smartphone y eso no hay disco duro que lo soporte ni ganas de volver a mirarlas nunca más. Si eres de los míos o de las mías, propongámonoslo como reto personal 😉

8 No compartir o compartir demasiado

Evidentemente que cada uno haga lo que le parezca con sus fotos, faltaría más, pero mi consejo personal es: ni todo, ni nada. Es decir, no es necesario que compartas tu desayuno, tu desplazamiento al trabajo, tu almuerzo, tus zapatos, el techo, el post-it, la merienda, el bolso, tu perro… No sólo me parece algo peligroso, también puedes llegar a cansar a los demás con tus fotos, fotos que, probablemente, no sean siempre tus mejores imágenes.

Así que compartir está bien, es una forma de darte a conocer, de crear comunidad, de inspirar, de inspirarte, ahora bien, recuerda pensar antes de publicar sobre si estás medianamente orgulloso de la imagen que quieres compartir.

9 No aceptar críticas

Compartir es lo que tiene, tendrás seguro comentarios positivos, y quizá algunos no tanto. No pasa absolutamente nada, de todos ellos puedes obtener aprendizaje, así que analízalos, saboréalos positivamente, arregla lo que tengas que arreglar si es que tienes algo que arreglar y luego sigue siendo tú mismo 😉

10 Pasarse con el procesado

Fotografía móvil y procesado son conceptos casi inseparables, y está bien. Ya casi no concebimos subir una imagen a determinadas redes sociales como Instagram, sin ponerle un filtro. Y no es para menos, los viñeteados, los filtros, la saturación, el recorte de imágenes, han pasado a ser un acto habitual en cualquiera de nosotros a la hora de trabajar las imágenes del móvil. Y está demostrado que las imágenes ganan algo de interés entre el público. Ahora bien, si te pasas y conviertes la imagen en algo altamente irreal o súper procesado, que suele hacer que se pierda la esencia de la fotografía.

fotografía macro rosa
No te pases con el procesado

11 No ser coherente con tu trabajo

Si la fotografía es tu trabajo (cobrando o sin cobrar por él), intenta que éste tenga una coherencia. Piensa que cuando alguien accede a tu galería de fotos, sea en el formato que sea, las ve primero en su conjunto antes de entrar a cada una de las imágenes. Si estas son incoherentes, sin un tema concreto, sin un estilo concreto, se verá caótico y el o la que entra a verlas, probablemente pierda el interés o no sepa a qué atenerse.

collage en blanco y negro
Intenta ser coherente con tu trabajo- @alexadeblois

12 Querer ser como todos

No sé si serás de los que bucean diariamente entre imágenes por las diferentes comunidades y redes sociales. Para mí es inevitable hacerlo, y eso me lleva no sólo a pensar que hay imágenes realmente maravillosas, gente con un don y un trabajo que parece sacado de un cuento de hadas, también me lleva a pensar que hay muchas, muchas imágenes que, una vez vista una, vistas todas. Hay modas bonitas y luego hay gente que te retuerce las entrañas, te quita el aliento, te remueve por dentro, te fascina. No quieras ser como los demás, no buscamos fotos bonitas, no buscamos sonrisas profident ni fotos perfectas, buscamos la autenticidad.

Así que ya sabes, no quieras gustar a los demás, a menos que trabajes por contrato. Si las fotos son para ti, sé tú mismo/a, no te abandones, hurga en tus sentimientos, practica hasta que olvides la técnica, sólo déjate llevar, improvisa, busca tu propio estilo, y disfruta con lo que haces.

Espero que hayas disfrutado con este artículo. Si es así, por favor, compártelo para hacerlo llegar a más gente. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

Contents Manager & SM
  1. Soy un principiante más en este mundo de la fotografía, me entusiasma aprender cada vez más y demostrar lo que mi mente ve e imagina, colores y paisajes en una fotografía, gracias por ayudarnos pasito a pasito a ser mejores.

  2. Creo que falta un punto muy importante, según yo, conocer la cámara del móvil antes de ponerlo en práctica, porque a veces no tenemos en consideración la velocidad y el funcionamiento de éste. He tenido compañeros que no le han quitado el protector de la cámara cuando es nuevo. Parece absurda la idea pero si que es efectiva.

  3. Muy de acuerdo en todo, o casi todo. Punto 11: Es cierto que una de las grandes virtudes de un fotógrafo es la coherencia, pero ¿con el móvil? Una de las grandes ventajas de móvil es la inmediatez, la rapidez, la espontaneidad, lo sacas y ya está, siempre encima y siempre dispuesto, con lo que al final tiene un montón de fotos variadas, variadas en temas, momentos, lugares, de familia, paisajes, puestas de sol, callejeras, a sujeto parado, a la carrera, en las escaleras mecánicas, las copas en el bar. En fin, lo veo difícil.
    Gracias.

  4. Muy buen artículo, yo quiero algo básico para fotos de bisutería, porque con eso me gano la vida, y la verdad las fotos que tomo las he tomado por misericordia. Su Blog es mi primera escuela. El libro del viajero no me motivó porque yo no viajo. Saludos.

  5. Para mí faltan unos tres errores bastante comunes y que por suerte no cometo:
    – Tomar las fotos en vertical. En el móvil puede ser cómodo, pero cuando lo veamos en un ordenador o TV la foto se apreciará pequeña. Si se toma horizontalmente se verá a pantalla completa en la mayoría de pantallas.
    – No limpiar la lente. No dejo de ver fotos de familiares, etc. que aparecen con luces muy difusas y detalles sin nitidez, y eso es porque manosean todo el día con el teléfono pero nunca limpian la lente. Limpien la lente antes de cada foto, se nota la diferencia.
    – Tomar las fotos en 16:9. No es muy grave, pero es básicamente una foto 4:3 recortada, así que se está desaprovechando el sensor de la cámara. Personalmente prefiero tomar fotos en 4:3 y después recortarlas en el ordenador, o dejarlas en 4:3 para captar más superficie del escenario, la cual se pierde en 16:9.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *