Cómo Conseguir Magníficas Fotos de un Cielo Nuboso

Muchos fotógrafos creen que en los días nublados no se pueden obtener buenas fotografías y muchos otros creen que no existe mejor situación para salir a hacer fotos que con un cielo nuboso. Lo cierto es que todos están tan equivocados como acertados en tales afirmaciones.

No existen condiciones ideales para tomar fotografías, lo que existen son oportunidades para que puedas explotarlas con tu cámara y tus conocimientos.

Ya sea un día a pleno sol, un día nublado, con niebla, con lluvia o incluso con mucha nieve, lo que te permitirá tomar una excelente fotografía es el modo en que trabajes tus tomas, la luz en ellas y los elementos con que las formes.

En el artículo de hoy aprenderás como sacar magnificas fotos de un cielo nuboso, a partir de entender cuáles son las principales problemáticas a la hora de hacerlo, para luego, darles una solución.

No dejes que las nubes te detengan, coge tu cámara y sal a hacer fotografías!

El equipo necesario

  • La cámara: para tomar fotografías de nubes no es necesario que cuentes con una cámara súper sofisticada ni mucho menos, ya que casi con cualquier cámara podrás lograr excelentes fotografías. Eso sí, para poder capturar las nubes en toda su magnificencia, tu cámara debe contar con el modo de disparo manual.
  •  El objetivo: aquí tampoco hay regla que valga. Puedes utilizar objetivos gran angular, objetivos “normales” o teleobjetivos dependiendo de cuanta porción del cielo quieras capturar dentro de tus encuadres.
  • Los filtros: los filtros son una excelente herramienta para que puedas añadir mayor dramatismo a tus cielos nubosos. Te recomiendo que, si cuentas con un filtro polarizador y/o un filtro de densidad neutra, no te olvides de guardarlos en tu mochila para utilizarlos en tus próximas tomas.
  • El trípode: siempre es imprescindible en condiciones de escasa iluminación, o bien si es que quieres realizar fotografías de larga exposición. Si estás buscando fotografiar nubes en el ocaso, o bien quieres capturar unos cuantos rayos en una tormenta, no olvides cargar tu trípode contigo.
  • Disparador remoto: si quieres realizar fotografías de larga exposición con un trípode no te bastará ya que, al momento de oprimir el disparador, puedes terminar moviendo tú mismo la cámara. Por ello, para minimizar los riesgos de fotografías movidas, procura hacerte con un disparador remoto para que puedas minimizar al máximo la trepidación.
  • Otros: procura llevar las baterías bien cargadas, las tarjetas de memoria vacías, una buena mochila y, dependiendo del lugar donde vayas a realizar tus tomas, protectores para tu cámara y tu mochila por si las nubes se convierten en tormentas y un kit de limpieza por si las gotas o el polvo ensucian tu cámara y objetivos.
No olvides nada que puedas echar de menos luego.
No olvides nada que puedas echar de menos luego.

Los lugares

En la fotografía de cielos nubosos, como no podía ser de otra manera, el protagonista son las nubes. El problema surge a la hora de rodear a tu protagonista de elementos que puedan reforzar su presencia y ayudarte a dotar a tus fotografías de mayor fuerza.

Dichos elementos pueden ser desde el cielo y otras nubes, hasta pájaros, árboles, y cualquier otro elemento que consideres apropiado para dar con la fotografía que andas buscando. A la hora de fotografiar cielos nubosos, no debes centrarte solamente en éstas, sino que puedes valerte de cuantos recursos y elementos encuentres a mano para que los mensajes que tus fotografías transmitan sean más efectivos.

El cielo siempre estará allí y con un poco de paciencia darás con unas nubes dignas de ser retratadas, pero es muy importante que cuando lo hagas, tengas claro con que otros elementos las rodearás (si es que lo haces) para ayudarlas a ganar mayor protagonismo dentro del encuadre.

Si quieres saber cómo hacer para darle mayor protagonismo a tus nubes, no dejes de leer el siguiente artículo: “16 Formas de Dar Protagonismo a Tus Sujetos”.

Las nubes como refuerzo del mensaje
Las nubes como refuerzo del mensaje

Problemas frecuentes de las fotografías de cielos nubosos

Lo primero que debes hacer para solucionar un problema es reconocerlo, por ello te he preparado un listado con los principales problemas con los que te toparás a la hora de salir a hacer fotografías en días nublados, para que puedas empezar a trabajarlos:

  • La Intensidad de la luz: la densidad de las nubes y la cantidad de éstas afecta directamente a la intensidad de la luz disponible en la escena. Esto significa que, cuanto más tormentoso esté el clima, más lentas serán las velocidades de obturación que debes utilizar, más abiertos los diafragmas y mayor la sensibilidad ISO.
  • El contraste entre luces y sombras: a pesar de que en los días nubosos la intensidad de la luz disminuye respecto a los días soleados, obtener detalles tanto en luces como en sombras te resultará extremadamente difícil. Si planeas incluir parte de un paisaje para enmarcar tus cielos nubosos u otros elementos, deberás prestar especial atención al modo en que mides la luz en la escena con el fin de no sobreexponer el cielo ni subexponer el resto de los elementos. Te recomiendo que le eches un vistazo al siguiente artículo: “Guía Detallada: Cómo Realizar una Correcta Medición y Exposición en Tus Fotografías”.
  • El color: el color de la luz en los días nublados tiende a ser más azul que los días soleados haciendo que los colores presentes en la escena que vayas a fotografiar luzcan más lavados. En los días nublados, los colores pierden saturación y brillo lo que puede complicar el lograr fotografías con alto impacto visual.
  • La Luz variable: las condiciones de la luz variarán constantemente dependiendo del tamaño y de la densidad de las nubes. Dependiendo de si hay sol, si un rayo logra atravesar las nubes, o si el cielo se encuentra completamente cubierto, tu tarea se verá afectada ya que deberás estar constantemente ajustando los parámetros de la toma para lograr una correcta exposición.
  • Las lluvias: cuanta mayor cantidad de nubes y mayor sea la densidad de éstas, mayores serán las probabilidades de que comience a llover. Ten en cuenta esto si no quieres que tu equipo sufra las inclemencias del clima y toma las precauciones necesarias.
Nubes dignas de ser retratadas.
Nubes dignas de ser retratadas.

¿Cómo conseguir magníficas fotos de un cielo nuboso?

Ahora que ya conoces cual es el equipo necesario para realizar magníficas fotografías de cielos nubosos, qué debes tener en cuenta a la hora de elegir un lugar para hacerlas y los principales problemas con los que puedes llegar a encontrarte, ha llegado la hora de que te dé algunos consejos para transformar tus fotos de cielos nubosos en magníficas fotografías.

1. Añade dramatismo

Si lo que quieres es añadir dramatismo a una escena, pocos elementos te serán tan efectivos para hacerlo como las nubes. Éstas dotarán a tus fotografías de misterio, del cielo a la tierra, por lo que no debes dejar pasar la oportunidad de incluirlas dentro de tus encuadres, e incluso, convertirlas en tus protagonistas.

2. Ponte el despertador

Tanto el amanecer como el atardecer son los mejores momentos para retratar cielos nubosos. A esas horas la luz del sol se vuelve más intensa, de un color dorado y con una dirección lateral que añade tonos y contrastes espectaculares entre las nubes y que terminan por dibujar en el cielo colores hermosos y con unas texturas inigualables. Asegúrate de quedarte hasta las primeras horas de la noche si quieres sacar el mayor provecho de estos hermosos cielos en días nublados.

Antes de anochecer
Antes de anochecer

3. Ajusta el balance de blancos

Para contrarrestar la pérdida de color que se produce en los días nublados, es necesario que ajustes el balance de blancos de tu cámara con el fin de contrarrestar dicho efecto. Puedes intentar ajustarlo manualmente o bien, seleccionar la opción “nublado” (dependiendo del fabricante de tu cámara dicha opción puede llamarse de otro modo) dentro de las configuraciones predeterminadas de tu cámara. Si tienes alguna duda respecto al término “balance de blancos” no dejes de consultar el siguiente artículo: “Si Te Asusta el Término “Balance de Blancos” Necesitas Leer Este Artículo”.

4. No tengas miedo de la subexposición

Las diferencias entre las luces y sombras que se producen al fotografiar un gran cielo con una porción de suelo o una nube respecto de otra te obligarán a llevar al límite a tus mediciones si quieres obtener fotografías correctamente expuestas. Por ello, para obtener la mejor exposición posible deberás:

  • Configurar el modo de medición de la luz de tu cámara en puntual (este modo es el más preciso y menos automático de todos).
  • Ajustar la compensación de la exposición con el fin de compensar aquellas escenas con contraluces muy marcados. Recuerda: valores positivos “aclararán” la fotografía y valores negativos “la oscurecerán”. No te preocupes si no logras dominar dicho ajuste rápidamente, ya que el secreto para hacerlo es experimentar y practicar. Lo importantes es que sepas que existe dicha función y que puedas utilizarla en beneficio de tus fotografías.
  • Disparar, siempre que te sea posible, en formato “negativo digital” o “RAW” para así poder ajustar los parámetros de la toma posteriormente en el ordenador.

De todos modos, una buena práctica para no “quemar” tus fotografías de cielos nubosos es subexponer un poco las tomas hasta que domines por completo la técnica de la “medición y exposición” de tus fotografías.

5. Bracketing y HDR

Una excelente técnica que puedes utilizar para realizar tus fotografías de cielos nubosos es el “HDR”. Dicha técnica consiste en realizar fotografías de alto rango dinámico lo que te permitirá, mediante la unión de varias fotografías, obtener detalles tanto en las luces como en las sombras. Puedes hacerlo de dos maneras: utilizando la función braketing o de modo manual.

  • Bracketing: es una función en la cual, al activarla, la cámara tomará una ráfaga de fotografías iguales pero con diferentes niveles de exposición: tonos claros, medios y oscuros.
  • Manual: consiste en tomar las fotografías pero, al no contar con la función braketing en tu cámara, deberás ajustar los valores de exposición (velocidad de obturación, sensibilidad ISO o apertura del diafragma) manualmente entre toma y toma.

Una vez tengas todas las tomas, podrás realizar una fotografía HDR directamente desde la cámara (si es que tu cámara tiene incorporada dicha función) o bien desde el ordenador con algún software idóneo.

Te recomiendo que le eches un vistazo al siguiente articulo si quieres conseguir fotografías HDR.

6. Anímate a utilizar filtros

Un filtro polarizador, por ejemplo, te ayudará a añadir contraste entre las nubes y a darles un poco más de definición. Al contrario de lo que pueda parecerte, los filtros polarizadores no son solo útiles los días soleados ya que también te ayudarán a cortar la neblina que se produce cuando el sol atraviesa las nubes, logrando fotografías más nítidas. Los filtros de densidad neutra también te serán muy útiles si quieres convertir las nubes en mantos de seda mediante largas exposiciones.

Larga exposicion con un filtro ND (Densidad neutra)
Larga exposicion con un filtro ND (Densidad neutra)

7. Protege bien tu equipo

Cuantas más nubes haya en el cielo, mayores serán las probabilidades de que una lluvia arruine no solo tu sesión de fotos, sino también tu equipo, si no lo resguardas adecuadamente. Procura hacerte con una buena mochila fotográfica impermeable o bien, lleva contigo unas bolsas de plástico para proteger tu cámara y objetivos.

8. Mantén el horizonte bajo

Si quieres realzar aún más al cielo, recuerda la “regla del horizonte”: cuanto más bajo ubiques al horizonte dentro del encuadre, mayor protagonismo ganará el cielo (y viceversa). Dependiendo de si quieres que las nubes sean tus protagonistas o bien, si quieres que éstas sean un elemento de fondo que añada mayor dramatismo, deberás ubicar el horizonte de modo tal que refuerce el mensaje que intentas transmitir con tu fotografía.

El horizonte bajo le da mayor protagonismo al cielo.
El horizonte bajo le da mayor protagonismo al cielo.

9. Ten paciencia

No todas las nubes son dignas de ser retratadas, por lo que, no debes salir a fotografiar cuanta nube se cruce por tu camino. Procura retratar nubes interesantes y que te permitan capturar la atención de los espectadores o bien, que potencien o refuercen al resto de los elementos presentes en la escena.

10. Añade elementos extra

En la fotografía de cielos nubosos, no solo se trata de salir a capturar una nube que deje a todos con la boca abierta. El cielo está repleto de objetos que puedes utilizar en tus composiciones, no los dejes fuera.

El cielo está lleno de elementos que puedes utilizar.
El cielo está lleno de elementos que puedes utilizar.

Que unas cuantas nubes no te impidan salir a disfrutar de una jornada fotográfica espectacular.

Fotografía de Paisajes