10 Maneras de Conseguir Fotos Creativas Con la Velocidad de Disparo de tu Cámara

En fotografía, hay una línea muy fina que separa al fotógrafo que simplemente toma fotografías de aquel que las hace, y esta línea se pasa con el tiempo y la dedicación, pero sobretodo con la curiosidad y las ganas de aprender y de dominar la técnica sin dejar que ésta te domine a ti. Y aunque hay demasiados conceptos y técnicas para fotografiarlo todo, lo cierto es que prácticamente todo lo conseguirás gracias al conocimiento del triángulo de exposición: Apertura de diafragma, Velocidad e ISO.

Variables del triángulo de exposición

Hagamos pues un breve y rápido repaso antes de empezar:

Apertura del diafragma: Controla la entrada de luz a través del objetivo. Cuanto más abierto esté el diafragma, más luz entrará y menor profundidad de campo o zona enfocada en la imagen. Cuanto más cerrado, menos luz entrará pero aumentará la profundidad de campo.

ISO: Es la sensibilidad de tu sensor a la luz. Si dispones de más luz, podrás trabajar a una ISO baja, si por el contrario dispones de poca luz, necesitarás probablemente aumentarla. Recuerda que la ISO se asocia directamente al ruido en la imagen (más ISO más ruido).

Velocidad de obturación: Es la velocidad a la que se abre y cierra el obturador, es decir, el tiempo en que este permanece abierto una vez aprietas el obturador de tu cámara. Cuanto menos tiempo permanezca éste abierto, más podremos congelar la imagen. Si por el contrario, queremos imprimir movimiento en la escena, lo mejor es trabajar a velocidades lentas, donde el obturador permanece más tiempo abierto.

Recuerda que no puedes controlar los parámetros anteriores, a menos que salgas de la “zona de confort” que seguro te proporciona el modo automático, y te sumerjas en el modo manual o en alguno de los modos semiautomáticos de los que dispones. Si aún no lo has hecho,  esta es una gran manera de empezar 😉

Y ahora, una vez repasado un poco los conceptos que forman el triángulo de exposición, vamos a centrarnos en la velocidad y en todo lo que puedes conseguir con ella con sólo conocerla, ni te lo creerás 😉 ¿Lo vemos?

1. Barrido

¿Has visto alguna vez esas imágenes que son la sensación de velocidad hecha fotografía, de un Fórmula 1, de un ciclista, un corredor, etcétera, congelado en la imagen mientras el fondo aparece movido? Pues esa imagen se ha conseguido ni más ni menos que con un barrido, y el barrido se consigue ni más ni menos que jugando con el movimiento de la escena y la velocidad de tu cámara. No hay una fórmula mágica (bueno sí, practicar) pero los barridos se consiguen persiguiendo con la cámara el movimiento de lo que vas a fotografiar, a una velocidad de entre 1/30 a 1/60 (más o menos dependiendo de la luz ambiente, la ISO, etcétera) para que éste quede impregnado en la imagen, pero tu protagonista permanezca lo más estático posible.

6681826143_c5a6da7383_o
El barrido proporciona sensación de velocidad

2. Lightpainting

Esta es sin duda, una técnica con infinitas posibilidades que mezcla tus habilidades pictóricas con las fotográficas. ¿Has probado alguna vez a pintar con luz en una imagen? ¿No? Entonces tienes que atreverte a intentarlo ;-). El lightpainting se consigue a través de velocidades lentas, una fuente de luz en movimiento (velas, linternas, etcétera), un entorno con poca luz e imaginación sin límites 😉

2653254686_a5a6ff49d1_b

3. Efecto sedoso de agua

Este es un efecto que estoy segura que no te ha pasado desapercibido cuando has observado alguna imagen de paisaje en la que aparece agua. En algunas de estas imágenes, el agua tiene una textura sedosa, como si de un cuadro se tratara. Esta imagen también se consigue jugando con la velocidad a través de una velocidad lenta. Un buen paisaje con agua en movimiento, un trípode, un filtro de Densidad Neutra (que nos permite rebajar la luz ambiente y trabajar con velocidades más bajas de lo normal) y un paisaje con luz tenue, te permitirá obtener estas maravillosas imágenes.

4. Zooming

Podríamos decir que es una especie de barrido pero en el que el movimiento lo aportamos nosotros a través del zoom de nuestra cámara. Seguro que también has visto esas imágenes en las que el protagonista aparece rodeado de una especie de túnel del tiempo, él detenido en el centro, y el resto en movimiento. Pues esta imagen de ciencia ficción también es una mezcla de movimiento y velocidad de obturación baja. Si te interesa, échale un vistazo a este artículo que te indica paso a paso cómo conseguir este tipo de imagen.

6548807027_ea552abe7f_b
Un Zooming muy abstracto 🙂

5. Fotografía de estrellas

Si eres de los que disfruta de las noches al aire libre contando estrellas, observando la vía láctea y buscando tu horóscopo en el cielo, tienes que atreverte a fotografiarlas porque los resultados son casi tan mágicos como yacer estirado con la vista en el cielo rodeado de paz y universo. Si dispones de un trípode, una cámara con controles manuales y un cielo cubierto de estrellas, esta es tu oportunidad de obtener una de estas maravillosas imágenes.

11297730305_e0828e0732_o
Fotografía de estrellas

6. Alta velocidad: Una gota de agua

No todo se consigue con velocidades lentas, también podemos irnos a la magia de la alta velocidad o cómo congelar una imagen imposible. Una forma sencilla de ponerlo en práctica es en tu propia casa, montando un mini estudio casero a la caza de una gota de agua cayendo sobre un líquido. Y quien dice una gota de agua dice una galleta cayendo en un vaso de leche, o un globo estallando en el instante preciso en el que el obturador se cierra. Para este tipo de imágenes, nos vamos al otro extremo, necesitaremos velocidades muy altas y mucha, mucha luz. La idea es intentar captar el instante preciso en el que sucede la acción.

4203622857_3cabc1c26f_b
Imagen tomada con alta velocidad

 7. Niebla

Las fotografías con niebla suelen ser imágenes llenas de magia y misterio. Y una forma de potenciar y acentuar la niebla y la atmósfera que genera, es a través de la velocidad. Con velocidades bajas, obtendrás más textura en ella, más recorrido y más presencia de ésta en la imagen.

14073213898_04309fb624_k
Crea más atmósfera con niebla y velocidades bajas

8. Nubes

Puedes utilizar las nubes como un elemento estático que acompaña a tu imagen, como protagonista, como marco de la imagen, o como elemento en movimiento contrastado con la quietud del resto de la escena.

7028556263_c616005ffa_o
Nubes en movimiento

9. Libre creatividad

Desafiar lo establecido, burlar la nitidez o buscarla al extremo, retratos movidos, barridos verticales… Una vez domines velocidad y diafragma, no habrá técnica que se te resista 😉

6802191916_f5ee3b1a93_k
Sé creativo

10. Movimiento y sujetos estáticos

El contraste entre elementos siempre nos llama la atención cuando observamos una imagen. Un personaje estático rodeado de personas que se dirigen precipitadamente hacia algún lugar, hace que nuestra vista se dirija automáticamente a aquello que resalta por su diferencia; en este caso el sujeto estático, o al revés, una escena estática y un objeto en movimiento, dirigirá nuestra mirada a aquello que se mueve.

Como ves, la velocidad tiene infinitos usos y aplicaciones, tanto si eres un obseso de la nitidez, como si lo eres del retrato del movimiento. Sea como sea, conocerla y dominarla te abrirá un mundo enorme de posibilidades fotográficas, creativas e imaginativas que ni imaginas 🙂 Así que manos a la obra y anímate a practicar con ella. Como siempre, en la práctica está la clave del aprendizaje.

Espero que te haya resultado útil e interesante. Si es así compártelo con alguien más a quién creas que le puede resultar interesante (Facebook, Google+ o Twitter) Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

eBook Modo Manual