Fotografías cortesía de: Ultra_Nancy,brenkee,Felix_Broennimann,slon_dot_pics,blickpixel,-jell-,Ed Visoso, Bajo Licencia de Creative Commons

Objetivos Zoom o de Focal Fija, ¿Qué es Mejor?

💡 ¿Dudas a la hora de comprar tu próximo objetivo? No te pierdas nuestra guía con todos los consejos a la hora de adquirir uno y nuestras mejores recomendaciones.

Esto de la fotografía es un continuo dudar de todo, ¿verdad? Réflex o sin espejo, formato completo o APS-C, muchos megapíxeles o mejor no tantos, este modelo o mejor el anterior, esta marca o mejor esta otra, zoom o focal fija… hay tantos dilemas fotográficos que muchas veces no sabemos ni por dónde empezar. Y lo mejor, cuanto más sabes de fotografía, más dilemas tienes, así que, por suerte, nunca vas a dejar de aprender en este sentido 😉 .

Sin duda, uno de esos dilemas fotográficos llega cuando pretendemos dar un salto cualitativo en nuestras imágenes; cuando hemos trasteado una buena temporada con nuestro objetivo del kit, lo hemos exprimido al máximo, le hemos dado muchas oportunidades, pero llegamos a la conclusión de que no puede darnos los resultados que estamos buscando. Normalmente el principal motivo que nos impulsa a dar ese salto hacia otro objetivo, es la falta de luminosidad.

Es por ello que nos lanzamos a la caza de un objetivo lo más luminoso posible. Ahora bien, llegamos a la primera pregunta: ¿zoom o focal fija? Pues como siempre, no hay una respuesta única, vamos a verlo.

colección de objetivos
¿Zoom u óptica fija?

Ventajas de una óptica zoom

Por mucho que hayas oído que una focal fija es lo mejor que te puede ocurrir lo cierto es que, como siempre, dependerá de tu forma de trabajar, o de lo que quieres conseguir en fotografía. Porque tanto zoom como focales fijas tienen sus ventajas 😉 , veamos primero las ventajas del zoom, seguro que algunas de ellas las conoces bien:

  • Comodidad. Poder encuadrar una escena sin necesidad de moverte, o poder re-encuadrar simplemente moviendo el zoom adelante y atrás, la verdad es que es de lo más cómodo ;-).
  • Rapidez. Como, en principio, no necesitas cambiar de óptica, con un zoom apuntarás y dispararás sin peligro de perder una imagen por perder el tiempo cambiando la óptica, o acercándote/alejándote más, etc.
  • Ligereza. Sí, no me malinterpretes, un zoom no es más ligero que un 50mm fijo, pero sí es más ligero un zoom 18-200 que un 20mm fijo + un 24mm fijo + un 35mm fijo, + un 50mm fijo, + un 80mm fijo… 😉
  • Economía. Ligado al anterior punto, con un solo objetivo cubres varias focales que en óptica fija se convertirían en varios objetivos y, por lo tanto, varias inversiones de diferente consideración.
  • Seguridad. Como no necesitamos cambiar de óptica, no exponemos el espejo y los mecanismos internos.
  • Calidad. Cuando decimos que las ópticas fijas tienen una mayor calidad que los zoom, esto es sólo relativo. Es cierto que el objetivo del kit suele estar fabricado con materiales baratos para poder hacerlo competitivo, pero lo cierto es que hay zooms de gran calidad e incluso de gran luminosidad en el mercado. Eso sí, hay un gran PERO, son carísimos. Y cuando digo carísimos, digo carísimos ;-). Así que para alguien aficionado es un desembolso exagerado. Es por ello, que si hay que competir en precio y calidad contra una focal fija, la cosa está complicada ;-).
fotografía de un objetivo zoom
Objetivo zoom

Ventajas de una óptica de focal fija

  • Luminosidad. Este es el principal motivo por el que deberías tener al menos una óptica fija. La luminosidad de un objetivo se mide en su apertura de diafragma, cuanto más bajo sea el valor de la misma (por ejemplo, mejor f/1.4 que f/5.6) más luminoso es. Esto implica varias cosas, todas muy positivas:
  • Podrás jugar con la profundidad de campo. Seguro que te has plantado alucinado más de una vez ante una imagen donde hay un fondo desenfocado y una pequeña porción de la escena enfocada, centrando así instantáneamente tu atención en ese punto. Bien, eso se consigue jugando con la apertura del diafragma, por ello, cuanta más tenga, más acusado podrá ser este desenfoque en tus fotos.

  • Podrás trabajar en situaciones de poca luz conservando la nitidez al no tener que aumentar la ISO o reducir el tiempo de obturación.
fotografía PINZAS PARA ROPA
Apertura y profundidad de campo
  • Menor peso. Sé que ya lo hemos dicho para el zoom, pero lo cierto es que, si no pretendemos competir con todas las distancias focales de un zoom, las ópticas fijas suelen ser más ligeras que los zoom. Ahora bien, te diré un secreto, en objetivos, mal que nos pese, más peso suele indicar: mejor objetivo. Así que si vas a comparar dos objetivos de la misma distancia focal y uno no pesa nada y el otro bastante más, suele significar que los materiales con los que está construido son mejores.
  • Económico. Sí, me explico. Si quieres competir entre un zoom con una apertura digamos f/2 y una focal fija de la misma apertura, verás que la diferencia de precios es abismal. Un zoom con una apertura de este estilo tiene precios prohibitivos, mientras que en una focal fija tiene un precio muchísimo más reducido. De hecho puedes aumentar uno o dos puntos de luz y sigue siendo a precios muy asequibles.
  • Creatividad. Podríamos decir comodidad vs creatividad porque, si bien un zoom es cómodo por definición, el conseguir casi sin esfuerzo acercarnos o alejarnos de las cosas, hace que nuestra creatividad se resienta fácilmente. Con una óptica fija, el zoom eres tú, te obliga a moverte, a pensar, a variar el ángulo, en definitiva, te obliga a ser creativo y no hay nada mejor para una mente fotográfica como la tuya, que trabajar la creatividad.
Retrato de una chica entre flores
Creatividad
  • Resistencia. Una óptica fija, tiene muchos menos engranajes y cristales susceptibles de romperse que un zoom y, por lo tanto, muchas menos posibilidades de que uno de ellos se rompa. Además, con la obsesión de abaratar costes para los kits de iniciación, los materiales con los que están construidos estos zoom, son más sencillos y de menor calidad.
  • Nitidez. Recuerda que siempre decimos que cualquier cosa colocada delante de tu objetivo resta nitidez a la imagen. A veces es casi imperceptible, como cuando colocamos un filtro de buena calidad para proteger la óptica, pero cuantos más cristales coloquemos delante de éste, menor será la nitidez final de la imagen. Una óptica fija, al no tener estos cristales, es de por sí mucho más nítida, y produce menos aberraciones y deformidades.
  • Discreción. Si bien hay ópticas fijas de gran tamaño, lo cierto es que las más usadas o estándar (50mm o 35mm) son muy ligeras y discretas, permitiéndote hacer un tipo de fotografía menos intimidatoria que trabajando con un objetivo zoom: retratos, fotografía de calle, eventos, etcétera.
Retrato de una chica con una cámara
Discreción

¿Debo decantarme siempre por uno o por otro?

Rotundamente no. Dependerá del tipo de fotografía que te propongas hacer y cómo eres como fotógrafo. Si cubres, por ejemplo, eventos deportivos y necesitas acercarte mucho a tus protagonistas pero no tienes demasiada movilidad, es posible que un zoom sea lo más necesario y lo que te dé mejores resultados. En cambio, si lo que quieres es luz a toda costa, nitidez, ligereza y discreción, ve a por una óptica fija. O incluso puedes combinarlas dependiendo de los intereses del momento.

Pero  recuerda, las limitaciones te las pones tú. Si sólo tienes un objetivo del kit, exprímelo al máximo, aprovecha sus virtudes y aprende a conocerlo para sacarle el mayor partido. Así como si sólo tienes una óptica fija, lo mismo. No necesitas grandes equipos para hacer fotografías maravillosas, la foto la hace el fotógrafo y, el resto, tiene una importancia muy, muy, relativa. Sé feliz con lo que tienes y disfruta, ¡feliz fotografía!

Ah, y si te ha gustado y te ha parecido útil, ayúdanos a hacer que llegue a la mayor gente interesada posible compartiéndolo en tu red social favorita o en todas. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂 .

eBook Lightbook