silueta de fotógrafo
Fotografías cortesía de: Alex Azabache, Michael Henry, Quentin billington, Kajetan Sumila, corina ardeleanu, Izzy Gerosa, Billy Williams, Bajo Licencia de Creative Commons

Cómo hacer mejores fotos con cámaras automáticas y semiautomáticas

No sé cuántas veces te habremos animado a abandonar el modo automático de tu cámara y lanzarte al modo manual para tener un control absoluto de la escena, ahora bien, ¿es el modo automático el verdadero enemigo?, ¿lo es el modo semiautomático?, ¿y si tu cámara solo dispone de ellos?

El modo automático y los semiautomáticos pueden serte muy útiles en algunas ocasiones y con algunos trucos podrás conseguir buenos resultados con ellos cuando la rapidez sea esencial o cuando fotografíes con cámaras que no dispongan de modo manual.

cámara fotógrafo con diales de modos

¿Cuándo utilizar el modo automático?

El modo automático (Auto) es el que menos control nos proporciona de la escena, pero también es el más rápido, lo que lo hace ideal para algunas ocasiones:

  • Cuando te inicias en fotografía y estás hecho un lío con los ajustes, va bien para ir «entrando en calor».
  • Cuando tu cámara no dispone de ningún otro tipo de modo 😉 .
  • Cuando te encuentras en un entorno muy cambiante y necesitas ser muy rápido.
    • Por ejemplo en fotografía de viaje (mercados al aire libre), fotografía callejera, etc.
  • Si necesitas centrarte en la composición.

El modo automático ha mejorado mucho a lo largo de los años así que, si bien es difícil obtener resultados tan ajustados como con el manual, con algunos trucos que veremos más adelante, salvarás la mayoría de situaciones con buena nota.

¿Cuándo utilizar alguno de los modos semiautomáticos de tu cámara?

Los modos semiautomáticos son los que más te recomiendo, ya que te otorgan un elevado grado de rapidez a la vez que te permiten controlar muchísimo más el resultado final de la escena.

Con los modos semiautomáticos podrás controlar la apertura de diafragma o la velocidad de obturación, mientras que el otro valor lo decidirá la cámara. Si tu cámara dispone de ellos, y ya te sientes cómodo con ella, te recomendaría utilizarlos siempre.

¿Cómo utilizar los modos semiautomáticos de tu cámara?

Para aprender a utilizar los modos semiautomáticos, primero hay que entender cómo funcionan las variables de lo que conocemos como triángulo de exposición:

Como puedes ver en el gráfico anterior, las tres variables con las que jugamos para controlar la exposición son ISO, apertura de diafragma y velocidad de obturación.

ISO

Es la sensibilidad del sensor a la luz. Cuanto más alto es el valor, más sensible es (puede captar más luz). Como efecto colateral, a medida que aumentas la sensibilidad, aumentarás también el «ruido» de tu fotografía. En definitiva, al subir la ISO tienes más luz disponible, pero también pierdes calidad de imagen.

Por el contrario, a valores bajos de ISO conservas la calidad de imagen, pero tienes menos sensibilidad a la luz (el sensor es menos sensible a la luz).

Por regla general, mantén la ISO al mínimo posible. Si necesitas más luz por que está oscuro, entonces súbela vigilando el nivel de ruido, pues en algunas fotos no te molestará y preferirás tener foto aunque sea con ruido a no tener y en otras buscarás más nitidez.

Apertura de diafragma

La apertura de diafragma controla la cantidad de luz que dejas pasar por tu objetivo hasta el sensor. Dentro del objetivo encontramos unas palas, que forman un agujero más o menos grande en función de la apertura de diafragma que le indiquemos.

Por otro lado, la apertura de diafragma afecta a la cantidad de zona enfocada en la imagen o lo que en fotografía conocemos como profundidad de campo. Cuanto más abras el diafragma, menos zona enfocada tendrás en la imagen (valor f/bajo) . Cuanto más lo cierres, más zona enfocada tendrás en tu fotografía (valor f/elevado).

Puedes verlo en el siguiente gráfico:

O si prefieres, Mario te lo explica de forma sencilla:

Velocidad de obturación

La velocidad de obturación es la velocidad a la que se abre y cierra el obturador de la cámara. Mientras el obturador está abierto, dejamos pasar la luz al sensor, lo que significa que cuanto más tiempo lo tengamos abierto, más luz tendremos (velocidades lentas).

En cambio, cuanto más rápido abrimos y cerramos el obturador, menos luz dejamos entrar al sensor (velocidades elevadas).

La velocidad de obturación no solo afecta a la entrada de luz, sino que también está directamente relacionada con la capacidad de «congelar» o no el movimiento que sucede frente a la lente. En el siguiente gráfico lo verás con mayor claridad:

En el siguiente conjunto de imágenes puedes ver cómo la velocidad de obturación afecta directamente a la capacidad de congelar o no el movimiento.

distintas velocidades de obturación

Las tres variables del triángulo de exposición son la base de cualquier técnica fotográfica que quieras hacer en un futuro, así que te recomiendo que le dediques un tiempo a entenderlas para, sobre todo, aprender a utilizar el modo semiautomático, pero también para entender cómo funciona el modo automático de tu cámara.

Dicho esto, veamos cómo fotografiar con el modo semiautomático de tu cámara.

¿Cómo fotografiar en modo semiautomático?

Los modos semiautomáticos son los más utilizados en fotografía, ya que, como te he comentado, aúnan un buen control del resultado final de la imagen con la rapidez.

Modo de prioridad a la apertura de diafragma

En este modo semiautomático, eres quien controla la apertura de diafragma y la cámara, de forma automática, establece una velocidad para obtener una exposición correcta.

Por mucho que pensemos que los profesionales siempre trabajan en modo manual, lo cierto es que el modo que más se utiliza es el de apertura de diafragma, ya que te permite controlar no solo la cantidad de luz sino la profundidad de campo. Algo absolutamente decisivo cuando pensamos en el resultado final de nuestra imagen.

Recuerda que si quieres un fondo completamente enfocado, debes cerrar el diafragma (valor f/elevado) y si quieres un fondo desenfocado, cuanto más abras el diafragma (valor f/bajo), más desenfocado será.

Puedes ver la diferencia en las dos imágenes que te adjunto a continuación:

Modo de prioridad a la velocidad de obturación

Si la velocidad de obturación es decisiva en tu imagen, bien porque quieres congelar el movimiento o bien porque quieres plasmarlo en tu imagen como en las fotografías de efecto sedoso, este es el modo semiautomático que deberás utilizar.

En este caso, tú decides la velocidad de obturación, y la cámara ajustará la apertura de diafragma de forma automática para obtener una exposición correcta.

Recuerda que a velocidades más lentas, el obturador permanece abierto más tiempo abierto y, por lo tanto, el movimiento queda impreso en la imagen. A velocidades más rápidas, por el contrario, eres capaz de congelar el movimiento, ya que el obturador permanece menos tiempo abierto.

Puedes verlo en los siguientes ejemplos:

Consejos para hacer fotos en modo automático

Si bien en el modo automático no podemos decidir los ajustes en el momento de la toma de la fotografía, podemos tomar conciencia de las limitaciones de este modo de disparo, para intentar ponérselo fácil.

  1. Configura la cámara en modo RAW: Es el que más calidad de imagen te ofrece, ya que es el que almacena más información. Si tu cámara dispone de este tipo de archivo, no te lo pienses, te permitirá acabar de ajustar la exposición en la edición con buen resultado.
  2. Busca escenas de bajo contraste: Las cámaras, por muy buenas que sean, tienen un rango dinámico limitado (la capacidad de obtener detalle en luces y sombras simultáneamente).
  3. Utiliza el botón de bloqueo de exposición: Quédate con este punto porque va a marcar un antes y un después en tus fotografías. El bloqueo de exposición te permite fijar la exposición de la zona de la imagen que decidas y mantenerla hasta tomar la fotografía. Esto te permite escoger la exposición de la zona que quieras y no la que tu cámara decida en función de la composición. Para una explicación detallada, échale un vistazo a nuestro artículo sobre el bloqueo de exposición.
  4. Activa las líneas para ayudarte a componer: Si dispones de la acción de activar la cuadrícula en pantalla, te será muy útil para componer tus fotografías, para buscar punto fuerte de la regla de los tercios o mantener el horizonte recto.
  5. Evita el uso del zoom digital: Si tu cámara dispone de zoom digital, evita utilizarlo, la calidad de imagen se resiente muchísimo. Es mejor incluso no usarlo y recortar la imagen a posteriori para «acercarnos más» al sujeto.
  6. Utiliza los modos de escena: Están pensados para ajustarse a diferentes escenarios que puedas encontrar, y pueden ser útiles cuando trabajes en modo automático. Por ejemplo, el modo paisaje, por ejemplo, te ofrecerá una amplia profundidad de campo, el modo retrato, una profundidad de campo más reducida, el modo deporte, una velocidad de obturación elevada, etc.
  7. Desactiva el flash: Es preferible que sujetes bien la cámara o utilices un trípode si es necesario. El flash integrado de la cámara es una luz muy dura y de poco alcance, que suele desmerecer mucho el resultado final de la fotografía.
cámara compacta modo automático mujer

¿Creías que no ibas a poder aprovechar tu cámara sin dominar el modo manual? Espero haberte demostrado que sí, es posible. Tanto si tienes una cámara compacta o similar sin la posibilidad de trabajar en otro modo, como si dispones de una cámara con modos también semiautomáticos, ambos te ofrecen una velocidad de reacción más que interesante a la hora de fotografiar.

Porque en el fondo, lo más importante es sentirse cómodo fotografiando, disfrutar del momento, aprender poco a poco y saber identificar que cada tipo de fotografía puede necesitar un modo diferente. Si necesitas rapidez y control, los modos semiautomáticos son tus mejores aliados. Si solo dispones de modo automático, podrás centrarte en la composición y el instante, y aplicando los consejos que te he dejado más arriba, conseguir resultados excelentes.

¿Sabes de alguien a quien pueda ayudar este artículo a parte de a ti mismo? Ayúdanos a darle difusión para llegar al mayor número de fotógrafos/as posible.

Muchísimas gracias por leer hasta aquí. Nos leemos en el próximo artículo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.