15 Errores Muy Frecuentes en Fotografía de Retrato (¿Te Identificas Con Alguno?)

La fotografía y los retratos son el matrimonio ideal, al menos mientras conviven pacíficamente dentro de los límites del encuadre.

Las poses, las miradas, los gestos y las sensaciones que éste tipo de fotografías son capaces de transmitir se ven fácilmente amenazadas por descuidos u errores que pueden ponerle fin a esta apasionante convivencia.

El problema surge cuando, más confiados por obtener la fotografía final que tienes en tu mente que por trabajar para lograrla, pasas por alto ciertos detalles que pueden terminar llevando al divorcio a esta magnífica unión.

Es por ello que en el artículo de hoy te he preparado una lista de los errores más frecuentes de la fotografía de retratos para que, la próxima vez que te dispongas a tomarlos, no hagas tambalear esta hermosa relación.

Presta atención a los siguientes errores de modo de que no los cometas en el futuro cercano y fíjate en la importancia de no hacerlo, apreciando las hermosas fotografías que han podido sortearlos con éxito:

1. Pasar por alto los fondos: No importa cuán profesional sea tu modelo y las espectaculares poses que haga para ti si algún elemento del encuadre le quita protagonismo. Pasar por alto el fondo en tus fotografías de retratos puede ser un error garrafal. Intenta minimizar o eliminar del encuadre todos aquellos elementos que puedan llegar a distraer a la mirada del espectador de tu protagonista. Cuanto mayor contrate el modelo con el fondo, la atención se centrará más en éste. Intenta utilizar aperturas de diafragma grandes (mayor desenfoque) o fondos lisos o uniformes.

Un buen fondo fondo viste al retrato
Un buen fondo fondo viste al retrato

2. Solo concentrarte en las fotos: en la fotografía de retratos, la interacción entre el modelo y el fotógrafo lo es todo, incluso más que las fotografías resultantes. Si no logras conectar con tu modelo, tus fotografías de retrato lo padecerán. Es muy importante que te esfuerces por hacer sentir a tus modelos cómodos, tranquilos y confiados. Si notas que tu modelo está un poco tenso, intenta hablar con él y darle confianza, o bien, acércale algún objeto u elemento con el que éste pueda interactuar de modo de que se sienta más tranquilo y se “olvide” de que tu estas allí retratándolo. De este modo, tus fotos no solo saldrán más naturales, sino que la experiencia de trabajar contigo será más agradable.

3. No trabajar los colores: los colores son otro importante elemento compositivo que no puedes pasar por alto a la hora de trabajar con tus modelos. Éstos pueden ayudarte a que tu modelo gane fuerza o por el contrario, si los pasas por alto, la pierda. Utiliza los colores para contrastar a tu modelo y resaltar de este modo sus poses. Si estás haciendo tus fotos en un parque, intenta contrastar con tonalidades azules el verde césped o bien, si lo que quieres es hacer que se pierda entre estos, prueba con colocarle un vestido verde de modo de resaltar algún rasgo en particular, su mirada, etc. Haz la prueba, los resultados te sorprenderán.

El fondo verde y la capa verde resaltan al sujeto
El fondo verde y la capa verde resaltan al sujeto

4. Romper las reglas: si bien la regla de los tercios es una regla que está para romperse, en la fotografía de retratos quizás sea mejor dejarla intacta. Colocar a tu modelo en el centro del encuadre le quitará expresión y sorpresa a la fotografía. Sitúalo en los puntos de mayor atracción dentro del marco de modo de potenciar las sensaciones que trasmite en cada una de sus poses. Romper las reglas es todo un arte, pero respetarlas también lo es.

5. No cortar cabezas: no te preocupes que no irás preso. Una forma muy efectiva para generar cierta tensión en tus retratos es cortando parte de la cabeza dejando que la atención se centre en los aspectos más llamativos del rostro. Recorta ligeramente por encima de la frente y centra la mirada en los ojos. Anímate, ponte a cortar cabezas.

Cortar cabezas no es un error, no hacerlo si.
Cortar cabezas no es un error, no animarte a hacerlo si.

6. Perderte los detalles: en una fotografía de retratos, no siempre tiene que salir el modelo completo dentro del encuadre, ya que hay ciertos detalles que ameritan que te concentres en ellos ¡No los pases por alto! En la medida que te acerques a tu modelo, utilizando un primerísimo primer plano o un plano de detalle, podrás centrar la atención en ese elemento tan llamativo y característico de tu sujeto, ya sean sus labios, su nariz o sus ojos, o cualquier otro rasgo que merezca ser retratado. Eso sí, ten cuidado de no añadir elementos que distraigan la mirada o no aporten nada a la fotografía. Mantente simple.

No pases por alto los detalles
No pases por alto los detalles

7. Dejarlos ciegos: la luz directa sobre los ojos es muy molesta por lo que intenta a toda costa no enceguecer a tus modelos. Ya sea con el uso de un flash, un foco o un reflector, procura que la luz no le fuerce a entrecerrar los ojos ya que de este modo, no podrá estar cómodo y lucir natural. Si aún no dominas tu flash, no te preocupes aquí está “Todo lo que Necesitas Saber Sobre el Flash Para Fotografía de Retrato”. Si bien es cierto que cuanta más luz mejor, esto no siempre es así. Lo importante es utilizar la luz necesaria para poder lograr las tomas que tienes en tu mente.

8. No enfocar la mirada: la mirada del modelo actúa como un imán para el espectador por lo que, si no salen completamente enfocados, pueden arruinar tus tomas. Ten en cuenta que, la mirada concentra su atención en aquellos objetos u sujetos enfocados y si bien es cierto que no siempre es necesario que los ojos salgan completamente nítidos, sobre todo si intentas dirigir la mirada del espectador hacia otro punto como puede ser la boca del modelo, si la mirada está visible, atraerá la atención del espectador directamente. La mirada trasmite muchísimas sensaciones por lo que te re comiendo que no las arruines. Presta especial atención a este pequeño detalle, especialmente cuando trabajes con muy poca profundidad de campo (aperturas de diafragma muy grandes: f/1.4, f/1.8, etc.).

La mirada dice mucho acerca del modelo
La mirada dice mucho acerca del modelo

9. No buscar la perfección: si algo en la toma no te ha convencido no lo dejes pasar por alto ya que, en la fotografía de retrato, ese detalle puede marcar la diferencia. Ya sea un mechón de pelo en la cara de tu modelo o un detalle del fondo fuera de lugar, intenta corregirlo, pero sin cortar la dinámica de la toma ni interrumpir al modelo. Todo debe de parecer natural, incluso los errores.

Cuando el todo es más que la suma de las partes
El todo es más que la suma de las partes

10. No cambiar la perspectiva: si bien es muy común, al utilizar un determinado plano, ponerse a la altura de los ojos del protagonista, esto no quita que puedas salirte un poco del libreto y anímate a cambiar la perspectiva en tus composiciones. Anímate, veras que los resultados son sorprendentes y fuera de lo común!

Una perspectiva picada le dará mayor vértigo a tus retratos
Una perspectiva picada le dará mayor vértigo a tus retratos

11. Revisar las fotografías constantemente: estar constantemente revisando como han salido las fotografías no solo le quitara dinamismo a la sesión sino que además, trasmitirá la sensación de que no estás muy seguro haciendo tu trabajo. Realiza una correcta medición y exposición y verifica el encuadre con una primer toma de prueba (explícale al modelo que esa toma es de prueba), revisa la fotografía para ver que todo este correctamente ajustado, pero quítate el mal hábito de estar constantemente haciéndolo. Debes evitar todo tipo de práctica que atente contra el dinamismo de la sesión de fotografías de retrato ya que, cuanto más dinámicas sean tus sesiones, mejor fluirá la inspiración para ambas partes: el modelo y tú mismo. Evita todo tipo de obstáculos que puedan llegar a interrumpirla.

12. Retratar solo su cuerpo (y no su esencia): la fotografía de retratos no solo se limita a retratar los rostros o las curvas de las modelos, sino todo lo contrario. Los retratos que mayor impacto causan son aquellos que logran capturar y transmitir la esencia de la persona que está siendo fotografiada. La dirección de la mirada, la expresión de su rostro y sus gestos, la posición de su brazos, la apertura de su boca, el peinado, etc. son un montón de elementos que te ayudaran a potenciar los sentimientos y mensajes que tus retratos deben llevar implícitos. Después de todo, la fotografía sin mensaje es solo una imagen. Existen varias formas para capturar las emociones, aquí te dejo algunas de ellas: “Trucos Para Llenar Una Foto de Emoción”.

Trasmite emociones
Trasmite emociones

13. No buscar inspiración: no buscar inspiración antes de una sesión de fotos es como salir a correr sin hacer el calentamiento previo. La inspiración para un fotógrafo de retrato es tan importante como su capacidad para improvisar, de hecho, es una excelente forma para potenciar la imaginación y para permitirte trabajar libremente: cuanto mayor tiempo planees tus tomas y lo que buscas con ellas, mayor tiempo podrás dedicarle a lo que mejor sabes: tomar fotos. Busca referencias acerca de cómo otros fotógrafos han realizado el mismo o un trabajo similar al que estas por comenzar tú. La búsqueda de inspiración es la parte más importante de la preparación, no la pases por alto.

14. Ser solo el fotógrafo: tú trabajo como retratista no se limita a oprimir solo el disparador de tu cámara sino que va mucho más allá, debes de convertirte en el director de toda la escena. Toma las riendas de la producción y preocúpate por sacar lo mejor de todas las personas que tengas a tu alrededor. Mantener un ambiente cómodo y agradable a la hora de trabajar aumentará las posibilidades de que el resultado final sea un éxito.

15. No ser tú mismo: el peor que puedes cometer siendo un fotógrafo es: dejar de ser tú mismo. No importa cuántos trucos, consejos y técnicas adquieras, cuantos trabajos de otros colegas estudies, cuántos libros leas ni cuantas fotografías hayas tomado si, después de todo eso, no sientes que tu impronta ha quedado plasmada en tus fotografías. Anímate a explotar los lugares más recónditos dentro de tu imaginación y a dejar que tu creatividad aflore. No tengas miedo, experimenta, prueba, echa a perder fotos, pero nunca dejes de divertirte. Eres un fotógrafo increíble, solo falta que te des cuenta.

Se fiel con tu fotógrafo interior
Se fiel con tu fotógrafo interior

Si nunca dejas de ser tú mismo, el matrimonio fotografía y retrato, habrá obtenido a su querido padrino!

Si el artículo de hoy te ha gustado, no dejes de compartirlo y comentarlo =) Saludos

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato