Fotografías cortesía de: skeeze, ana_J, Dino Kužnik, ponce_photography bajo licencia Creative Commons.

13 Ideas (Con Consejos) Para Tu Próximo Proyecto Fotográfico

Aunque oficialmente el año comienza el 1 de enero, muchos somos los que tenemos la sensación de que comienza en septiembre, con el curso escolar. Es así, contamos los años por cursos escolares, es lo que ocurre a los estudiantes, a los que se dedican a la enseñanza, a los padres con niños en edad escolar y algún despistadillo como yo que se quedó con la mente en su época estudiantil. ¿Y todo esto para qué te lo cuento? Pues muy sencillo, porque cuando pasa el verano o, mejor dicho, las vacaciones nos da por pensar en nuevos proyectos, en si dejamos o no de fumar, en plantearnos ir a un gimnasio y todo este tipo de cosas, son como los propósitos de año nuevo. Pero estamos en un blog de fotografía, ¿no? Pues por eso te voy a proponer una serie de ideas para los que os planteéis un nuevo proyecto fotográfico.

Hace algunas semanas publiqué un artículo sobre cómo llevar a cabo tu primer proyecto fotográfico, otro artículo lo dediqué a contarte los errores que había cometido yo con el mío, para que no te ocurriera lo mismo. Hoy me centro en ideas para terminar de ponértelo fácil fácil 😉

1. Una al día durante un año

Este es un clásico. Y yo creo que el más complicado pues se puede hacer demasiado largo en el tiempo y mantener la motivación no siempre es fácil. Si eres de los que tiran la toalla a la mínima o se cansan pronto porque necesitan novedades, tal vez no sea tu mejor proyecto. Sí lo es si eres constante y te gustan los grandes desafíos. Eso sí, aunque requiere constancia, es un ejercicio brutal, todos los días tienes que ejercitar el «músculo» creativo. ¿Tienes tiempo? ¡Pues adelante!

2. Una a la semana durante un año

Este es algo más suave y ligero que el anterior. También es largo en el tiempo y requiere constancia pero tienes toda una semana para realizar tu foto. Es más relajado pero también ejercita la creatividad y te mantiene activo. Puedes ponerte un día a la semana para no dejarte llevar, aunque tengas luego margen.

3. Fotografiar el mismo paisaje a lo largo de las diferentes horas del día

Un excelente ejercicio para aprender a entender la luz, a comprobar sus diferencias, observar sus distintos matices y ver cómo influye sobre un escenario. Un proyecto interesante y un gran ejercicio práctico. Mi consejo es que busques un escenario bonito y que en algún momento el sol salga o se ponga en un punto del encuadre. Haz una marca en el lugar exacto en el que colocas el trípode, fíjate bien (y señala) la altura a la que lo pones y anota la distancia focal. Así el paisaje será exactamente el mismo, sólo cambiará la luz. Te sorprenderás de lo que puede lograr ese «sólo».

4. Mismo paisaje en distintas estaciones

Este es un proyecto que puede quedar precioso. También te servirá para observar la luz, pues no sólo cambia a lo largo del día, sino también entre las distintas estaciones. Incluir un árbol en el encuadre o hacerlo protagonista puede ser una buena idea, pues en ellos se reflejan perfectamente las estaciones, con sus caídas de hoja, los frutos, etcétera. Puedes ver un ejemplo aquí o aquí. En este último no se ha disparado exactamente desde el mismo lugar, ¿ves la importancia de marcar el lugar desde donde disparas? 😉

5. Recrear cuadros de tu pintor favorito

Puede ser algo complejo (según cuál sea tu pintor favorito) que si lo trabajas bien y le pones mucha pasión te traerá grandes satisfacciones. Puedes ver como ejemplo el trabajo de Desiree Dolron que inspira sus fotografías en pintores flamencos del s. XVII. Ella juega fundamentalmente con la iluminación y el retoque.

Otra opción es realizar un remake de clásicos de la pintura, como hizo, por ejemplo, Annie Leibovitz para Vogue.

Y quien dice pinturas también dice películas, canciones o novelas. ¿Qué es lo que más te inspira además de la fotografía? Pues eso, eso es lo que puedes perseguir, aunar dos de tus pasiones 😉

6. Reinterpretar (no copiar) a tu fotógrafo favorito

Seguro que tienes algún (o algunos) fotógrafo favorito, alguien a quien sigues especialmente, que te inspira de verdad. Pues la idea es reinterpretar su trabajo, que no es lo mismo que copiar. Me explico. Analiza sus fotografías, qué es lo que te gusta de ellas, lo que más te atrae, las líneas, la luz, el mensaje… Sea lo que sea lo que te inspire, cuando lo tengas claro, intenta hacer tus propias fotos trabajando ese aspecto que tanto te atrae. Serán tus fotos, con tu sello pero con la esencia que te gusta de ese autor.

7. Retratar a todos los miembros de tu familia

Aunque realizar un retrato puede parecer fácil, no lo es en realidad. Aquí lo fácil es que al ser tu familia juegas con dos ventajas de partida, la cercanía física (si vives lejos de ellos seguro que en algún momento los ves y si no te centras en los que tienes más cerca) y que los conoces. Un retrato de verdad, uno que atrapa de inmediato la atención del público es aquel que capta más allá del rostro. Cuéntale a tu público cómo es tu familia sólo con imágenes.

8. Meteorología

Otro proyecto que puede ser interesante es realizar una serie meteorológica, es decir, fotografiar los distintos fenómenos meterológicos: lluvia, viento, tormenta, niebla, nubes, tornado, etcétera. En este artículo puedes contemplar distintas fotografías realizadas en diferentes momentos meteorológicos, para que veas el encanto de cada uno de ellos. Eso sí, te recomiendo que protejas tu equipo (no que lo escondas 😉 ).

9. Fotografiar la luna durante varios meses en distintos escenarios

Para los lunáticos, románticos o nocturnos (o todo junto) traigo esta idea. Se trata de capturar la luna desde distintos lugares. La luna, sea llena o en cuarto creciente, sola en una imagen no tiene tanto encanto como si la encuadras en un lugar interesante, de hecho puede quedar muy aburrida, como ejercicio está bien, pero si quieres algo más, no la dejes sola ;).

Busca distintos escenarios y deja que la abracen. Cada mes un escenario distinto, los meses los decides tú, seis, doce, veinticuatro… 😉 Aquí tienes 13 consejos para fotografiar la luna, si te atrae este proyecto ¡no te los pierdas!

Luna y compañía
Luna y compañía

10. Fotografiar distintos deportes

Si eres amante de los deportes puede que este sea tu proyecto. Selecciona una serie de deportes, por ejemplo, de riesgo, o de pelota, o de gimnasia. Procura que sean similares para que el proyecto tenga una mayor coherencia y céntrate en un aspecto del deporte, que puede ser el sacrificio, el compañerismo, la superación o lo que más te interese o te atraiga del deporte en general o de esos en particular.

11. Retratar las mascotas y sus dueños

Tal vez lo tuyo no sea el deporte y sin embargo te pirren los animales. Pues aquí tienes otra idea, pide a todos tus familiares y amigos que se presten a retratarse con sus mascotas. Tal vez puedas demostrar eso de que toda mascota acaba pareciéndose a su dueño, ¿o era al revés? 😉

Mascotas y dueños
Mascotas y dueños

12. Antes y después

¿Te gusta mucho tu ciudad? ¿Sabes cómo ha cambiado realmente en los últimos cincuenta o cien años? Busca fotografías antiguas de tu ciudad y recrea el mismo ángulo para reflejar el paso del tiempo. Puedes jugar a incluir la imagen antigua dentro del encuadre y hacer una perspectiva forzada o simplemente recrear lo más exacto posible el ángulo de disparo y mostrar tu imagen junto a la antigua.

13. Autorretratarte una vez a la semana durante un año

¿Alguna vez te has retratado más allá del disparo-selfie-alargando-la-mano-con-tu-móvil? Pues si te gusta de verdad la fotografía deberías probarlo. El autorretrato es un gran ejercicio y tú siempre te tienes a mano. Si tienes un trípode (o lo puedes conseguir), tal vez te apetezca probar este reto. Así también puedes ir viendo cómo cambias durante un año, cómo tu estado de ánimo se puede ver reflejado en tu mirada o tu expresión. Será un ejercicio práctico y probablemente emocional 😉

Puedes elegir siempre el mismo encuadre o puedes encontrar distintas maneras y lugares donde retratarte. Según lo que busques con tu proyecto y lo que te apetezca jugar o crear.

Y si no tienes trípode y quieres jugar con los reflejos también es otra posibilidad.

Autorretrato
Autorretrato

Creo que para comenzar ya tienes unas cuantas ideas. O igual alguna de estas trece te ha sugerido otra diferente que te atrae más 😉

¿Te apetece contarnos cuál será tu próximo proyecto? ¿Te vas a animar con alguno de estos? ¡Queremos saberlo! Y si te ha parecido útil esta lectura, no dudes en compartirla. Dejemos que las musas vuelen hasta el mayor número de lectores posible 😉 Gracias por acompañarme hasta aquí.