Fotografías cortesía de: vin ganapathy, magicake, beludise, Monoar, StartupStockPhotos, jarmoluk bajo licencia Creative Commons.

9 Pasos Para Llevar a Cabo Tu Primer Proyecto Fotográfico

¿Te has planteado alguna vez realizar un proyecto fotográfico y no sabes por dónde comenzar? Cuando una persona lleva algo de tiempo «atrapada» en el océano fotográfico, pasado el miedo inicial, los primeros aprendizajes y las primeras frustraciones y comienza a sentirse cómoda con su cámara, comienza a picarle el gusanillo de realizar su propio proyecto. Si eres de estas personas a las que ya le ha picado, sea el gusanillo o sea el moscardón 😉 , te interesa quedarte, pues hoy voy a contarte los pasos que debes dar para llevar a cabo tu primer proyecto fotográfico.

Antes de lanzarme a contarte cómo llevar a cabo tu primer proyecto fotográfico, creo que he de hacer un pequeño inciso para explicarte qué es y cómo diferenciarlo de una serie. Un proyecto fotográfico es un conjunto de imágenes que tienen un principio y un fin, que tratan sobre un tema en concreto. En las imágenes influirá la personalidad, la cultura y la forma de entender el mundo de la persona que lleve a cabo el proyecto, en este caso tú. Ha de tener una coherencia narrativa y estética, y cada imagen ha de cumplir un objetivo dentro del mismo. Un proyecto fotográfico implica esfuerzo, paciencia y dedicación.

¿En qué se diferencia de una serie? Pues en la complejidad, en la preparación, en el mensaje… Una serie es simplemente un conjunto de fotografías con el mismo tema. Te pueden servir fotografías que tenías de hace tres años y las que realices dentro de cuatro, por poner un ejemplo. Se te ocurre hacer una serie de farolas, pues recopilas tus fotos o cada vez que salgas con tu cámara te dedicas a fotografiarlas. Un proyecto requiere mucho más, planificación, metodología, temporalización… Pero no te agobies que te lo cuento y verás que es muy fácil de entender 😉

  1. Cuándo
  2.  La idea
  3. Documentación e investigación
  4. Guion del proyecto y planificación
  5. Equipo
  6. Recursos
  7. Captura la idea
  8. Selección y edición
  9. Muestra

1. Cuándo

Cuando sientas que necesitas contar algo, compartir algo. No se trata de hacer un proyecto porque sí, sino porque necesites llevarlo a cabo. También para ponértelo como ejercicio práctico con la intención de mejorar tu técnica. Para juguetear simplemente vale con que empieces con una serie fotográfica, es decir, que elijas un tema y realices varias fotografías del mismo tema siguiendo más o menos una coherencia estética y de formato. Un proyecto requiere implicación, tiempo y esfuerzo, por lo que debes tener claro que quieres hacerlo para no tirar la toalla a la primera de cambio.

2. La idea

Puede que la idea del proyecto ya te ronde un tiempo por la cabeza porque estés pensando en un tema en concreto. Si es así es porque ese tema te motiva lo suficiente. Si has de partir de cero, lo primero y más importante es que encuentres un tema no solo que te motive, sino con el que quieras o necesites implicarte, que sea algo que te toque el corazón, que quieras defender, compartir o denunciar, sobre todo si se trata de un proyecto social. Pero sea cual sea el tema, tiene que moverte por dentro para que no te desanimes.

Para el primer proyecto te recomiendo que comiences con algo que tengas a mano. Si te propones fotografiar la forma de vida de las tribus del África Septentrional cuando vives en España y no tienes un euro para viajar, pues difícilmente conseguirás tu propósito. Mejor empieza por fotografiar la vida de tu barrio o las tribus urbanas de tu ciudad 😉

Cuando se trata de practicar, hay varios proyectos muy conocidos, como el 365 días, o 52 semanas. Sobre todo el primero requiere de mucha dedicación. Si es tu momento y te llama… ¡adelante! Si no, aquí tienes algunas otras ideas. Y si sientes que necesitas contar algo pero no sabes el qué, tal vez te ayude pensar en tus libros, canciones y/o películas favoritas, es muy probable que encuentres un tema recurrente entre ellos. Indaga por ahí 😉 Puedes hacer un proyecto sobre cualquier cosa que te venga a la cabeza y ¡te motive!

El origen del proyecto
El origen del proyecto

3. Documentación e investigación

No te vas a librar de esta parte. Un buen proyecto fotográfico requiere que investigues sobre él, que profundices en el tema, que te documentes y conozcas todo (o casi) todo lo referente a él. Para poder contarlo debes conocerlo bien, además es la única manera de ser honestos, si hablas (aunque sea a través de tu cámara) sobre un tema, tendrás que ceñirte lo más posible a su realidad, a no ser que tu proyecto fotográfico sea un proyecto de fantasía que os curréis entre tu imaginación y tu programa de edición favorito 😉 En ese caso tendrás que pensar si el proyecto es para ti o quieres compartirlo y que despierte interés. Si buscas esto último, antes de seguir adelante piensa si realmente habrá un público al que dirigirte.

Si el tema es muy cercano a ti, como por ejemplo un autorretrato al día, pues igual no tienes que investigar mucho, ahora bien, si quieres mostrar «Un día en la vida circense» o «Costumbres del pueblo X», por poner dos ejemplos, sí que debes indagar un poquito.

4. Guion del proyecto y planificación

Ya tienes la idea, de qué va el tema de tu proyecto y lo que quieres contar. Ahora toca guionizarlo, es decir, ponerle un título al proyecto y organizar las ideas, definir cómo vas a contarlo, más o menos en cuantas fotografías, si el fin es para una exposición o un libro (estos detalles marcarán la forma de realizar el trabajo), qué objetivo tiene cada foto o el trabajo en conjunto. Te puede ayudar realizar algunos bocetos, no es necesario que dibujes muy bien, simplemente que te sirva para establecer de antemano qué y cómo lo quieres fotografiar. Por ejemplo, si deseas fotografiar un día en la vida de una cantante, estaría bien que primero pasaras un día con ella, conocer sus hábitos y después definir con qué escenas y cómo quieres contar «su día».

Ayúdate de bocetos
Ayúdate de bocetos

También te puede servir un esquema de en qué posición estará el sol en las diferentes horas del día en un determinado lugar, las posturas que quieres que tenga tu modelo o en qué lugar de la escena deseas colocar el atrezo que tienes preparado.

La planificación es lo más importante en un proyecto. Dejar aspectos al azar te puede arruinar el trabajo justo cuando estás a punto de finalizarlo. Ata todos los detalles en esta fase del proyecto.

Planifica
Planifica

Otro de los aspectos más importantes, por eso lo he dejado para el final, es la temporalización. Debes definir cuánto tiempo te va a llevar este proyecto. Cuidado con no embarcarte en proyectos demasiado largos en las primeras veces, ideal 1-3 meses pues la energía acaba perdiéndose y te desmotivas. Poco a poco podrás planear proyectos más ambiciosos, hay quien se embarca en proyectos que duran ¡casi toda una vida! Pero como he dicho, para comenzar no es lo más recomendable 😉

5. Equipo

Ya tienes la idea, el guion de lo que quieres contar y el plan de cómo lo vas a ejecutar. Con esta información, deberás decidir qué equipo necesitas aparte de tu cámara: objetivos, iluminación, trípode, etcétera. Si te falta algún material para lo que necesitas transmitir y tu economía te lo permite, aprovecha la oportunidad para adquirirlo. Si no es el caso, puedes probar con el alquiler, el préstamo o reajustar tu plan y pensar cómo lo puedes llevar a cabo con el equipo del que dispones. Lo último que debes hacer es darte cuenta de todo esto en el instante de disparar una foto. Debes haberlo planificado de antemano. Recuerda que no es una foto aislada con la que dispones de amplio margen de improvisación, esa imagen es parte de un todo, una pieza del puzle que debe encajar a la perfección con el resto, de lo contrario quedará incompleto o peor aún, con una pieza mal colocada 😉

Elige el equipo
Elige el equipo

6. Recursos

En función de lo ambicioso que sea tu proyecto, es probable que tengas que echar mano de ciertos recursos como modelos, atrezo, transporte… Esto no es algo que te deba frenar, sin embargo, para una primera experiencia, te recomiendo que simplifiques al máximo. Una vez que te estrenes, que sepas de qué va todo y encuentres tus propios fallos para poder corregirlos, podrás ir poniéndote metas más complejas. Pasito a pasito los caminos se construyen mejor 😉

7. Capturar la idea

Ahora viene la parte más apasionante del proyecto, la que más nos emociona como amantes de la fotografía que somos. Disparar, capturar la idea que tienes en mente y que has plasmado en papel. Seguro que es con la que más disfrutas, sobre todo si has realizado el trabajo previo de planificación. De lo contrario, los contratiempos pueden aguarte la fiesta 😉

8. Selección y edición

Esta parte suele ser bastante tediosa lo cual no significa que sea menos importante. De hecho, una mala selección puede convertir lo que sería un brillante proyecto en un trabajo que pase desapercibido. Es muy importante seleccionar las imágenes que mejor cuenten la idea, que tengan una unidad, una continuidad. Imagínate una novela, muy bien escrita, fluida, con unas descripciones maravillosas y una prosa que enganche y, sin embargo, que en conjunto no tenga sentido. Las imágenes del proyecto han de seguir un hilo narrativo, a la vez que han de tener suficiente fuerza e historia por sí mismas. Todas deben encajar a la perfección, si alguna no termina de hacerlo y te tienta porque te gusta especialmente, no te arriesgues. Y, si tienes dudas, siempre puedes pedir una opinión externa. A veces estamos tan inmersos que nos cuesta ver objetivamente.

En cuanto a la edición, puesto que todas las imágenes forman parte de un conjunto, mejor que las edites a la vez para que sean lo más homogéneas posibles.

9. Muestra

Y después de todo este esfuerzo, ¡es hora de mostrar tu trabajo! Tal vez el proyecto nació con una idea clara de cómo iba a ser mostrado, o tal vez es algo que hayas ido decidiendo por el camino. Si aún no lo has hecho, piensa de qué forma se lucirá más y dónde. Si quieres editar un libro, publicarlas en una galería on line o montar una exposición, por ejemplo. En este último caso también tienes que pensar en qué soporte y tamaño quieres imprimirlas para mostrarlas. También puedes un video con él, como hizo este señor con sus autorretratos diarios entre 1987-2010:

Exposición
Exposición

¿Te animas? Seguro que te supondrá una gran experiencia y en el blog esperamos con impaciencia los resultados 🙂

Si te ha parecido interesante te invito a compartirlo en tus redes sociales favoritas, ¡igual alguno de tus contactos necesita esta información para lanzarse! Gracias y hasta pronto.

Contents Manager & Support
  1. ¡Buenos días! Caro, un artículo muy muy bueno, que yo, por mi parte, echaba en falta en este Blog. Muy bien explicado, de manera clara y concisa para que nos podamos hacer una idea de por dónde empezar y, sobre todo, perder un poco el miedo a abordar un PROYECTO.
    Como tú dices, un 365 requiere mucha constancia. Yo, personalmente, he abordado tres de ellos, aunque sólo en uno he seguido una línea argumental, que al final es la gracia de abordar un proyecto: 52 semanas, Abecedario fotográfico y, por último, #creativeJuly (una idea que encontré en la web consistente en hacer una foto al día durante todo el mes de julio).
    En mente tengo varias ideas, pero me falta sentarme con calma para poder realizar los pasos 3 y 4 de este artículo.

    Muchas gracias por el artículo.

      1. Hola, tengo 14 años y estoy en tercero de secundaria y la profesora de español nos dejo hace un proyecto libre y ami me gusta la fotografía me llama mucho la atención y quisiera saber que pasos debo hacer primero para hacerlo me gustaría tomar muchas fotos y hablar un poco de lo que yo veo a través de la cámara como lo puedo expresar.

          1. ¡Hola! Yo he estudiado un ciclo superior de fotografía. Me ha gustado mucho el blog.
            Tengo una consultilla. Tengo una canon eos1200, y ya se me queda muy pequeña, me limita mucho y no puedo hacer todas las cosas que me gustaría, y por eso me estaba mirando la canon 6d. ¿Qué opinas? Estoy mirando en muchos foros para saber opiniones, a ver si merece la pena gastarme el dinero en esa cámara.

          2. Lady, si el presupuesto es un problema ten en consideración que los objetivos para full frame son mucho más costosos que los diseñados para Dx. Considera esto a la hora de hacer tu inversión ya que si le darás un uso de aficionada puede que el gasto quede muy grande. ¿Qué uso le darás?

  2. ¡Hola de nuevo!
    Sé que éste no es el sitio indicado para las dos preguntas que quiero hacer, pero en otros artículos no me permite dejar un comentario:

    – Lo primero es que, no sé por qué, desde hace varios meses, he dejado de recibir el newsletter. Me he vuelto a registrar para ser lector VIP y me dice que ya lo soy (claro que sí), pero es que no recibo nada nuevo. ¿Habrá algún problema con mi correo?

    – Lo segundo es una duda sobre el RAW. Yo siempre disparo en JPEG+RAW. Hace un tiempo nos hicimos una foto toda la familia todos juntos y disparé con el mando de la réflex (yo también salgo en las fotos). Problema: cuando ví las fotos en el ordenador me fijé en que dos o tres personas salieron desenfocadas, a pesar de estar a la misma altura que otros familiares que sí salieron bien enfocados. ¿Eso se podría corregir con RAW? Lo pregunto porque aún no sé trabajar con RAW, pero sería un alivio saber que se podría enfocar las caras porque no solemos vernos toda la familia tan a menudo como deberíamos y me da palo decirles que las fotos no salieron bien.

    ¡Muchas gracias de antemano! ¡Un abrazo!

    1. Cristina, no te preocupes ya que sigues siendo lectora VIP. La frecuencia mínima de correos que envía el Blog es de un mes por lo que dependerá de los acontecimientos, anuncios y oportunidades la cantidad de correos que puedes recibir.
      Respecto a tu consulta, lo que puedes hacer es de agregar algo de contraste y claridad para mejorar la nitidez de la fotografía pero no puedes conseguir volver atrás con dicho problema sino solo intentar mitigarlo en el ordenador ajustando los parámetros que te menciono. Saludos.

      1. ¡Muchas gracias, Iaio! Lo del correo es que llevaba meses sin recibir nada, pero hoy mismo ha llegado un truquito a mi correo, ¡gracias!
        Y lo de la foto, pfff, es que eramos muchos en la foto y mi cámara sólo tiene 9 puntos de enfoque, así que no sé cómo podría conseguir que todos salgan enfocados sin tener que subir el f/ a 22, por ejemplo, ya que se recogería muy poca luz (la foto se hizo en un salón). Tampoco sé si con mi cámara hay alguna manera de decirle que me enfoque no un punto en concreto, sino, por ejemplo, toda la parte central de la foto (si la dividimos en tres partes horizontales pues centrarse en la del centro, valga la redundancia, que es donde aparecen las caras). Mi cámara es una 600D, no sé si esto será posible o no.
        ¡¡De todas formas muchas gracias por tu ayuda, Iaio!!
        ¡Un abrazo!!

  3. ¡Muy buenas tardes y muy buen artículo! En mi caso, tengo mas o menos, el proyecto enfilado. Tengo unas 15 fotos en mente, con un factor en común.
    Tengo mi cuaderno de bocetos ya con varias de esas ideas, me parece esencial para llevarlo a cabo, y tan sólo me frena el material. Es más, no tanto el material sino la duda de si el que tengo, es el apropiado. Una cosa es dibujar un escenario y un protagonista, y otra, plantarte en el sitio sin estar seguro si el 50mm va a darme lo que busco, o si sin iluminación extra, voy a poder llevarla a cabo.
    Es un reto, pero muy muy desafiante.
    Supongo que cuando me ponga con la primera, empezarán a caer las siguientes.
    Eso si, el simple hecho de estar planeandolas con el lápiz y el papel me está entreteniendo y mucho 🙂

    1. ¡Espero ver los resultados pronto! No te quedes solo con el lápiz ya que puedes hacer algunas tomas o maquetas como para ir viendo mejor las fotos en tu mente. No dejes de compartirlas con nosotros. Saludos.

  4. ¡Hola! Muchas gracias por el Blog, lo poquito que sé y entiendo de fotografía es gracias a ustedes.
    Me acabo de comprar mi primera réflex: una nikon d3300 que además de traer el lente del kit 18-55, trae un 50mm 1.8 y un 70-300 (4-5,6) pero ambos son los más básicos, es decir no tienen motor de enfoque ni VR, y como estoy tratando de aprender aún no sé si esto es demasiado fundamental o un lujo solamente. Una opción es venderlos y ahorrar para comprarme un 50mm 1,4 con VR más adelante. ¿Qué opinan? ¿vale la pena o mejor aprendo a enfocar manual y listo?

    ¡Muchísimas gracias!

    1. Fransisca, muchas gracias a ti por participar del Blog. Respecto a tu consulta, considero que aprenderás muchísimo enfocando con el 50 mm en modo manual porque te ayudará a pensar las tomas al máximo pero con la limitación de que muchas fotos que requieran velocidad de enfoque te costarán. Ahora bien, ten cuidado que no encontrarás 50 mm estabilizados de Nikon pero si el 70-300 en su versión VR. En principio te recomendarías que sigas con tu equipo actual hasta que puedas sacarle tu misma el jugo y darte cuenta tu misma si necesitas o no cambiar de equipo. Ahora, a fotografiar. Saludos.

  5. ¡Muy bueno este artículo!

    Yo tengo en la cabeza totalmente iré a dar una serie aunque a falta de detalles y siempre con la incertidumbre de si mi poca experiencia me servirá para sacarlo adelante o tendré que guardar esa idea bajo llave para un futuro.

    1. Marcos, si tienes la idea debes de llevarla a cabo hasta que logres los resultados que tu mente visualiza. Aprenderás mucho mientras buscas lograr la foto ideal 🙂 ¡No dejes para mañana las fotos que puedes hacer hoy! Saludos.

  6. ¡Hola chicos! Tengo que hacer fotografía de grupo a un equipo de handball femenino, y ya me he leído todos vuestros artículos relacionados con el tema (estupendos todos por cierto, aprendo mucho de ellos). Mi pregunta es, que si podríais darme algún consejo que me pueda ayudar en este trabajo que tengo que realizar.
    ¡¡Gracias [email protected]!!
    ¡Saludos!

    1. Sandra, lo mejor que puedes hacer es planear bien las tomas, y para darte una idea de como hacerlo, te recomiendo que busques por Internet fotos de dicho deporte para darte una idea de los planos, tomas e irte anticipando a éstas para poder ir ganando tiempo. Además, si puedes ve a hacer unas pruebas antes a la cancha o estadio donde van a jugar para que puedas pensar donde ubicarte, ver con que luz contarás, etc. Y cuando estés en la cancha, no te quedes quieta, busca constantemente la toma perfecta y cambia la perspectiva para lograr fotos diversas. Saludos.

  7. ¡Muchas gracias Iaio! Perdona, quizá no me explique bien, las tomas las haré en este caso fuera del pabellón, ya que en el campo de juego les hago fotografías semana tras semana 😉 el tema es que saldremos a la calle para que ellas tengan un bonito recuerdo como equipo y amigas que son entre ellas. Pero aún así tomaré tus consejos bien fuertes y poder aplicarlos.
    Gracias de nuevo, me servís de mucha ayuda con vuestros artículos, gracias a ellos poco a poco voy creciendo fotográficamente hablando😊
    Saludos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *