En el artículo de hoy te presento un tipo de fotografía que tal vez has escuchado de lejos, o has temido acercarte, o lo has intentado pero te has quedado en la intención. Se trata de la fotografía conceptual. Un tipo de fotografía que puede resultar un campo muy amplio aunque por muy extenso que sea todos los trabajos tienen un claro denominador común, expresar una idea, un concepto.

Esto que parece tan complejo, no lo es si sabes cómo llevarlo a cabo. Por eso hoy te lo cuento en unas sencillas claves para que puedas lograr tu primera fotografía conceptual. Y que, en lugar de frustrarte y tirar la toalla, tengas ganas de seguir intentándolo. Si no lo haces, que sea porque no va contigo, no te gusta la experiencia y eres más de otro tipo de disciplinas. Pero que no sea por no saber por dónde empezar o cómo ejecutar. Que para eso estamos en el blog ;).

¿Qué es la fotografía conceptual?

Si decimos fotografía de paisaje, pues es más fácil, pero si hablamos de fotografía artística, por ejemplo, o de fotografía conceptual como es en este caso, la cosa se complica un poco, ¿cierto? Parece que los límites quedan menos claros y los conceptos se pueden llegar a confundir o mezclar. Para que no te pierdas, una definición directa al grano: la fotografía conceptual es aquella que pretende, con una imagen, transmitir una idea generalmente abstracta.

"Medio Lleno" (de Jordi Larroch)

“Medio Lleno” (de Jordi Larroch)

Corrientes dentro de la fotografía conceptual

Se podría decir que hay dos tipos de corrientes dentro de esta disciplina:

  • Aquella que intenta que el mensaje sea lo más claro y universal posible. La idea es que todo aquel que observe la fotografía entienda el mensaje de forma inmediata y sin equívocos. En este tipo de fotografía los mensajes son claros, con imágenes más sencillas, sin distracciones.
"Time" (de Jordi Larroch)

“Time” (de Jordi Larroch)

  • Otra corriente que envía mensajes más subjetivos, con ideas más complejas que dejan abiertas posibles interpretaciones para que el espectador saque sus propias conclusiones. En este caso el riesgo es mayor, pues el espectador puede no entender el mensaje o, incluso, ni siquiera ver que hay un mensaje subyacente. Aquí, las fotografías pueden ser más complejas, con más símbolos o incluso más recargadas de elementos.

Fotografía de Gerome Viavant

Para hacerte una idea más clara, te recomiendo, sin duda, que eches un vistazo al trabajo de Chema Madoz. Es uno de los mejores fotógrafos conceptuales de la historia (y mi favorito). Su mensaje es claro, directo y sus imágenes están preparadas pero no retocadas. Puedes ver aquí un documental sobre su trabajo.

Aplicaciones de la fotografía conceptual

Más allá de las connotaciones artísticas que puede tener la fotografía conceptual por el hecho de ser fotografía, existen algunas aplicaciones o salidas para esta disciplina.

  • Fotografía publicitaria. La fotografía publicitaria no pretende sólo mostrar un producto, un objeto, sino que intenta asociar ese producto a un mensaje o idea, desde la idea de felicidad hasta la de libertad, por poner algunos ejemplos. La publicidad tiene un gran aliado con la fotografía conceptual y lo aprovecha al máximo.
  • Bancos de imágenes. Si buscas ampliar tus salidas laborales como fotógrafo, puedes plantearte la posibilidad de crear imágenes conceptuales para vender a través de los bancos de imágenes. Estas imágenes se usan tanto para publicidad como para ilustrar artículos (como este o de cualquier otro tipo), bien sea en medios digitales o impresos.
  • Denuncia social. La fotografía conceptual, si bien es muy difente a la documental, también se utiliza como denuncia social, para retratar la sociedad que nos rodea, como reclamo a la reflexión.

Si te identificas con alguno de estos motivos, o simplemente te pica la curiosidad o te gusta experimentar y probar nuevos estilos fotográficos, te animo a seguir leyendo para descubrir las claves que te ayudarán a lograr una fotografía conceptual.

Retoque ¿Sí o no?

Aunque antes de nada hablaremos de un tema que puede ser controvertido. Muchas de las imágenes conceptuales llevan implícitas una gran dosis de manipulación o retoque digital. Ahora bien, ¿es necesaria? No, no lo es. Se podría decir que esta es una de las disciplinas más creativas y que más requiere de la imaginación del fotógrafo, porque se puede transmitir la idea sin necesidad de Photoshop o de cualquier otro programa de retoque fotográfico. De hecho, lo he comentado con anterioridad, el gran Chema Madoz, no logra sus fotos con retoque, sino con ingenio. El ingenio y la imaginación pueden suplir con creces un retoque o manipulación fotográfica.

Es más, cuanto más real parezca una imagen, cuanto más sencilla y directa, más impactará y llegará al público. En ocasiones se ven fotografías conceptuales donde el resultado se debe más a una creación por ordenador y puede acabar chirriando al cerebro. Si quieres un mensaje eficiente, mejor ve al grano.

No es necesario modificar una imagen para transmitir un concepto

Por otro lado, existe con los programas de retoque una potente herramienta que abre todo un mundo de posibilidades y que, por supuestísimo, se puede utilizar en beneficio propio y del mensaje que se quiere transmitir. No es necesaria esta herramienta pero puede ayudar.

Raffaele Claudio Rossiello

Al final, lo importante no va a ser si se ha realizado retoque o no, sino si impacta en el público, si el mensaje subyacente le llega. La decisión es tuya ;).

¿Cómo hacer fotografía conceptual?

En este caso la forma de trabajo es diferente a como solemos proceder. Normalmente agarras tu cámara y vas en busca de paisajes, emociones, bonitos escenarios, instantáneas callejeras, etcétera. Buscas capturar la belleza de lo que te rodea o inmortalizar instantes, por ejemplo. Existe una realidad que tú fotografías, aunque en el proceso modifiques esa realidad a través de la composición, la velocidad o cualquier otra técnica fotográfica que tengas a tu alcance. En fotografía conceptual tú creeas esa realidad. Nada es al azar, requiere planificación (aunque es posible capturarla por casualidad, es poco habitual). Disparar es lo último.

Pasos a seguir

A continuación te detallo los siete pasos a seguir para lograr una fotografía de este tipo:

1. Buscar idea o concepto

Lo primero que has de decidir es qué idea o concepto quieres transmitir con tu fotografía. Puede ser lo que se te ocurra, desde muerte hasta libertad, pasando por crisis económica o familia. Todo vale.

2. Elegir el mensaje

Con un mismo concepto se pueden expresar mensajes muy dispares. En este segundo paso tendrás que decidir cuál es el que deseas enviar al espectador. Puede ser un mensaje positivo o negativo.

3. Definir público

No es lo mismo que la fotografía vaya dirigida a un público joven que a uno más adulto o maduro, no es lo mismo si va dirigido a mujeres o a hombres, puede que tu audiencia sean los trabajadores de una empresa concreta, o de una ciudad específica. Define el público y te ayudará a afinar en el siguiente paso.

4. Lluvia de ideas

Una vez que tienes la idea y el mensaje, y tu audiciendia definida, tendrás que decidir cómo transmitirlo. Para ello puedes hacer una lluvia de ideas de aquello que relacionas con el concepto y con el mensaje. Desde adjetivos a situaciones, personas, lugares, etcétera, siempre teniendo en cuenta las personas a las que va dirigida para que afines con la simbología, con los colores, el lugar, etcétera.

5. Visualizar la imagen

Tienes un primer boceto en tus manos, las primeras ideas sobre la mesa, procura ahora visualizarlas en tu mente, imaginarte cómo puede ser tu fotografía. Puedes incluso imaginar distintas escenas. Quédate con la que más te guste, la que veas más clara o la que te resulte más cómoda de ejecutar, esto repercutirá en un mejor resultado y en las ganas de repetir ;).

6. Preparar el escenario

Llega la hora de construir tu realidad, preparar los objetos, la iluminación, el escenario ideal y todo aquello que se te ocurra para lograr la imagen que has visualizado.

7. Ejecución

Bueno sí, es una fotografía en la que lo importante es el mensaje, pero…  ¿crees que puedes olvidarte de una buena exposición? ¿O de una buena composición? En absoluto. Tu imagen debe ser correcta a nivel técnico, con un buen enfoque, bien expuesta y con una composición cuidada, pues de lo contrario, el público no se parará a mirarla, y así… ¿cómo le va a llegar el mensaje?

Inspiración

Para terminar te dejo con algunos autores conceptuales para que puedas seguir profundizando en este tipo de fotografía:

Espero que este artículo haya sido tan inspirador que no puedas resistirte a tomar papel y lápiz para comenzar a plasmar tus ideas. Si así ha sido, te voy a pedir un favor, que lo compartas para que otras personas también puedan probar un bocado de esta interesante disciplina fotográfica. ¡Cucharadas de ideas para todos!

Fotografía de Dannyqu

Fotografía de Dannyqu

eBook Fotógrafo Viajero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.