Casi todos los que alguna vez nos hemos interesado por este inabarcable mundo de la fotografía, hemos pasado por fases similares. De fascinación a esperanza, a frustración, a abandono, a segundas oportunidades, a pasión sin límites, a desidia de nuevo… Un eterno devenir de emociones sin fin 😉 También va variando la forma en la que percibimos las imágenes de los demás. Primero o nos gustan o no, no sabemos muy bien la justificación de que esto sea así o asá, simplemente unas nos gustan y otras no. Luego ya sabemos algo más de técnica, hemos leído unas cosillas aquí y allá y nos obsesionamos en saber cómo lo hizo, qué ajustes, qué velocidad, qué diafragma. Todo.

Una vez pasada esta fase y cuando la técnica forma parte, en mayor o menor medida, de nuestro bagaje, entonces llegamos por fin al meollo de la cuestión: Cómo lo vio. Porque eso de tener la suerte de estar en el momento oportuno en el lugar oportuno no es cierto en la mayoría de los casos. La fotografía no es sólo cuestión de estar en un sitio fotogénico o de tener un sujeto fotogénico delante. Eso puede que te ayude algunas veces, pero lo cierto es que el trabajo del fotógrafo es ver lo que los demás no ven, y convertir un instante cualquiera en uno digno de permanecer en el tiempo.

Y no sólo eso, la fotografía, por muy reservado que pueda ser uno, está hecha para ser vista, por lo que, no sólo es importante qué y cómo se transmite una idea, sino cómo la recibe y procesa el espectador. Casi nada, ¿eh? 😉 Bueno, que no cunda el pánico, porque otra cosa que he aprendido con el tiempo, es que la fotografía es un don que se aprende y se desaprende continuamente, y que cualquier carencia se suple con trabajo y persistencia, así que después de esta no-muy-breve introducción, veamos cómo podemos aprender a ver una fotografía allí donde los otros no ven nada 🙂

photographer-455747_1920

La fotografía es un don que se aprende

1. Cine

Son primos hermanos y no se entiende la una sin el otro. Hay que ver cine, mucho, clásico y moderno, documental y ficción, en blanco y negro y en color. Cine independiente y comercial, de todo. Piensa que cada una de las escenas se ha trabajado meticulosamente, con una luz, un encuadre y un lenguaje que, fotograma a fotograma, es idéntico al fotográfico. Cuando veas una película, trata de abstraerte e identificar las composiciones, los juegos de luz, el color, el foco en los personajes… Poco a poco y sin esfuerzo, irás absorbiendo tranquilamente desde el sofá un montón de información e irás, sin darte cuenta, adiestrando tu ojo fotográfico.

2. Exposiciones

Sí, no sólo de Instagram, Facebook, Flickr, etcétera vive el hombre o la mujer. Se puede salir de vez en cuando a visitar exposiciones fotográficas. Bien iluminadas, bien ampliadas, con sus explicaciones a pie de página. Sin prisa, saboreando cada una de sus imágenes, acercándote al cristal, alejándote para verlas con perspectiva, comentándolas con el de al lado o guardándotelas para ti. Empápate de los mejores, déjate inspirar, que todo se pega 😉 .

3. Lee sobre fotografía

Sí, lo sé, una imagen vale más que mil palabras. Pero hay cuestiones que van mucho más allá de la imagen, hay cuestiones que se plantean mucho antes de llegar a ella, existe un contexto social, una historia, una filosofía, un objetivo, una ética detrás de cada una de las imágenes que circulan por el mundo. La cámara lúcida de Roland Barthes o Sobre la fotografía de Susan Sontag, por poner dos de los ejemplos más clásicos,  te acercarán a otras formas de ver la fotografía. Aquí tienes un magnífico artículo con una buena selección de lecturas de mano de los mejores fotógrafos y pensadores. Entender cómo otras personas entienden el mundo, abrirá tus horizontes y te aportará ideas e inspiración.

book-863418_1280

Lee sobre fotografía, aliméntate del saber de los demás 🙂

4. Encuadra con cámara o sin ella

Es un ejercicio que puedes hacer todos los días, a cualquier hora y en cualquier lugar. Busca encuadres, imagina las limitaciones del mismo; analiza las escenas que tienes delante. Utiliza tu imaginación. Cuanto más te acostumbres a ver en formato fotográfico, más fácil te será previsualizar la composición de las escenas.

5. Conoce las posibilidades y limitaciones de tu equipo

De poco te va a valer imaginar y soñar si no sabes cómo plasmarlo en una fotografía. Y eso, nos guste más o menos, se consigue a través de cierto dominio de nuestro equipo fotográfico. Conocer sus limitaciones, sus atajos, sus trucos, (¡léete el manual! 😉 ) etcétera, nos acercará a la imagen que necesitamos con mayor rapidez. Ya te habrás dado cuenta a estas alturas de que hay imágenes que dependen íntegramente de nuestra velocidad para captarlas.

6. Inicia tu propio proyecto personal

La práctica hace al maestro, pero el maestro no practica si no tiene una motivación, un objetivo, un fin. Así que lo mejor es siempre tener un proyecto en mente. No es necesario ir a por el Pulitzer, con algo personal bastará. Todo, absolutamente todo, vale, siempre que sea un proyecto que te motive y te obligue a tomar fotografías. Puedes proponerte hacer una foto al día y colgarla en una red social, apuntarte a todos los retos de BdF, hacer una serie sobre pies, sobre retratos, streetphotography o mariposas. Todo vale. Porque el sujeto es lo de menos, lo importante es que te obligue a desempolvarte y salir a buscar esas fotos 🙂

model-956676_1280-1

Inicia tu propio proyecto personal

7. Aprende a previsualizar la escena

Este es, sin duda, EL punto. Aprender a saber dónde encontrar buenas imágenes, reconocer el potencial de una escena, saber esperar hasta tener todos los ingredientes para el disparo perfecto. Esto es el ojo fotográfico; ese ver el potencial de una gran imagen donde los otros no ven nada. Y es a base de mirar, de pensar, de inspirarse en los demás y en uno mismo, de practicar y sobre todo, de conocer el lenguaje fotográfico,  que a base de entrenamiento, nos irá desvelando los secretos de una gran escena.

8. Las líneas

Las líneas son un elemento compositivo de gran valor a la hora de ordenar nuestras imágenes y nuestro centro de interés. Pueden transmitir fuerza, agresividad, sinuosidad, rapidez, actuar como flechas, añadir ritmo, romperlo… Sus posibilidades son infinitas 🙂

9. La profundidad

Como seres curiosos que somos, nos gusta descubrir cosas en las imágenes, historias que van más allá de la principal y más evidente. La profundidad que nos otorgan diferentes planos bien organizados en el espacio, nos permite vagar por la imagen, añadir información a la historia principal, y nos regala imágenes más ricas y completas.

10. El minimalismo

No tienes más que echarle un vistazo a Instagram para ver la cantidad de adeptos que tienen este tipo de imágenes. Pequeños sujetos (humanos o no) en medio de amplios espacios, de composiciones cuidadas y rodeados de espacio negativo, nos evocan soledad, intimismo, abstracción o calma. Muchas veces, menos es más, y este tipo de imágenes, frecuentemente, lo demuestran.

pineapples-1606852_1920-1

Minimalismo y espacio negativo

11. Marcos naturales

Sí, son un clásico, pero no por eso desmerecen sus posibilidades. Cuando te encuentres ante un marco de puerta, de ventana, un puente, unos árboles, la entrada de una cueva y un largo etcétera, ten por seguro que si consigues un buen sujeto principal y una buena composición puedes tener una imagen, como mínimo, interesante.

12. La escala

Jugar con los tamaños puede ser otra forma de conseguir imágenes con interés visual. Un ser humano al lado de un ratón puede parecer enorme, un ser humano en el Gran Cañón del colorado, aparece de repente de lo más insignificante 😉

13. Perspectiva

La cantidad de posibilidades que puede tener una imagen simplemente cambiando el punto de vista son impresionantes. Puedes crear gigantes, seres diminutos, imágenes imposibles (perspectiva forzada), potenciar las líneas, etcétera.

14. El color

Muchas imágenes pueden llegar a sostenerse y justificarse simplemente en base al color. Aprender a jugar con los colores complementarios, armónicos, fríos, cálidos, etcétera, es esencial para todo aquél que desee tomar buenas fotografías en color. Por ejemplo, tienes ante ti una pared amarillo chillón, sabes que es una imagen que podría tener potencial. Planea qué es lo que quieres de ella. ¿Quieres que pase ante ella un perro? ¿Un anciano? ¿Una mujer? ¿Quieres de destaquen contra el fondo? ¿Que se fundan en él? Puedes esperar a que aparezca alguien con un jersey azul (complementario) que realce ambos colores, o bien esperar que alguien con un tono parecido al de la pared pase por delante, o cualquier escenario que se te ocurra.

autumn-63271_1920

Colores complementarios

15. El contraste

Si bien es cierto que cada imagen necesita o llama a unos ajustes concretos, en general, como espectadores nos gustan más las imágenes contrastadas y de colores vivos. Tenlo en cuenta si tu objetivo es la belleza de tus imágenes. No obstante, esto no es una norma, hay escenas con intencionado poco contraste que son simplemente magníficas.

16. La luz

Hay luces que llaman a que les hagas una foto. Un rayo de luz que se cuela en el interior de una habitación oscura iluminando un objeto concreto, la luz tenebrosa de un paisaje en niebla, la luz suave de un amanecer o un cuerpo a contraluz, son imágenes que piden ser escenarios de una gran imagen. El resto lo pones tú 😉

17. Armonía

Como espectadores nos gustan las imágenes armónicas, equilibradas, que compensen los pesos a lado y lado del encuadre. Las imágenes armónicas nos parecen lógicas y agradables. En cambio, cualquier imagen desequilibrada provoca otras reacciones: agobio, caos, imperfección, etcétera.

18. Foco

La forma en que la profundidad de campo es capaz de cambiar una imagen nunca deja de fascinarme. La capacidad de aislar al sujeto del fondo o de conseguir escenas nítidas de principio a fin, es algo que debes tener muy en cuenta a la hora de prever el resultado antes de realizar los ajustes de diafragma.

ant-1115814_1280

Apertura de diafragma y profundidad de campo

19. Elección del tema

Esta es una decisión completamente personal, claro está. Yo simplemente te recomiendo que, para empezar, escojas lo que tienes cerca, lo cotidiano. No sólo porque son temas que nos gustan, con los que empatizamos, sino porque, aunque probablemente te parezca carente de interés, lo que tenemos cerca siempre es nuestra mejor oportunidad para practicar.

20. Emociona

No importa cómo ni dónde ni por qué, el fin de tus fotografías es emocionar y sorprender a aquél que las observa. No importa si les haces sufrir o reír, derretirse de ternura, o simplemente haces que se pregunten sobre ellas. Lo importante es que sientan algo al verlas 😉

21. Practica mucho

muchísimo y

no te rindas nunca porque,

como dije al empezar,

la fotografía es un don que se aprende,

el ojo fotográfico se desarrolla

haciendo y viendo fotos sin parar,

reflexionando,

leyendo,

valorando,

y aprendiendo a transmitir mensajes

mediante el lenguaje fotográfico.

Y así de poética (de andar por casa, vale 😉 ) me despido no sin antes pedirte que, siempre que te haya sido útil, lo compartas en tu red social predilecta. Muchísimas gracias y hasta la próxima 🙂

25 Respuestas

  1. Ricardo Urrea

    En una fotografía del inicio de este artículo aparece mi primera réflex, una Yashica FX 3 Super 100% manual. ¡Qué recuerdos, cuántas diapositivas Fuji Velvia disparadas! Aún la tengo.

    Responder
  2. Martín G

    Hola Alexa, te felicito por tus artículos. ¡Siempre muy interesantes! Quisiera hacerte una consulta que no está referida a este en especial: tengo una Nikon d5500 y estoy viendo de comprarme el objetivo 35mm 1.8 de Nikon. La duda que tengo es que, leyendo la nota “el príncipe de los objetivos”, da la sensación que debo sacar las fotos siempre con un trípode ya que hay una alta posibilidad que salgan movidas ¿o solamente cuando estoy disparando en 1.8? Entiendo el uso del trípode para determinadas ocasiones, pero voy a utilizar el lente para sociales en interiores y exteriores y algún paisaje ocasional. ¡Gracias como siempre y saludos desde Buenos Aires!

    Responder
    • Iaio Atamian

      Martín, creo que no se ha entendido bien el artículo. No necesitarás trípode a menos que las condiciones de luz no sean las propicias para la exposición que quieres lograr pero, al ser tan luminoso contarás con un extra de luz llegando al sensor. Para paisajes que quedará largo pero para sociales en interiores te vendrá muy bien. Saludos.

      Responder
      • martin

        Hola Iaio, gracias por contestar tan rápido. En realidad me he equivocado yo, ya que el artículo que mencionaba este problema era el de “cómo obtener un enfoque preciso con el objetivo 50mm 1.4mm”. Ahí es donde leí que en la apertura de 1.4 era muy difícil que no se moviera el punto de enfoque entre el tiempo de enfoque y el de disparo. De todos modos supongo tu respuesta sigue siendo válida. ¡Saludos!

  3. Jorge Sardiña

    ¡Muy buenos consejos! Trato de no perderme nada de su Blog. Me parece muy importante el manejo del equipo. Conocer e incorporar las variables que nos ofrece cada parámetro que podemos modificar en nuestra cámara y establecer la relación con la imagen que resulta no es una tarea sencilla ni de unos días de práctica, es cierto que debemos sistematizarlo como lo mencionaste en otras ocasiones pero hay algo que me preocupa, he avanzado en muchos aspectos como la composición, el encuadre, la exposición, la profundidad de campo. He explorado la iso de mi Nikon d3200 en relación a los deportes, días nublados y la fotografía nocturna. En este momento estoy explorando las posibilidades que me ofrece el sb700 recientemente adquirido. Mi inquietud radica en la cantidad de disparos que utilizo para automatizar conductas o movimientos de la mano en relación al manejo de parámetros en mi cámara de acuerdo a cada situación. Actualmente está en 12000 disparos y mi objetivo es lograr una fluidez de manejo comparable a la que tenía con los controles de la play station hace más de 15 años. ¿Esto es posible de lograr, los profesionales de la fotografía reaccionan casi instintivamente ante una x situación, o mi cámara necesitará un cambio antes de los 3 años para continuar mi búsqueda de la excelencia? Saludos desde Neuquén – Argentina.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Jorge, no termino de comprender completamente tu inquietud pero no me parece para nada extenso 12 mil disparos. Obviamente que dependerá como los has hecho, si te has tomado el tiempo para reflexionar entre foto y foto o si solo disparas sin pensar y luego ves que ha salido. Creo que tienes una buena cámara y le falta algo de tiempo para que te acostumbres a manejarla sin pensar. Saludos.

      Responder
  4. Estuardo

    Hola, ¡excelente Blog! Estoy fascinado con tanta información, es sin duda el mejor Blog de fotografía. Soy nuevo en la fotografía pero me encanta y espero aprender mucho y me acabo de comprar mi primera cámara, una nikon D7200 y quería ver si me pueden orientar en que objetivo(s) ir adquiriendo mi intención es aprender a retratar novias, quinceañeras que es parte de lo que me rodea, fotografía de maquillaje, peinados etcétera. Espero me puedas orientar un poco saludos cordiales y sigan adelante.

    Responder
  5. Oscar

    En cuanto al primer punto les recomiendo una película: la vida secreta de Walter Mitty. Toda la trama gira alrededor de una foto, y la fotografía de la película a mi parecer maravillosa. Cada escena es una muy buena foto.

    Responder
  6. Beatriz Videla

    Muy buenos todos los artículos. Los leo día a día. Quiero hacer una consulta: ¿puede ser que en un momento la cámara quede chica? ¿Qué me haya dado cuenta, que quizás necesito otra? ¿Qué con la cámara que tengo, no pueda llegar a lograr algunas fotos que quiero, porque es una bridge, porque tiene poca luminosidad, porque no me salen todo lo nítidas que necesito y quiero? Qué, aunque pude avanzar bastante con mi Panasonic FZ60, aprendí un montón, ya no uso el automático, sino que todo lo hago en Manual, siento que necesito algo mejor. ¿Puede ser?

    Responder
    • Iaio Atamian

      Beatriz, claro que puede ser, de hecho, solo en esos casos yo suelo recomendar casi ciegamente el cambio de cámara sin problemas 🙂 Si crees que la cámara te está limitando, está muy bien que veas con buenos ojos cambiarla. Saludos.

      Responder
  7. La tipa loca de detrás

    ¡Buenas! La verdad es que me gustaría obtener vuestra ayuda en mi futura primera cámara. He estado pensando mucho, y no consigo elegir entre la Nikon D5500 (ya que la D7200 se me va de precio) y la Canon 750D. Lo que a mí más me interesa sería la fotografía de paisajes y la macro, aunque he de decir que últimamente están interesándome cada vez más los retratos (sí, soy una indecisa a la que todo le gusta jaja). Cabe destacar que me gustaría que la cámara en cuestión fuese capaz de capturar muy bien los colores, es algo a lo que le prestaría especial atención (aunque supongo que eso se puede arreglar más adelante con edición).
    La verdad que una vez comprada esta cámara estoy segura de que no podré cambiar hasta después de muchos años, por lo que me gustaría saber cuál de las dos tardará más en “quedarse pequeña”. Algo que también me preocupa es el precio de los objetivos, ya que, según lo que he podido ver, los objetivos de Nikon suelen ser algo más caros (no sé si porque están mejor construidos). Cuantos más artículos leo, más confusa e indecisa estoy. Ayuda, por favor.

    Responder
    • Iaio Atamian

      ¡Buenas! Yo creo que la decisión cámara a cámara la gana la Nikon pero, si tomas en cuenta los objetivos, la cosa se pone difícil ya que Canon tiene objetivos excelentes muy económicos. Sinceramente si quieres algo que te dure muchísimo tiempo sin preocuparte por tener que cambiarla o porque salgan modelos posteriores lo que te recomendaría es que inviertas más en objetivos que en el cuerpo de la propia cámara. Te recomiendo la lectura del siguiente artículo: cómo escoger entre dos cámaras. Saludos.

      Responder
  8. Diego

    Tome nota de todo 🙂 Justo en el orden y descrito a la perfección. Me cayó como anillo al dedo ya que ando estancado con mi cámara. ¡Saludos desde Colombia a todo el equipo del Blog!

    Responder
  9. Priscilla Forte

    ¡Como siempre, gracias por tan excelente artículo! Todo el conocimiento que tengo y que manejo es gracias a este Blog ☺☺☺

    Saludos desde Chile-Antofagasta.

    Responder
  10. Mauricio

    Excelente artículo como tantos otros que he leído en este Blog. Felicitaciones a los que trabajan para brindarnos esta cultura tan pasional.
    Saludos desde Uruguay (un pequeño país allá abajo)

    Responder
  11. Bernardo Meléndez Libreros

    Muchas gracias srita Alexia : Interesantísima información, de por si ya tengo mi colección de fotógrafos inspiradores, pero, de ahora en adelante lo hare más seguido,
    Saludos y que Dios les bendiga.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.