Las ciudades son lugares únicos para retratar. Su dinamismo, los elementos arquitectónicos o los diferentes tipos de luz que encontramos a lo largo del día, pueden ser protagonistas de innumerables historias. Porque el paisaje urbano es un escenario como pocos donde dar rienda suelta a nuestra creatividad, así como una gran oportunidad de poner en práctica un gran número de técnicas y conocimientos fotográficos.

paisaje urbano amanecer skyline

¿Qué es un paisaje urbano?

La fotografía de paisaje urbano tiene como objetivo captar la esencia de un entorno urbano en general. Es decir, en un paisaje urbano, la ciudad es la protagonista. Ya sea a través de detalles o de planos más generales, buscamos retratar el alma de la ciudad, igual que en un paisaje natural buscamos captar el alma y la belleza de la naturaleza.

Equipo ideal

El equipo ideal siempre es aquel que ya tienes 😉 pero si tienes donde escoger, el mejor para salir a fotografiar este tipo de paisajes es:

  • Cámara con ajustes manuales: Para poder jugar con las tres variables del triángulo de exposición (apertura de diafragma, velocidad, e ISO).
  • Objetivo gran angular: Tiene un campo de visión amplio por lo que te permite abarcar mucha porción de la escena. Además tiene una elevada profundidad de campo, lo que te permitirá tener más planos enfocados en la imagen. Es el que te probablemente te dará más juego.
  • Objetivo de focal media: Para planos más cerrados, este tipo de objetivo también puede serte muy útil. No crea tanta distorsión en las líneas y en formato fijo, puedes encontrar objetivos luminosos a muy buen precio.
  • Teleobjetivo: Si quieres fotografiar detalles desde cierta distancia, este objetivo puede serte de gran utilidad.
  • Trípode: Igual que para un paisaje natural, el trípode se convierte en una herramienta muy útil si queremos una imagen bien nítida y libre de trepidaciones y en una herramienta indispensable si te vas a animar con técnicas como la larga exposición.
  • Filtros:
    • Filtro Polarizador: Te será muy útil para eliminar reflejos, y conseguir contraste en el cielo.
    • Filtro de densidad neutra (ND): Imprescindible para conseguir fotografías de larga exposición diurnas. Estos filtros reducen la entrada de luz sin modificar la tonalidad de la imagen.

Ajustes recomendados

Igual que para un paisaje natural, un paisaje urbano debería tratarse de forma similar, buscando la nitidez y una buena profundidad de campo.

ISO

Trabaja siempre que puedas a la ISO más baja que permita tu cámara o por lo menos mantente en valores bajos. Ya sabes que la ISO va asociada a la sensibilidad del sensor pero también al ruido.

Gráfico ISO

Velocidad de obturación

Otro aspecto que influye en la nitidez final de la imagen y que hay que tener en cuenta. Siempre que puedas, procura trabajar a velocidades elevadas para evitar trepidaciones en la imagen. O usar trípode.

Dependiendo del objetivo, podrás trabajar a velocidades más o menos lentas. Un buen punto de partida para establecer una velocidad mínima es utilizar esta sencilla fórmula:

Velocidad mínima=1/Distancia focal

Si estás trabajando con un 50mm, la velocidad mínima de disparo estará en 1/50s, si estás trabajando con un teleobjetivo de 400mm, la velocidad mínima estará por encima de 1/400s. No es una ciencia exacta pero sirve para establecer un mínimo para cada una de tus focales.

Apertura de diafragma

Es la apertura por la que pasa la luz a través del objetivo hasta el sensor de tu cámara. Cuanto más grande es esa apertura, de más luz dispondrás para tu imagen. Y al contrario, cuanto más cerrada es esa apertura, menos luz entrará al sensor.

Como efecto «colateral» sucede que cuanto más abrimos el diafragma (más luz) a la vez tenemos menos zona enfocada en la imagen. Y cuanto más cerramos el diafragma, mayor es la zona enfocada en la imagen.

Dicho esto, lo más aconsejable en un paisaje del tipo que sea, es tener la mayor zona enfocada posible, por lo que deberás trabajar a aperturas alrededor de f/8 o f/16 a menos que quieras desenfocar el fondo por algún motivo o necesites mucha luz.

Aquí lo tienes explicado a la perfección en caso de duda 😉

Gráfico de aperturas
Apertura de diafragma

Formato RAW

Cuando buscas el máximo de calidad posible, el formato RAW se convierte en un imprescindible. Este formato almacena mucha más información que el JPEG por lo que los resultados a la hora de revelar la imagen en un editor son infinitamente mejores.

Balance de blancos

Si por lo que sea decides no trabajar en RAW, deberás prestar especial atención al balance de blancos, ya que trabajarás con diferentes tipos de luz (cálidas y frías) que pueden teñir tu imagen con su tonalidad, e incluso con varios tipos de luz mezcladas.

Te aconsejo que te animes a intentarlo en modo manual, porque si no es posible que tu cámara corrija tonos que a ti te gustaban como por ejemplo la luz cálida de un amanecer.

Hiperfocal

Si quieres obtener la mayor zona enfocada posible en tu imagen, te recomiendo que te familiarices con la hiperfocal. Te será útil para todo tipo de paisaje e incluso para fotografía de calle y en general todas aquellas fotografías donde necesites tener la mayor zona de la escena enfocada.

La luz en el paisaje urbano

La luz lo es todo, también en el paisaje urbano, con el añadido de que el paisaje no solo cambia con la luz y las tonalidades que provienen del sol, sino que además se añaden a la escena la luz artificial propias de el entorno urbano.

Esto hace que a lo largo del día tengamos escenarios completamente diferentes, al igual que diferentes serán, por lo tanto, las oportunidades fotográficas que se presenten.

La hora dorada

Que no te engañe lo de «hora» porque dura tan solo unos instantes. Es el momento del amanecer y el anochecer, cuando la luz es cálida, suave y lateral. Es una de las luces más queridas por los fotógrafos para todo tipo de fotografías, desde retratos a paisajes, entre ellos el paisaje urbano, por supuesto.

Su luz lateral alarga las sombras, realza las texturas y añade por sí sola un elemento fascinante a tu imagen.

Paisaje urbano en la hora dorada

La hora azul

Personalmente, es la luz que encuentro más fascinante en una ciudad. Es ese instante justo tras la puesta de sol, cuando el cielo ha perdido los tonos cálidos y vira hacia un azul marino intenso. En ese momento se encienden las luces de la ciudad, y la combinación de ese azul y los naranjas de las luces típicas de las farolas o de los edificios, me parece espectacular.

Paisaje urbano capturado durante la hora azul

Para conocer mejor estos dos famosos tipos de luz, te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo: Cómo conseguir magníficas fotos de la hora dorada y de la hora azul.

Horas centrales del día

No solo de las luces mágicas del amanecer vive el fotógrafo de paisaje urbano. Si te gusta el contraste elevado, las sombras marcadas y la luz blanca, este puede ser un buen toque para tus fotografías urbanas.

A mi parecer, cada tipo de luz tiene su magia, solo hay que saber encontrarla ;).

Paisaje urbano con luz dura de mediodía

Al mal tiempo buenas fotos

Las luces de un día nublado, lluvioso o con niebla son el escenario perfecto para conseguir imágenes diferentes, con luces únicas y escenas que de otro modo serían imposibles de conseguir.

Aprovechar el color de los paraguas en las calles, de las luces de los coches o farolas a través de la lluvia, las gotas a través de los cristales, o la atmósfera que genera la niebla son solo algunas de las muchas fotografías que puedes conseguir con mal tiempo.

Paisaje urbano con niebla

La composición

Después de una buena iluminación, componer de forma que ayude a transmitir el mensaje de la fotografía, es el paso más esencial.

Añade un elemento humano

Sin perder de vista que el tema es el paisaje, ya sabes que añadir un elemento aumenta el interés por la imagen de forma natural. Además, ayuda a añadir sensación de escala a la escena.

Fotógrafo fotografiando un paisaje urbano

La regla de los tercios

No conviene abusar de esta regla porque está muy vista, pero sí que puede ayudarte en escenas concretas, porque por muy trabajada que esté esta regla, es cierto también que colocar el centro de interés en una de sus intersecciones potencia enormemente ese punto de la composición.

Ley del horizonte

Debes pensar previamente a qué zona de la imagen vas a darle más protagonismo. Si es al cielo, este debe ocupar aproximadamente 3/4 partes del encuadre. Si por el contrario, eres más terrenal, la ciudad debe ocupar esas 3/4 partes del encuadre.

Y recuerda, el horizonte siempre recto, puedes activar la cuadrícula de ayuda de tu cámara para ello. Porque, si bien puedes corregirlo en edición, hacerlo implica sí o sí siempre cierto recorte de la imagen.

El punto de vista

Es importantísimo variar el punto de vista en las composiciones, sean estas un paisaje urbano o un retrato. Aprender a mirar de forma diferente ayuda a desarrollar el ojo fotográfico, a encontrar imágenes diferentes y únicas.

  • Contrapicado: Si levantas la vista de tus pies, verás como se alzan imágenes diferentes de los edificios y construcciones que te rodean.
Paisaje urbano en contrapicado
  • Picado: Si estás en una posición elevada, mirar al suelo puede ofrecerte puntos de vista muy diferentes e interesantes.
  • Normal: Es el más utilizado, por lo que no suele ser el más emocionante 😉 Aunque eso no implica que no lo puedas o debas utilizar.

En definitiva: Mira a tu alrededor, arriba, abajo, piensa antes de apretar el obturador ¿hay alguna otra forma de encuadrar que haga esta imagen más interesante? Con este simple gesto seguro que tu imagen gana puntos.

Los reflejos

En los paisajes urbanos hay muchas oportunidades de componer a través de reflejos, ya que tenemos ventanas por doquier. Buscar reflejos interesantes puede ser una buena forma de encontrar imágenes diferentes para tus fotografías de paisaje: charcos, espejos, ventanas o cualquier superficie reflectante que te parezca interesante.

Reflejos en paisaje urbano

Planos generales

Busca la profundidad y la amplitud de tu ciudad a través de planos generales. Una buena idea puede ser buscar edificios que se eleven por encima de tu ciudad para fotografiarla desde arriba, o buscar lugares donde tengas una buena vista del skyline de tu paisaje urbano.

Paisaje urbano al anochecer

Los detalles

Si bien solemos pensar en grande cuando nos enfrentamos a un paisaje de cualquier tipo, a veces la imagen que buscamos puede estar en el detalle más sutil.

Por lo tanto, presta atención a los detalles, experimenta con el minimalismo y la profundidad de campo, a veces en las pequeñas cosas se esconde el mensaje que estábamos buscando.

El formato vertical

Siempre me gusta recordar que el formato vertical existe, también para paisajes 😉 , así que no dejes de experimentar con él. Verás que encaja a la perfección con las formas verticales de los edificios, convirtiéndose en un gran aliado compositivo para tus fotos.

El marco natural

Enmarcar elementos de nuestro paisaje a través de otros elementos como ventanas, puertas, paredes, etc., proporciona imágenes diferentes y compositivamente atractivas.

Paisaje urbano en blanco y negro compuesto con marco natural

Larga exposición

Me atrevería a decir que es la técnica estrella de cualquier paisaje urbano. Todos tenemos en mente esas escenas de un cielo nocturno con largas estelas de colores generadas por el paso de los coches, pero hay muchas más opciones.

Si tienes la suerte de que un río cruce la ciudad, puedes conseguir imágenes de agua con efecto sedoso, jugar con el movimiento de las personas al desplazarse, nubes en movimiento, etc.

Para lograr una larga exposición en condiciones, no te olvides de que necesitarás un trípode y trabajar en modo manual o bien con prioridad a la velocidad. Aquí tienes un artículo donde te explica cómo hacerlo paso a paso.

TRUCO: Si quieres que las luces aparezcan como estrellas, cierra el diafragma al máximo.

Puente como parte de un paisaje urbano nocturno con luz de farolas en forma de estrella

Larga exposición diurna

Aunque cuando pensamos en larga exposición pensamos en noche, también es una opción para tener en cuenta a la hora de fotografiar paisajes diurnos.

La larga exposición sirve para crear efecto sedoso en el gua, pero también en las nubes.

Además permite «eliminar» a la gente de lugares concurridos que te interese fotografiar. Si consigues tener el obturador abierto el tiempo suficiente en un lugar donde las personas se desplazan continuamente, verás que estas quedan borrosas e incluso desaparecen del sensor.

Para lograr larga exposición diurna, además del trípode, necesitarás un filtro de densidad neutra (ND) o un filtro degradado de densidad neutra si piensas incluir el cielo en tu composición. Este tipo de filtros lo que hacen es restar un determinado número de pasos de luz sin modificar el color. Es decir, restan luz de la escena para que puedas trabajar a velocidades más lentas sin quemar tu imagen.

Las ciudades son entornos llenos de vida y dinamismo que te ofrecen oportunidades creativas por doquier, entre ellas, como habrás visto si has leído hasta aquí, el paisaje urbano. Espero que te animes a retratar tu ciudad como se merece, que experimentes con diferentes técnicas, y composiciones, pero sobre todo que disfrutes de este maravilloso hobby que compartimos que es la fotografía.

Espero que te haya gustado este (extenso) artículo. Si es así, no dudes en compartirlo para ayudarnos a hacerlo llegar al mayor número de personas posible. Muchísimas gracias y nos leemos en el próximo.

Fotografía de Paisajes