¿Te ha pasado alguna vez que en medio de una sesión de familia te has bloqueado y no sabías cómo seguir? Ponte en situación, la familia está cortada, tú no tienes un buen día, entre ellos hay alguna tensión, uno de los niños está algo enfadado, alguno de los miembros ha venido arrastrado sin ganas. Han llegado tarde (o tú) por la circunstancia que sea y se ha precipitado todo… Estos inconvenientes, a veces, provocan que nos atasquemos o nos bloqueemos y no sepamos qué paso dar, cómo o dónde colocar a nuestra familia modelo. ¿Falta de inspiración o de planificación? 😉

También puede pasar que estés en una reunión familiar y te pidan fotos y, claro, más allá del “poneos-juntos” no sabes muy bien cómo pedirles que se coloquen. Esta situación es muy fácil que se te dé aunque no seas un fotógrafo profesional ni estés haciendo tus primeros pinitos. Vale con que tengas una familia que se junte de vez en cuando y a la que le gusten las fotos.

Yo soy muy de fotografías naturales, de dejar que la familia juegue o hable o pasee, lo que quiera, pero esto a veces no es suficiente y hay que dar un pequeño empujón.

Por estos motivos he pensado que sería buena idea traerte unas cuantas fotografías a modo de inspiración, para que tomes nota antes de una sesión o de una reunión de familia (por lo que pueda pasar) así el bloqueo, aunque llegué podrás dejarlo a un lado. Espero que las disfrutes ;).

1. Insinuar

Algo que siempre recomiendo, dejar trabajar a la imaginación, no siempre hay que mostrar todo en una foto. De espaldas, con la cara medio tapada con un sombrero o mirando hacia abajo… No todo han de ser poses mirando a cámara, ¡al contrario!

No siempre se han de ver los rostros

2. Jugar con la profundidad de campo

Tu cámara (o mejor dicho tu objetivo) tiene un poder mágico, el de la apertura, juega con ella para desenfocar o enfocar los planos que más te interesen de la imagen. No siempre tiene que ser el esperado, si no te lo crees, mira esta imagen ;).

Jugando con el desenfoque

3. Siluetas

Utiliza el contraluz para destacar sus siluetas, otra forma de insinuar con un toque diferente.

Siluetas

4. Simpáticas y evocadoras

Las siluetas también pueden servirte para otro tipo de imágenes divertidas y simpáticas. A mí esta me chifla:

Imágenes simpáticas

5. Una parte del todo: los pies…

Sin haberlo planeado, seguimos insinuando. Como verás es una opción muy interesante y con multitud de posibilidades 😉

¡Pies para qué os quiero!

6. …o las manos

Si con los pies puedes lograr imágenes frescas, originales y también divertidas, con las manos tienes la posibilidad de conseguir fotografías más expresivas, repletas de sentimientos y emociones.

Manos que cuentan

7. A modo sándwich

Si bien voto por huir de los posados, algunos son muy divertidos y entrañables, como este al que yo llamo “sándwich” cuando lo hago con mis sobrinos y mi peque por pura diversión. Una forma de posar menos aburrida y que garantizará unas cuantas sonrisas (o risas) sin necesidad de pedirlas.

Emparedado de Mónica Reverte

Emparedado de Mónica Reverte

8. Cambiando el punto de vista

Jugar con la perspectiva es algo que siempre funciona, bien porque atraes la mirada de forma inmediata o bien porque es divertido de realizar y también aparecen las sonrisas de forma natural. Aquí tienes un ejemplo 😉 :

Vista cenital

9. Con un guiño

También puedes pedir que todos hagan un mismo gesto a la vez, un mismo gesto pero que mostrará las diferencias de personalidad. Fíjate en esta imagen en la que todos han cerrado los ojos, parece un ejercicio simple y sin embargo da resultados muy interesantes, ¿verdad?

Mismo gesto, distintas personalidades

10. En el campo

Lo que me gusta a mí un campo para hacer fotos. Lo primero es que yo creo que cualquiera que pisa un entorno natural empieza a relajarse incluso sin quererlo, algo que viene muy bien en la sesión de fotos. Si te quedas cerca de la ciudad, con el ruido de coches y demás, es muy probable que la tensión diaria no les abandone e influya en la sesión negativamente. Deja que se relajen y se integren en el entorno. Después, dispara.

Entornos naturales, relajación asegurada

11. Selfie familiar

Aunque no sea ya una imagen muy original, a mí me parece de lo más simpática. Todos posando pero sin mirar a la cámara. Si se te agotan los recursos, pídeles que se hagan un autorretrato con su móvil, verás qué pronto vuelven las sonrisas 😉

Autorretrato familiar

12. La mascota también es parte de la familia

“No sin mi perro” podría ser el título perfecto para algunas familias ;). Las mascotas son uno más del núcleo, el hogar no es el mismo sin ellos, sus corazones tampoco. ¿Por qué dejarlos fuera? Aunque no tengan que salir en tooodas las fotos, pueden dar mucho juego y ayudarte a capturar momentos repletos de emociones.

La mascota, uno más

13. Momentos cotidianos

Las sesiones en exteriores ofrecen muchas ventajas, aunque no siempre son posibles. O no son la opción elegida por la familia. Si se trata de fotografiar en un interior y existe la posibilidad de fotografiarles en casa, alégrate. Sí que la decoración, la luz y otros aspectos pueden dificultar la sesión, pero, en contrapartida, podrás lograr imágenes más íntimas, espontáneas y todos los miembros de la familia se mostrarán más relajados porque están en un entorno cómodo y seguro para ellos. Eso sí, tomaoslo con tiempo. Deja que hagan algunas de sus actividades cotidianas, intégrate, come o merienda con ellos, instálate en su casa durante un día. Retrata su lado más personal.

(Sí, es lo que estás pensando, esta opción es más apta con familias a las que ya conozcas o que sean tan abiertas y confiadas que, desde el primer contacto, ya sientas que las conoces de siempre).

La belleza de lo cotidiano

14. Para los más atrevidos

Si bien no todas las familias son adecuadas para este ejercicio, si puedes, utilízalo. Se lo pasarán en grande, tendrán una foto original y divertida y habrás soltado tensiones para el resto de la sesión. Ahora bien, practícalo antes con amigos o familiares tuyos, que requiere mucha rapidez ;).

La familia que salta unida…

15. Foto generacional

Ya resulta difícil encontrar en una misma familia miembros de cuatro generaciones distintas, y más difícil aún que todos sean del mismo sexo. Si tienes la suerte de encontrarlo, no pierdas la oportunidad.

Instante generacional

16. Déjales jugar

Cuando se trate de niños, deja que jueguen, que se muevan… Ellos solos te regalarán bonitos momentos de lo más naturales y espontáneos. No tienen por qué estar mirando a cámara todo el rato, sólo conseguirás que se aburran. Dales espacio, libertad de movimientos y disfruta con ellos. Un entorno bonito te ayudará.

Fuera poses (Marta Schmidt)

Fuera poses (Marta Schmidt)

17. Ternura en estado puro

Algunas fotos hablan por sí solas y esta, como dice su autora, es una de ellas. Capturar alguna muestra de afecto entre los miembros de la familia debería ser uno de tus objetivos a lo largo de la sesión. Procura no forzar demasiado, pero si sabes cómo jugar tus cartas, lograrás una gran foto.

El beso (Marta Schmidt)

¿Te han parecido inspiradoras? A mí, después de terminar, me han entrado unas ganas enormes de ir a por la cámara, espero que te haya pasado algo parecido. Si es así, te voy a pedir un favor antes, compártelo en tu red social favorita, o regálale un “Me gusta”, las imágenes y la inspiración están para compartirlas, ¿estás conmigo?

¡Gracias y hasta la próxima!

eBook Fotógrafo Viajero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.