Fotografías cortesía de: Unsplash, Alexas-Fotos, Unsplash, Alexas-Fotos, Olly Coffey, Unsplash, Unsplash bajo licencia Creative Commons.

Las 11 Cualidades Que Necesitas Para Ser Fotógrafo/a

Si estás leyendo un blog de fotografía es porque de algún modo te atrae de este mundillo. Puede que simplemente te guste viajar y tener recuerdos fotográficos de tus viajes y te paseas por aquí para conocer algún consejo, o que no quieras perderte ni una carita de tu adorable bebé, por ejemplo, y que tu pasión no vaya más allá. Aunque permíteme que lo dude, no estarías leyendo este artículo precisamente. Si estás aquí es porque tu interés va más allá. Te gusta la fotografía. Mucho.

La cuestión ahora es si te gusta solo para algunos de tus ratos libres o te apasiona tanto como para dedicar buena parte de tu vida a ella. Si te gustaría que algún día te llamaran fotógrafo o fotógrafa, vivir de este arte o, aunque tengas otro modo de ganarte la vida, que la fotografía fuera tu compañera de vida, tu otro yo, con lo que te identificas, te expresas y por lo que te conocen. Puedes ser un gran fotógrafo que hace exposiciones y al que le compran sus fotos aunque tu sueldo principal provenga de trabajar en una oficina, por ejemplo. Si sueñas con algo así, es porque la fotografía corre por tus venas, y eso no se puede remediar. El único remedio que existe es dejarla correr libre, escuchar sus necesidades.

En el artículo de hoy te voy a dar las claves que caracterizan a un fotógrafo de vena. Algunas de estas vienen de fábrica (en tus genes), otras podrás ir desarrollándolas con la práctica y el entusiasmo 😉 ¿Quieres conocerlas?

1. Conocimiento

Comenzaré por lo más básico, los conocimientos. Existen grandes fotógrafos en la historia que nunca estudiaron fotografía, cierto. Hay personas que nacen con un don, lo hemos comentado en otras ocasiones, aunque no es lo habitual, no todo el mundo es Mozart, ni Frida Kahlo o Vivian Maier que nacieron con un potencial especial. Lo habitual es que necesites formación, conocimientos fotográficos. Cuanto más sabes de algo más te das cuenta de lo poco que sabes, ¿verdad? Aquí ocurre igual. Puede que tus conocidos te alaben por tus fotos y creas que ya puedes dedicarte a ello, pero no es así, debes aprender principalmente sobre composición, pero también de técnica. Si no sabes lo que es distancia focal o apertura, el camino te será mucho más difícil.

Para adquirir estos conocimientos, puedes ir a una escuela homologada en tu ciudad, si tu idea es dedicarte profesionalmente a la fotografía es lo más recomendable; realizar algún curso on line como el de la Escuela del Fotógrafo, o ser autodidacta, es decir, leer muchos libros o blogs como este y, sobre todo, practicar para poder afianzar lo aprendido.

2. Visión y curiosidad

De nada te servirá el conocimiento si no miras el mundo con otros ojos distintos a como miran los demás. Debes tener curiosidad por todo lo que te rodea, ver y sentir lo que otros no ven, observar desde perspectivas diferentes, buscar nuevos escenarios y mirar el mundo con otro enfoque distinto.

Observa el mundo con otros ojos
Observa el mundo con otros ojos

3. Creatividad e imaginación

No puede existir un artista sin creatividad ni imaginación. Estas dos cualidades van de la mano de la palabra artista. La creatividad es lo que te impulsa a crear constantemente, con una cámara de fotos, una guitarra o un pincel y un bote de pintura. Si no eres una persona creativa o que se esfuerza por serlo, difícilmente podrás llegar a considerarte un artista ni en fotografía ni en ninguna otra disciplina artística.

4. Correr riesgos

Querer probar cosas nuevas es otra cualidad que te distinguirá del resto de los mortales que llevan una réflex al cuello, por muy cara que sea. Buscar nuevas direcciones, arriesgarse a saltarse reglas, cometer errores que puedan ser la clave del éxito de la imagen o probar donde nunca nadie haya probado. Esto es lo que nos ha permitido disfrutar de los avances en la fotografía. Sin personas como Harold Edgerton, pionero de la fotografía de alta velocidad, quien creó un flash para capturar el movimiento, seguiríamos tomando fotos debajo de un trapito 😉 Con esto no quiero decir que necesariamente tengas que hacer una obra de ingeniería, pero sí lograr algo que te diferencie de los demás, algo que no se haya visto, al menos probarlo 😉

Atrévete a correr riesgos
Atrévete a correr riesgos

5. Pasión

La pasión será una de las características que funcionará como motor del resto. Si no una sientes pasión irrefrenable por este mundo, olvídalo. No llegarás muy lejos, busca algo por lo que de verdad sientas pasión y sigue ese camino, que será el que te lleve bien alto. Para lograr algo grande, algo importante necesitas poner mucha pasión, un entusiasmo infinito, de lo contrario acabarás tirando la toalla a la primera decepción y, creéme, en este camino encontrarás muchas.

Sabrás si eres de los que le ponen pasión si no te importa pasar una noche en vela para capturar las estrellas, pegarte un madrugón del quince para fotografiar la niebla, no hay cumpleaños o Navidad en que no te caiga un regalo relacionado con la fotografía, no sales sin tu cámara y no llevarla encima no es impedimento para seguir fotografiando todo lo que ves, tus viajes los recuerdas casi a través de un visor, da igual que sea lunes o domingo que tú quieres salir a hacer fotos y sigues pensando que tu mejor foto aún está por hacer. Estas son algunas de las pistas que te dirán si lo que sientes es pasión por este arte o sólo un coqueteo 😉

Antes de continuar, una cosa rápida que te podría interesar: acabamos de lanzar FOTOGRAFÍA SIN SALIR DE CASA, un nuevo formato digital con el que ponemos a tu disposición 101 ejercicios de fotografía que podrás practicar desde la comodidad de tu casa. Ahora que estamos de confinamientos y con esta situación un poco rara, quizás quieras echarle un vistazo (disponible aquí).

Dicho esto, volvemos al asunto...

Una pasión sin límites
Una pasión sin límites

6. Recursos

Cuando hablo de recursos no me refiero a los del equipo o a los que encuentras por la web, sino a los propios recursos, a que seas una persona resolutiva, que si te has olvidado un difusor en casa, seas capaz de solventarlo; si la meteorología te falla, puedas darle la vuelta a la tortilla y sacar lo mejor del día; o si el monumento que ibas a fotografiar está cerrado al público seas capaz de encontrar cómo llevarte un pedacito a casa.

7. Optimismo

Esta también es otra cualidad de las que llamo motor, como la pasión. El optimismo será el encargado de no tirar la toalla, de levantarte a las cinco de la mañana para fotografiar un amanecer y de perseguir estoicamente a un bebé de dos años para hacerle un retrato. Porque a ti nadie te convence de que no lo vas a lograr 😉

No hay obstáculos para alguien optimista
No hay obstáculos para alguien optimista

8. Comunicación

Tendrás que desarrollar tus habilidades comunicativas. Por un lado, para expresar tus ideas a través de tus imágenes. Necesitas poder contar lo que sientes a través de la fotografía, eso es comunicación. Si no comunicas, tus imágenes estarán vacías y no tendrán interés para nadie.

Por otro lado, tu capacidad de comunicación te servirá para involucrar a otras personas en tus proyectos, como protagonistas de las imágenes, como ayudantes, como colaboradores o lo que precises. Además también la necesitarás para promocionarte y lograr que tu trabajo sea visto por el público. Vivian Maier no era nadie hasta que sus carretes no fueron revelados y pudo admirarse su obra. Para que no te pase algo así siempre puedes crear tu propia galería on line.

Entrena tus habilidades comunicativas
Entrena tus habilidades comunicativas

9. Persistencia

Persistencia, paciencia, constancia… Es muy fácil caer en la frustración, de hecho es practicamente obligatorio o inevitable, lo que distingue a un fotógrafo de un mero aficionado es la capacidad de superar esa frustración, la necesidad de pasar por encima de ella y no dejarse arrastrar por el sentimiento negativo.

Edgerton, el fotógrafo del que te he hablado antes, tardó veinticinco años en conseguir su famosa gota de leche. Desechaba todas las gotas deformes hasta lograr la que formaba una perfecta corona. ¡Cinco lustros, un cuarto de siglo! ¿Sabes cuánta pasión, persistencia y optimismo debía tener este hombre?

10. Suerte

Y suerte no de la suerte con minúscula, esa que te cae con la lotería o similar, sino la Suerte con mayúscula, aquella que se busca, que se labra cada día. Es la que te encuentras cuando has preparado el camino, has trabajado, has estudiado, no has tirado la toalla, te has currado una galería, la gente te conoce por tu trabajo y justo ese día exacto estás en el lugar más oportuno donde se te cruza una persona que te propone editar un libro con tu trabajo o te presta su prestigiosa galería para que expongas tu obra. Si no hay un camino detrás, la suerte de encontrarte con esa persona pasará por tu lado y ni te darás cuenta.

11. Estilo propio

Esto es muy fácil decirlo y muy complicado lograrlo, lo cual no significa que sea imposible. Puedes tener un estilo propio desde el momento en que disparas tu primera foto, pero esto tampoco es lo habitual. Encontrarás tu propio estilo a base de caminar y elegir los caminos que más te gustan, donde más cómodo te sientes. Tendrás que desaprender fotografía para encontrar tu estilo y disparar muchas veces y muchos tipos de imágenes hasta que ese estilo propio asome la cabeza. No desistas, recuerda: persistencia.

Tener tu propio estilo
Tener tu propio estilo

¿Con cuántas de estas cualidades cuentas ya? Seguro que con varias de ellas, así que el camino será más fácil. Recuerda, si tienes pasión, lo demás se puede conseguir con persistencia y optimismo 😉

¿Te ha parecido útil? Si es así, te agradecería hasta el infinito que lo compartas con tus contactos. ¡Gracias y hasta la próxima!