Pies de pareja de boda con botas de montaña

Consejos Para Triunfar en tu Próxima Sesión Postboda

Sois muchas las personas interesadas en la fotografía de boda. Bien porque os queréis iniciar en este noble oficio, bien porque sois la pareja afortunada que busca asesoramiento o porque os toca realizar el reportaje debido a vuestra amistad con los protagonistas. Por eso hoy vengo con estos trece consejos. Con el fin de que la postboda sea un éxito para quien ande tras la cámara. Y un recuerdo especial para quien pose delante de ella.

  1. Fecha
  2. Hora
  3. Trajes y detalles
  4. Ambientación
  5. Localización
  6. Plan B
  7. Inspírate
  8. Crea un buen clima
  9. Originalidad
  10. Dinamiza
  11. Cuenta una historia
  12. Dispara en RAW
  13. Edición

Razones

Antes de lanzarme a exponerte los consejos, voy a hacer una parada para contarte las razones. Porque es probable que te preguntes: «Pero si ya está el reportaje de boda y casi seguro el de preboda, ¿para qué una sesión de postboda?»

Mucha gente se pregunta esto (sssshhh… de hecho, ahora que no me oye nadie te confieso que yo misma lo hice. Cuando hace muchos años empecé a escuchar esto de las postbodas tampoco lo entendía bien, lo veía una tontería). Por eso me parece importante conocer cuáles son los motivos para realizar una sesión de postboda.

  • Hay más tiempo. En la boda la pareja quiere estar con sus invitados, disfrutar de ese maravilloso día que con tanto esfuerzo e ilusión han preparado. Lo último que les apetece es estar posando delante de la cámara mientras los demás disfrutan de la fiesta.
  • Menos estrés. Los novios están relajados, sobre todo si acaban de regresar de la luna de miel. El día de la boda todo va muy deprisa. Aunque intenten relajarse, hay muchos detalles de los que estar pendientes, están los nervios, las emociones, etc. Después de la boda (y las vacaciones) la calma se refleja en sus rostros y puedes lograr retratos más naturales y relajados.
  • Gustos y personalidad. Puede que el día de la boda también lo consigas, pero estas celebraciones suelen ser muy tradicionales. En algunos casos las parejas dejan poco espacio a sus gustos personales. El día de la postboda es el momento de reflejar qué es lo que más les gusta, ponerse una chupa de cuero, sus zapatillas deportivas, los labios rojo sangre o lo que les dé la gana sin que a los padres, al cura, los suegros o los tíos les de un síncope en medio de la ceremonia ;P .
novia en el campo a contraluz
Donde sus gustos les lleven
  • Elegir el lugar. El día de la boda te tienes que limitar a tomar fotos en el lugar de la celebración. O, como mucho, y con suerte, en algún lugar muy cercano. En una sesión postboda, se puede elegir cualquier lugar, incluso a unas cuantas horas de avión 😉 .
Reportaje de novios en la playa
Fondos que son coprotagonistas
  • Elegir la hora. La hora determina la luz natural con la que puedes trabajar. El día de la boda te limitas al horario disponible, en la postboda puedes elegir con qué tipo de luz quieres trabajar.
  • Creatividad. El margen para dejar libre la creatividad es mucho mayor, puedes centrarte en lograr fotos originales y artísticas, mientras que en la boda tienes que estar muy pendiente de no perderte un gesto, un momento especial, un saludo emotivo, las partes principales de la ceremonia, etc.
Novia fotografiada con su vestido de fondo.
Tiempo para la creatividad
  • Mascotas. A algunas parejas les gusta que su mascota también tenga protagonismo. En una sesión postboda es mucho más factible incluirla en las fotos. En este vídeo puedes ver cómo su perro (o perra) forma parte de la sesión.
  • Sin límites. Definitivamente, una postboda te permite realizar fotos imposibles de imaginar el mismo día de la boda. Como por ejemplo una sesión dentro del agua. O una escalada con vestido de novia. Por si dudas, te pongo los dos ejemplos ;).
Escalada con vestido de novia
Novios fotografiados debajo del agua
Sesión de postboda bajo el agua.

Como ves, razones para realizar una postboda no faltan. Todo son ventajas ;). Ahora veamos esos consejos que te prometía al inicio.

Antes de la sesión

Antes de la sesión hay un trabajo previo que realizar. El éxito depende en gran medida de una buena planificación. Veamos en qué hay que pensar.

1. Fecha

Después de contarte las razones me meto en materia de consejos. Empezamos por el tema fecha porque es un detalle muy importante. Muchas parejas se relajan tanto después de la boda que cogen peso y no solo de comer. Y si os despistáis con la fecha es probable que el novio o la novia no entren en el traje.

O puede que el trabajo, la vuelta a la rutina, los compromisos postergados por la organización de la boda los engullan y pasen demasiados meses. No es lo ideal que una novia con un traje de verano tenga que plantarse en la orilla de la playa (si es su lugar escogido) en pleno invierno, ¿verdad? Por poner un ejemplo. Además las fotos de la boda desentonarían mucho con las de la postboda.

Lo mejor es concertar la fecha con antelación para poder realizarla a la vuelta del viaje de novios. De esta forma bloqueáis agenda tanto el equipo fotográfico como la pareja.

2. Hora y luz

Se trata de una sesión de fotos romántica, por lo que la mejor hora para fotografiar es al atardecer. De este modo podrás aprovechar mejor la luz natural y la calidez que transmite la hora dorada.

Este momento también es ideal para jugar con los contraluces y esperar a la noche para seguir siendo creativos. Por ejemplo, con flashes externos, juegos de ligthpainting o con lo que a ti te guste experimentar. Y entre dentro de los gustos de la pareja, por supuesto.

novios a contraluz
La hora dorada te ofrece la luz más romántica

3. Trajes y detalles

Aquí hay dos opciones, revivir el momento con los trajes de novios o vestirse como les apetezca. También existe una tercera opción, que es customizar el look novios. Es decir, mezclar los trajes de novios con complementos más casual. Por ejemplo, el del novio con una camiseta de su grupo favorito de rock y unas Converse.

Más de un novio o una novia se quedan con las ganas de plantarse en el altar con un estilo más suyo o desenfadado, esta es su oportunidad. Además, puede dar mucho juego en la sesión.

También es una buena oportunidad para vestirse de época, con ropas vintage o lo que más les guste a los novios. Eso sí, es importante dejarlo todo decidido de antemano para una mejor planificación.

Otro aspecto importante a determinar antes de la fecha, es si a la pareja le importa que los trajes se estropeen, pues esto marcará la localización y/o el tipo de fotos.

Vestido de novia colgado de un árbol
Cuida bien todos los detalles

Recomendable que lleven calzado cómodo de reserva, sobre todo si tenéis pensado hacer alguna caminata para llegar a esa localización de infarto.

Si la pareja decide fotografiarse con los mismos trajes y simular lo mejor posible el día de la boda lo ideal es reproducir peinado, maquillaje, etc. y llevar los mismos complementos que el día de la boda (y tampoco olvidarse del ramo 😉 ).

4. Ambientación

Y lo de decidir los trajes de antemano es porque es un detalle que marcará la ambientación. Si decidís llevar atrezzo que todo vaya en sintonía.

No pega mucho que tengas pensado llevar una bici vintage si la novia va a aparecer con un vestido de lentejuelas o un look ultramoderno. Por poner otro ejemplo 😉 .

Todo lo que aparezca en la escena que vaya en consonancia y según los gustos de la pareja, en especial los gustos comunes.

Novios delante de caravana hippie
Postboda vintage

5. Localización

Dónde realizar la sesión es algo que puede decir o el fotógrafo o los novios, y llegar a un acuerdo por ambas partes. Yo soy de la opinión de dejar que los novios decidan el sitio si tienen algún lugar especial. Aunque también es bueno dejarse aconsejar por los fotógrafos experimentados que tienen localizados lugares impresionantemente fotogénicos.

Te dejo con algunas opciones para que equipo fotográfico y pareja os pongáis de acuerdo:

  • Lugar especial. Un sitio que sea muy especial para la pareja: donde se conocieron, se prometieron, el sitio de sus escapadas, donde se dijeron te quiero la primera vez. La belleza se puede encontrar en cualquier lugar y si este está lleno de significado, como buen fotógrafo sabrás capturar lo mejor del momento.
  • Lugar sorpresa. Cuando los novios confían ciegamente en la persona que va a realizar la sesión y no tienen una preferencia, puede ser buena idea dejarse llevar al lugar que el fotógrafo (con buen criterio) decida.
  • Viaje. Hay que tener en cuenta el gasto de los billetes y el tiempo. Pero se puede convertir la sesión en un viaje fotográfico si el presupuesto lo permite. ¡Postboda sin fronteras!
  • Ideas de localizaciones: playa, viñedo, campo, bosque, zona desértica, casa abandonada, acantilado, ciudad, pueblo con encanto, edificios de arquitectura vanguardista, palacios o monumentos clásicos, en barca o en un velero, un parque natural, un teatro, un cine antiguo, etc.

Lo que es importante es que sea un lugar en el que los novios se sientan cómodos y que permita realizar fotos de su estilo. Imagínate llevar a una pareja superurbanita a un campo de trigo, no tendría mucho sentido, ¿verdad? En ese caso, mejor perderse por las calles de la ciudad.

Pareja de novios besándose en medio de la calle
Adaptarse a los gustos de la pareja

Por otro lado, ten en cuenta que la ambientación y la localización han de ir de la mano y mantener la coherencia en conjunto.

6. Plan B

Ten preparado un listado de fotografías que quieres obtener, los distintos planos que quieres conseguir, las poses, etc.

Dejar que fluya la sesión para lograr espontaneidad es lo ideal, pero para que esto funcione bien tienen que estar todos los astros alineados, experiencia y práctica del fotógrafo, feeling, soltura de los modelos para posar, que no se corten a la hora de estar delante de una cámara, etc. Cuando todo esto se cumple, te puedes olvidar de listados y demás, pero basta con que alguno de estos aspectos no se cumpla como esperabas o alguien no tenga su mejor día para que pueda surgir algún tipo de bloqueo.

Tener ese listado preparado es básico. Lo puedes llevar escrito, con bocetos si se te da bien el dibujo o incluso un tablero en Pinterest, por ejemplo. La forma de llevarlo dependerá de tus preferencias personales, pero no olvides tener un plan B en el bolsillo.

Pareja vestida de novios bajo árbol y con mar de fondo
Decide de antemano las fotos que quieres realizar

7. Inspírate

Tienes muchísimos reportajes publicados por la web, incluso varios vídeos de cómo se hizo la sesión postboda, como este:

Investiga, coge ideas, que no significa copiar, sino nutrirte e inspirarte para encontrar tu propio camino.

Durante la sesión

Ya que lo tienes todo pensado y controlado, es el momento de crear los recuerdos a golpe de clic, pero no te vayas todavía, que quedan algunas recomendaciones. Y también muy importantes.

8. Crea un buen clima

Para que los novios se muestren y posen relajados, es importante que se cree un buen clima. Una idea puede ser empezar desde los planos más alejados e ir acercándote poco a poco conforme se vayan olvidando de la cámara.

Si has fotografiado su boda, llevas un buen camino recorrido, si es la primera vez que los fotografías, ten pensado algo para romper el hielo. Deja la cámara en la mochila y charla un poco con ellos antes de comenzar la sesión, es importante que logres una conexión con la pareja.

De este modo no tendrán reparo a la hora de demostrar su amor ante la cámara.

Fotos postboda

9. Intenta ser original

Lo hemos hablado en las razones, tienes más tiempo para fotografiar, por lo que no tienes excusa para recrearte y lograr fotos originales, diferentes y creativas. Que cada sesión postboda se convierta en una nueva fuente de creatividad y hasta tú te sorprendas con los resultados.

Flores con novios al fondo desenfocados

10. Dinamiza

Si has hecho bien el trabajo previo y sabes qué es el que le gusta a la pareja, puedes llevar algún elemento sorpresa para dinamizar la sesión o para conseguir alguna foto que te apetezca hacer. Pueden ser bengalas, bengalas de humo, pomperos de jabón, un paraguas, globos, un espejo, etc.

novios rodeados de humo
Elementos sorpresa para dinamizar sesión

11. Cuenta una historia

Si se puede contar una historia con una sola fotografía, imagina con una serie de imágenes dentro de una misma sesión. Se trata de fotografiar una pareja que ya llevan un camino recorrido pero que inician una nueva etapa, hacia dónde se dirigen, qué les une… ¿qué quieres contar sobre ellos y qué quieren que cuentes?

Te dejo con un vídeo que sirve como ejemplo de cómo contar una historia con una sesión de postboda.

12. Dispara en RAW

Por supuesto, por supuestísimo, dispara en RAW. Sé que hay motivos para no disparar en este formato, pero no entran aquí.

Tampoco vamos a hablar de sus ventajas, solo te diré que si quieres hacer un reportaje postboda serio y obtener lo mejor de la sesión, no puedes plantearte otro formato. A la hora de editar tus fotos notarás la diferencia.

Después de la sesión

13. Edición

Y hablando de edición, como bien te cuenta Mario en el siguiente vídeo, es el último paso para dejar tus fotos perfectas. No es necesario que te tires horas detrás de la pantalla haciendo montajes o transformando una foto por completo, sino editar lo justo para convertir una buena foto en una excelente, que quede natural pero profesional y que transmita exactamente lo que quieras.

El primer aspecto importante relacionado con la edición es la selección de fotografías que vas a entregar a la pareja. Selecciona muy bien las imágenes. Presentarles un montón de fotos puede marearles un poco y no todas serán buenas, por lo que pueden desmejorar el reportaje.

Dedica un tiempo a elegir las mejores y si entregas varias parecidas que tengan una razón de ser, una secuencia que tenga un sentido especial, pero fotos muy parecidas entre sí solo generará dudas en los novios a la hora de imprimirlas o no. Han confiado en ti como profesional de la fotografía, haz ese trabajo por ellos.

Si tienes dudas siempre puedes pedir ayuda a algún colega fotógrafo para que te eche una mano, unos ojos externos siempre son más objetivos.

Por otro lado, procura editar todas las fotos a la vez y con ajustes similares para que queden homogéneas.

Foto novia desierto postboda
La edición es la última parte del proceso

Con estos consejos y tu arte fotográfico el éxito está asegurado. Si pones la misma pasión que desprende una pareja se notará en el resultado y lograrás que queden no solo satisfechos, sino felices con su reportaje postboda.

Si te ha parecido útil este artículo, no dejes de compartirlo en tu red social favorita. Seguro que alguien te lo agradece. ¡Gracias y hasta la próxima!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

  1. La post boda me parece imprescindible, sobre todo si el día de la boda no quieres perder tiempo realizando fotos de recién casados. Cada vez hay menos parejas que quieran posar, pero sigue habiendo muchas que tienen muy claro que quieren fotos vestidos de novios y sin tanto agobio como el mismo día de la boda.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *