gafas con edificio al fondo
Fotografías cortesía de: freestocks.org, Caro Musso, Steven Wright bajo licencia Creative Commons.

13 Accesorios Fotográficos Que Tienes en tu Casa y no lo Sabías

Si te quejas porque no te alcanza el bolsillo para comprar accesorios para tu cámara y lograr efectos creativos, no te vayas, hoy te traigo un montón de accesorios fotográficos que seguramente tienes en tu casa, aunque no lo sepas. ¿Quieres saber cuáles son?

  1. Estabilizador
  2. Antihumedad
  3. Parasol
  4. Snoot para flash
  5. Funda de cámara
  6. Fondo blanco
  7. Efecto niebla
  8. Difusores
  9. Reflectores
  10. Rocío del amanecer
  11. Efecto bokeh
  12. Geles de colores
  13. Fondo infinito

1. Estabilizador

¿Tienes un saco de semillas de esos que se calientan o se enfría y te lo pones cuando te duele algo? Pues entonces tienes un estabilizador o un sustituto del trípode para ocasiones especiales. El mío lo tengo ahora mismo en la espalda 😉 . Bueno, vale, me lo quito para hacer la foto e ilustrar el ejemplo.

cámara con saco de semillas como estabilizador

Se le conoce como Bean Bag (bolsa de judías) y puede estar relleno de semillas, legumbres o incluso de sal. Si no tienes uno puedes hacerlo de forma muy fácil (si te interesa un bricotutorial, como el que escribí para construir una caja de luz, no dejes de decírmelo en los comentarios 😉 ).

¿Que para qué sirve? Pues para cuando no tengas trípode y tengas que apoyar tu cámara en una superficie irregular, para cuando quieras disparar a ras del suelo pero no quieras apoyar tu cámara en él o no quede estable, cuando necesites hacer un picado o contrapicado sobre una superficie estable. También para fotografía de fauna o incluso macro.

2. Antihumedad

¿Sabes esas bolsitas blancas con letras negras que vienen en las cajas de zapatos y en muchos artículos? Seguro que has tirado unas cuantas a la basura. Pues no vienen por capricho en tus cajas de zapatos, sino porque son antihumedad. E igual que se han encargado de absorber la humedad de tus nuevos y flamantes zapatos, también pueden prevenir la aparición de hongos en tu equipo. Guárdalas todas y déjalas en la mochila con tu cámara y objetivos. Y reponlas de vez en cuando.

mochila fotográfica con equipo y bolsas de silice
Protegiendo tu equipo de la humedad

Aunque se pueden comprar, si no tienes ninguna, mientras que estrenes zapatos o te compres algún otro artículo que las traiga, puedes hacer otro apaño que también funciona bien. Vacía una bolsita de té y rellénala de arroz. Ya tienes tu accesorio antihumedad.

3. Parasol

¿Tienes un vaso de papel? Sí de esos que acaban dando vueltas por los armarios detrás de un cumpleaños, alguna barbacoa o un picnic. Sí, uno de esos. Bien, pues con eso y unas tijeras o un cutter ya tienes un parasol. Y para muestra un botón.

Parasol para objetivo realizado con un vaso de papel

4. Snoot para el flash

Si tienes un bote de patatas Pringles tienes un snoot para tu flash externo. Tal vez no sepas lo que es. Verás, se trata de un accesorio para dirigir la luz del flash externo que viene muy bien, por ejemplo, a la hora de realizar retratos dramáticos.

Cuando te comas las patatas, límpialo (obvio), recórtale la base y pégalo a tu flash con cinta de carrocero (o no). Ya tienes tu snoot. En el siguiente vídeo tienes un tutorial para hacer la versión complicada (en realidad, también es facilísima) que incluye la rejilla de nido de abeja. Este sirve para resaltar la iluminación del cabello, iluminar el fondo o destacar un objeto sobre el resto, contraluz.

Y si quieres más ideas para crear retratos dramáticos con sombras impresionantes utilizando objetos que hay por tu casa, no te pierdas este vídeo, que está en inglés pero no necesitas entender lo que dice, sino lo que ves 😉 .

5. Funda de cámara para la lluvia y otras salpicaduras

Por mucho miedo que te den las condiciones climáticas adversas, son una gran oportunidad para lograr impactantes fotografías. Como dicen por ahí… al mal tiempo, buenas fotos ;).

También sabemos que, a la hora de hacer fotografía de lluvia, el agua es un gran enemigo de la cámara y que hay que protegerla. Pero… ¿cómo?

¿Tienes algún gorro de ducha de esos que dan en los hoteles, por ejemplo? Pues ya tienes una funda. También te valen las bolsas herméticas para congelados, que reconoce que la usas para muchas más cosas 😉 . Pues para esta función también te sirven. Sólo tienes que hacer un agujero para que pase el objetivo y listo.

Un poco más sofisticada es la opción de reciclar un chubasquero. Si tienes alguno muy viejo, roto o que te esté pequeño, antes de tirarlo a la basura mira si por la parte más ancha de la manga entra tu cámara. Si es así, corta la manga e introduce la cámara metiendo el objetivo por el agujero de las muñecas y ajustándolo con la goma.

6. Fondo blanco luminoso

Puede que esto no sea un objeto muy cotidiano pero si tienes niños y te interesa la educación o las pedagogías alternativas, seguro que conoces lo que es una mesa de luz y puede que tengas una en casa.

Pues bien, además de como recurso educativo, también te servirá como accesorio fotográfico para iluminar fondos (de tamaño proporcionado, por supuesto). Si quieres un ejemplo, puedes ver la siguiente imagen. El suelo de la clínica es una mesa de luz 😉 . Así está tal cual. Con un poco de edición lo pones blanco como la nieve.

Muñecos arreglando una tarjeta de memoria sobre fondo blanco iluminado

7. Efecto niebla

Llevo mucho tiempo persiguiendo la niebla pero, por distintas circunstancias no lo logro. Así que me he propuesto utilizar un día de estos el truco de la vaselina.

Si quieres probarlo como yo, busca un filtro que no uses mucho o al que no le tengas especial cariño y colócalo en la cámara. Después unta los bordes con vaselina y verás como consigues el efecto niebla.

8. Difusores caseros

Con una cortina blanca puedes difuminar la luz dura que entra por la ventana y convertirla en una agradable luz difusa. También sirve un papel de seda blanco pegado al cristal.

Veamos un ejemplo de lo que puede hacer un papel de seda en el cristal de la ventana, misma foto, mismo momento con la única diferencia de que en la imagen izquierda se ha tomado con el papel y la derecha sin él. Es mejor una luz que otra. No, son diferentes, todo dependerá de lo que quieras transmitir con tu foto.

Comparativa de luz difusa y dura
Izquierda luz suave con papel de seda difusor, derecha luz dura, sin el papel.

El papel de seda pegado en la ventana también te puede ayudar a lograr un fondo blanco luminoso para objetos pequeños. Como si de una caja de luz se tratara.

9. Reflectores caseros

Y ya que hablamos de difusores, hablemos también de reflectores.  Por casa seguro que tienes alguno de estos objetos.

  • Papel aluminio
  • Parasol del coche
  • Tetrabrick (para macro)
  • Pared blanca
  • Cartulina blanca

Pues bien, todos ellos te pueden servir a la hora de reflejar la luz para iluminar a tu motivo y/o rellenar sombras indeseadas.

10. Rocío del amanecer

¿Te encantan esas fotografías de plantas con gotas de rocío? Puedes emular el rocío en tu casa con un simple pulverizador. Así de sencillo. Y sin tener que madrugar 😉 .

11. Efecto bokeh

Con una cartulina negra puedes hacer las formas que quieras para tu bokeh y lograr una fotografía impactante. Y si quieres probarlo en casa y te faltan luces de fondo, busca las luces navideñas que guardaste después de las fiestas.

bokeh en forma de corazón

12. Geles de colores

Si tienes un flash externo y quieres darle vidilla, prueba con los geles de colores, puedes hacerlos con carpetas de plástico de colores traslúcidas, o incluso con papel celofan.

13. Fondo infinito

Un rollo de papel o una cartulina te pueden servir como fondo infinito. Mejor lo vemos con una imagen. Solo es para que veas el ejemplo, cuidando el balance de blancos y con la edición, lo puedes convertir en un fondo completamente blanco. Lo importante es que veas que no se ve la línea de corte entre el fondo y el suelo.

Todo esto son ideas, pero si prefieres comprar otro tipo de accesorios baratos que no has encontrado aquí no te pierdas este artículo con accesorios de menos de 20 euros o este otro donde encontrarás accesorios para darle mucha vida a tu cámara por menos de 40 euros.

Para terminar, te dejo un vídeo con cinco trucos muy sencillos para realizar fotos muy creativas con objetos caseros. Que lo disfrutes, pero, sobre todo, ¡que pongas en práctica algunas de las ideas que acabas de descubrir! Y si tienes algún otro truco, compártelo con nosotros en los comentarios, nos encantará conocerlo.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo en tu red social favorita. Compartir conocimiento nos ayuda a todos a crecer. ¡Gracias y hasta pronto!

eBook 365 Consejos de Fotografía