Las vacaciones siempre son un excelente momento para recrearnos en nuestras aficiones, hacer lo que más nos apasiona, divertirnos, pasar tiempo en familia, crear grandes momentos para el recuerdo y, por supuesto, inmortalizarlos. Y como pasamos más tiempo con nuestros hijos, también es un excelente momento para hacerles todas esas fotos que se han perdido porque la rutina del día a día nos ha ido engullendo durante todo el invierno (sin contar con la pereza del mal tiempo, que también hace de las suyas).

Y como todo parece ser más propicio para practicar la fotografía, te voy a dejar todos estos recursos para que puedas disfrutarlo al máximo y sacarle todo el partido.

Embarazo

Empezamos por el principio de los principios ;), porque igual aún estáis esperándolo con toda la ilusión del mundo:

Bebés

Esta es la etapa que pasa más rápido, en la que más tiempo nos reclaman pero en la que todo es más fugaz. Ten la cámara siempre a mano y estos consejos a la vista 😉 :

Niños

Los niños crecen, fotografiarlos se convierte en todo un reto porque, entre otras cosas, ¡no paran de moverse!

Su cumpleaños

Lo que nos gusta una fiesta y lo que nos gusta recordarla, ¿verdad?

Con mamá, papá o en familia

Fotografiar a tus hijos es maravilloso, pero se queda cojo si tú no formas parte de la ecuación. Ponte delante de la cámara de vez en cuando, o con los años te arrepentirás (y mucho):

Compartir afición

¿Y qué tal si compartes con ellos esta afición que tanto te apasiona?

¿Y Qué Hacer Después con las Fotos?

Lo peor que puedes hacer después de capturar estos maravillosos instantes, es dejar que se pudran en un disco duro.

La infancia es efímera, por mucho que nos quejemos de la falta de tiempo, cuando te vienes a dar cuenta nuestras criaturas han crecido, los instantes se han escapado, su inocencia se nos escurre como agua entre los dedos. Si miras atrás, es imposible recordar qué cara tenía tu peque con tres años, porque cambian por momentos, la única forma de recordar y grabar su rostro en ese momento, sus gestos en esa etapa, cómo se metía el dedo en la boca, torcía los ojos cuando no le gustaba la sopa o hacía pucheros cuando papá se afeitaba, es fotografiándolos.

Con estas ideas y recursos te sobran las excusas para ponerte a ello. Y si toda esta información te parece demasiada, guárdala, para cuando sea el momento, pero no dejes de hacerles fotos a tus hijos, lo más importante no es lograr una foto de portada, sino atesorar recuerdos, más vale una foto de tu hijo feliz en su cumpleaños llena de ruido que no tener foto. El día de mañana te lo agradecerá. Y a ti también te gustará recordarlo.

Si este recopilatorio te parece útil e interesante guárdatelo para tenerlo bien a mano, pero antes, hazme un favor y compártelo en tu red social favorita. Y si le regalas un “Me gusta” sabré si este tipo de publicaciones te gustan o si prefieres otros temas ;).

¡Gracias y hasta pronto!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.